Sep 072013
 

A lo largo de su historia Monza ha sido escenario de grandes momentos –algunos trágicos y otros extraordinarios- del automovilismo en general y la F1 en particular

Colin Chapman dando la vuelta de honor sobre el coche de Jim Clark, celebrando el título en Monza 1963Extraordinaria la inesperada victoria de Peter Ghetin con su BRM, en el sprint más apretado del historia: cinco coches jugándose el triunfo al rebufo en Lesmo y victoria de Ghetin que tuvo la osadía/perspicacia de montar una 4ª corta para acelerar mejor a la salida de Lesmo, que entonces no era a tope.

Trágicos, los accidentes mortales de Wolfgang Von Trips, Jochen Rindt o Ronnie Peterson; éste último valió a Riccardo Patrese el ser suspendido por dos carerras aunque después se descubrió que no había sido el causante del accidente como se decía. El de Von Trips es el accidente más grave de la historia de la F-1 ya que fallecieron nada menos que el piloto germano y 14 espectadores.

Pero este mismo domingo, 8 de septiembre, sólo que 50 años atrás, en 1963, el circuito italiano fue escenario de un hecho espectacular: el primer título de Jim Clark. El mismo joven piloto que dos años antes, en 1961, fue envuelto en una gran controversia como causante del accidente motal del as de Ferrari, Wolfgang Von Trips, que había llegado a Italia líder del Mundial.

 Sirva de curiosidad que Wolfgang Von Trips fue el introductor del karting en Alemania, que trajo de los Estados Unidos. Su familia inauguró un karting en un lugar llamado Kerpen y un tal Ralf Schumacher fue el encargado de la instalación. Su hijo, un entonces desconocido Michael Schmacher creció allí con el culo pegado a uno de estos engendros.

Volviendo a la cuestión. Jin Clark no sólo hizo historia por ganar el título con un Lotus 25, el primer coche monocasco de la F1; sino que lo hizo con una autoridad jamás vista. Monza fue su quinta victoria de la temporada. Abandonó en Mónaco por accidente, la primera carrera de la temporada, y empalmó las victorias desde Monza, con el único lapsus del GP de Alemania, donde resultó segundo.

Aquel año sólo se retenían seis resultados para el campeonato sobre las diez carreras del calendario, así que con la victora en Monza, Clark era ya campeón. Graham Hill, entonces en BRM, sobre el papel podía igualarle en puntos pero no en victorias. Hill ganó el GP siguiente, donde Clark fue 3º y el escocés todavia ganó las dos pruebas restantes, de forma que para la clasificación final debió descartar un triunfo.

Ni Schumacher ni Vettel, considerados dominadores dictatoriales algunas de estas temporadas se han acercado tanto. Sólo Juan Manuel Fangio, en 1954, año que comenzó en Maserati y acabó en Mercedes, tiene en su palmarés algo parecido.

Ese Lotus 25, verde oscuro con una ralla amarilla -los colores que ahora lleva Caterham- de Gorki Toy fue mi primer F1 en miniatura. Y un poster sacado de L'Autombile, uno de los primeros que adornaron mi habitación de crío. Lo confieso, adoraba a Jim. Lo ví correr en Montjuic en F2 en 1967, cuando ganó, y el 31 de marzo de 1968, cuando el Ferrari Dino de Jacky Ickx sin frenos, se lo llevó por delante. Justo una semana después, de abamdonar Montjuic, tras asistir a los 500 kms de Barcelona, cuando la megafonía del circuito anunció el accidente mortal de Clark en Hockenhei, también en F2. Quedé paralizado, sin saber reaccionar.

Pero en Monza, por el momento, sólo hay una celebración prevista, la de los 50 años de la creación de McLaren; si bien la llegada de Bruce McLaren con coche propio en la F1 no se produjo hasta 1966. McLaren, el gran rival de Ferrari, lo celebrará en Monza porque por fechas toca ahí. Algunos recuerdan que desde 1966 hasta nuestros días, McLaren ha cosechado más éxitos que Ferrari. Pero esta es otra historia.

Vía Elmundodeportivo.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)