Jun 182014
 

El país centroeuropeo organiza un gran premio tras once años de ausencia

1403044040_480922_1403044706_noticia_grande[1]Klien, Friesacher y Wurz son los últimos pilotos austriacos de la Fórmula 1. Nombres que pasaron casi sin hacer ruido y que no lograron mantener el alto nivel de otros compatriotas que les precedieron. Austria fue un país de referencia en las últimas décadas del siglo XX (en especial en los años 70 y 80)… y ahora ha recobrado gran importancia en los despachos que deciden el Mundial, superando a países como Italia y Gran Bretaña, otrora los dominadores del Mundial, que hoy ven con envidia cómo un pequeño país centroeuropeo es el cerebro del deporte que ellos inventaron e hicieron grande.

 

Los éxitos en los circuitos de Niki Lauda (tres títulos, 25 victorias y 54 podios), Jochen Rindt (un título, seis victorias y trece podios) o Gerhard Berger (diez victorias y 48 podios) han dado paso a la tiranía de Red Bull desde 2010 y a la

 

irrupción de un gran Mercedes liderado por dos vieneses: el propio Lauda y Toto Wolff.

Y este fin de semana, el trazado de Spielberg, en el estado de Estiria que también incluye a Sankt Marein im Mürztal, el pequeño pueblo que vio nacer a Dietrich Mateschitz, acoge el GP de Austria. Una cita que regresa once años después. Y lo hace en casa del equipo energético, ya que compró el circuito en 2009. Una demostración de poderío e influencia que también queda patente en los resultados: Austria manda en una F-1 de ingenieros y diseñadores dirigiendo a las dos escuderías que se reparten las siete victorias de 2014 y 52 de las últimas 84 (62%). Casi nada.

RED BULL. El sueño del emprendedor Mateschitz

Aterrizaron en el Mundial de Fórmula 1 en 2005 tras la compra de Jaguar y, como hizo con su negocio de bebidas energéticas, Dietrich Mateschitz ha sorprendido a todos y se ha hecho con el control. Rodeado en la toma de decisiones por gente elegida por el propio multimillonario, como su famoso y oscuro compatriota, además de íntimo amigo, el Dr. Helmut Marko, o en sus inicios con el expiloto también austriaco Gerhard Berger, Red Bull ha transformado el campeonato dejando atrás a las escuderías históricas y ganando los últimos ocho títulos en juego: cuatro de pilotos y otros tantos de constructores.

Mateschitz, de setenta años, sigue teniendo su residencia habitual en Austria, ahora en Salzburgo, y es orgulloso embajador comercial de su país dándole reputación junto a empresas como el grupo de cristales Swarovski, el fabricante de motocicletas KTM o el productor de dulces Manner.

 

Mercedes AMG es una escudería alemana propiedad de Daimler AG, tiene la fábrica en Brackley (Inglaterra) y trabajadores de muchos países… pero las dos personas que dirigen sus designios en F-1 son austriacos. Primero como accionistas (Niki Lauda adquirió el 30% del accionariado y Toto Wolff el 10%) y desde esta temporada con mando casi total en las decisiones, ya que Wolff es el director ejecutivo del equipo y Lauda el presidente no ejecutivo.

Esta temporada llevan ganadas seis carreras, todas menos la última de Canadá en la que también dominaban hasta que una inesperada pérdida de potencia en ambos coches disipó la posibilidad de un nuevo doblete. Pese a esos problemas, su pareja de pilotos domina de forma contundente la general del Mundial con Rosberg, líder, con 140 puntos seguido por Hamilton con 118… 39 más que el tercero, Ricciardo. Y en constructores sacan 119 puntos a Red Bull.

1403044040_480922_1403044706_noticia_grande[1]

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)