• mié. Jun 19th, 2024

Jaime Alguersuari tiene una nueva oportunidad de mostrar su valía

El español afronta una nueva etapa automovilística junto a Virgin Racing en la Fórmula E

31[1]El piloto español Jaime Alguersuari, tras dos años de espera, volverá a ponerse a los mandos de un monoplaza. No será un Fórmula 1, pero la novedosa Fórmula E le ha dado una oportunidad para mostrar su valía como no pudo hacer en Toro Rosso tras su despido a finales de 2011. Con la sombra de Daniel Ricciardo persiguiéndole tras ser su sustituto en el equipo italiano y, tras dos años, nuevo piloto de Red Bull, son inevitables las comparaciones entre ambos y el camino tan dispar de sus trayectorias pese a que los números con Toro Rosso favorecen al catalán.

La Fórmula 1, como cualquier deporte, no espera a nadie y no siempre es justa con sus deportistas. Pilotos considerados como ‘campeones sin corona’ por sus méritos para entrar en el club de elegidos pero sin llegar a lograrlo u hombres que dentro de las posibilidades de su monoplaza lo exprimieron al máximo y no obtuvieron su recompensa; son muchos los que se han quedado en el camino sin merecerlo.

Uno de los ejemplos más recientes es el de los pilotos de Toro Rosso de la temporada 2011: Sébastien Buemi y Jaime Alguersuari. Ambos pilotos construyeron la mejor campaña del equipo italiano desde su conversión a constructor de chasis en 2009 –Sebastian Vettel brilló más en 2008, pero con un chasis ideado en Milton Keynes, una copia estricta del Red Bull– 41 puntos para ser octavos en la general de Constructores, mientras que el español con 26, es hasta el momento el piloto de Toro Rosso que más puntos logró en una temporada.

Sin embargo, y pese a los buenos números de aquel año, ninguno de ellos continuó con el equipo de Faenza en 2012, ya que fueron sustituidos por otros dos talentos emergentes de la ‘fábrica Red Bull’, Jean-Éric Vergne –subcampeón de la Fórmula Renault 3.5 en 2011– y Daniel Ricciardo –5º en la 3.5 de 2011 e iniciado en la Fórmula 1 a los mandos de un HRT desde el GP de Gran Bretaña–.

Sin tiempo para reaccionar, Alguersuari se vio sin asiento en Fórmula 1 y Buemi optó por ser cola de león y continuar ligado a la familia Red Bull como piloto probador, al tiempo que encontró su hueco en el Mundial de Resistencia con Toyota.

Desde entonces, las comparaciones de Buemi y Alguersuari con sus sucesores han sido recurrentes, porque los números de la escudería de Faenza no han mejorado y los resultados individuales, tampoco.

Sin embargo, centrados en los dos referentes de estas ‘épocas’ en Toro Rosso, Alguersuari y Ricciardo, es llamativo observar que, aunque el español se mantiene como mejor piloto del equipo italiano hasta el momento –igualado a mejor resultado con el australiano en un séptimo puesto y vencedor en puntos al final de una temporada–, Ricciardo es el flamante nuevo piloto del equipo Red Bull en 2014 tras la marcha de Webber, mientras que el catalán vio cerradas las puertas de Force India y del DTM y, sólo después de dos años de barbecho, volverá a los monoplazas como piloto del equipo Virgin Racing de la novedosa Formula E.

Ambos tenían el apoyo de Red Bull, por lo que en este caso no se debería hablar de patrocinios o maletines como puerta de acceso a un mejor volante, pero quizá el temperamento del australiano encajó más en la filosofía de Helmut Marko, consejero de Red Bull y quien toma las decisiones en cuanto a las jóvenes promesas. No deja de ser una pura especulación, ya que ni Franz Tost, ni Christian Horner, ni Helmut Marko ni, por último, Dietrich Mateschitz, han ofrecido una explicación completa y coherente de aquella decisión de despedir tanto a Jaime como a Buemi.

Con una posición media de 9,8 en carrera, 26 puntos al final de la temporada 2011, 60 plazas ganadas y nueve perdidas en relación a sus posiciones de salida y llegada en los Grandes Premios, Jaime Alguersuari no sintió la inexperiencia de sus apenas 21 años para dejar una buena muestra de calidad en un equipo Toro Rosso que no le dejó crecer oficialmente "porque no alcanzó los resultados previstos" y que, al menos con las cifras en la mano, no ha encontrado todavía a nadie como él. Tampoco Ricciardo le superó el año pasado pese a tener mejores números los sábados.

La casualidad quiso que Ricciardo y Vergne estuvieran en el momento adecuado en el equipo italiano: el año en el que quedó un hueco libre en Red Bull. Fue esa batalla ganada por el aussie la que cerró un ciclo de sucesión en el que no pudo tomar parte el español, pese a sus resultados deportivos. ¿Qué habría pasado de haber compartido equipo ambos pilotos? Es imposible saberlo, pero la realidad es que el español no tuvo la oportunidad de demostrar dónde estaba su techo mientras que el australiano deja claro cada Gran Premio que pasa en Red Bull que tiene talento para poner en apuros a un tetracampeón del mundo como Sebastian Vettel.

Suele decirse que la vida da segundas oportunidades a quien se las merece, y Jaime Alguersuari tendrá la ocasión de volver a demostrar su valía a los mandos de un monoplaza a partir de septiembre de 2014, aún con 24 años. Virgin Racing le ha dado la oportunidad y de él depende aprovecharla para quién sabe si volver a poner su nombre en la órbita del Gran Circo que le dejó escapar. Telefónica y los equipos con los que Jaime ha tenido más contacto en la categoría reina pueden ser su primer escalón hacia el retorno a la cúspide, que promete ser aún más difícil que la primera ascensión.

Vía Cdthef1.com

Advertisement
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *