Jun 302019
 

Final de infarto con la lucha entre Max Verstappen y Leclerc, Sainz estelar de 19º a 8º

ImagenCharles Leclerc estaba a puntos de entrar en la historia con su primera victoria vestido de rojo, la primera de Ferrari en 2019, pero un inconmensurable Max Verstappen apareció como un fantasma invisible en los últimos compases para arrebatarle el triunfo al monegasco a falta de tres giros para el final. La gradas, completamente naranjas en muchas zonas, enloquecían con la victoria del Red Bull, que repite en Austria por segundo año consecutivo.

 

Luego llegaron los comisarios para abrir investigación sobre el último adelantamiento, aunque no es probable que prospere para Ferrari. Leclerc levantó el pie y tenía adonde ir.

De paso, es la primera victoria de Honda desde la que Jenson Button lograra en 2006 en Hungría y la primera híbrida de la marca japonesa.

Los grandes héroes del día fueron Max Verstappen, que remontó hasta el primero, tras haber sido octavo por una pésima salida y Carlos Sainz.

Impresionante carrera del madrileño, quizás su mejor actuación en la F1, ya que escaló desde el 19º de la parrilla al octavo final, con lo que suma 4 puntos en el Mundial y sigue séptimo del campeonato con 30 puntos.

La gran ascensión de Sainz, desgranando adelantamientos a los largo de toda la parrilla, entre ellos los dos Haas, los dos Renault o los dos Alfa, entre muchos otros, le ha valido completar la mejor carrera de su vida. Lando Norris arrancó quinto y sólo acabó dos puestos por encima del madrileño, verdaderamente estelar. En el tramo final, rodando medio segundo más rápido que Gasly y Norris tuvo que desistir de completar la obra maestra al tener el alerón delantero roto.

Verstappen dobla a Gasly

Max Verstappen estuvo cumbre, pasando en pista a Vettel, a Norris, a Raikkonen, a Hamilton, a Bottas y al propio Leclerc, para un triunfo verdaderamente épico, con sabor a las mejores batallas históricas de este deporte, el más emocionante cuando hay igualdad en pista.

Ferrari vuelve a morder el polvo, en una temporada para olvidar y con un Leclerc que se deshizo al final. Mercedes tampoco encontró nunca su mejor ritmo, demostrando que tienen puntos débiles y que hay que buscárselos más a menudo.

Red Bull quería darle un coche ganador a Max antes del verano y lo logró en su propio circuito, en una fiestas completa para los austriacos, que regresan como animadores del Mundial.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)