Abr 092022
 

Fernando deja la puerta abierta a una salida que antes no se planteaba. La evitable trifulca con Ocon, que tiene visos de repetirse con el OK del equipo, detonante

Lo dijo hace pocas horas Alonso. «Correré, supongo, un par de años más, dos o tres años más… Si es con Alpine será bueno, si es con otro equipo también será bueno… pero lo averiguaré y comenzaré estas discusiones probablemente en verano. Veremos». Mensaje nuevo, pero no inesperado.

No, la batalla de Arabia con Ocon no fue poesía, ni algo guay, ni ardor guerrero televisivo. Fue un papelón absurdo y sin sentido en la vuelta 5 de la carrera 3 del equipo 4 en la F1. En vez de remar hacia delante y construir, como Ferrari el año pasado tragando Leclerc y Sainz sapos y adelantamientos mutuos, en Alpine dejaron a Ocon darse mamporros con Alonso con luz y taquígrafos, diez vueltas, con doble salida de pista y arrinconando contra un muro al bicampeón a 300 km/h.

Digan lo que digan los dos, y los dos lo saben, fue una tontada, y cualquier expiloto o jefe de equipo opina lo mismo. Menos Szafnauer que está encantado. La cosa es que no tiene pinta de que vayan a cortar el grifo en Alpine con los calentones de Esteban, que es su piedra angular de futuro por edad, aunque ya veremos por talento, porque el veterano Fernando, venido del desierto y la Resistencia, no cedió en la batalla y le superó con 40 palotes. Y eso para el galo, con un animal como Oscar Piastri en la reserva (que lo ha ganado todo en categorías inferiores), es una mala imagen, noticia y perspectiva.

Por eso los nervios de Jeddah, las ganas de sobreactuar ante su equipo y la resignación franciscana de Fernando, que viniendo de las batallas que viene, esta la ve con el cariño del padre con el hijo rebelde. «Como dije a principios de año, todavía me siento competitivo y rápido. Si yo tuviera 25 años, no habría discusión de ningún tipo», dice Fernando, que ha lanzado en Melbourne un primer aviso a su equipo.

Alonso ha asumido que parte de su papel en Alpine es ahorrarles años de travesía en el desierto y subir el nivel porque lo hay, hay motor, hay Renault en cuanto rascas. También ha encajado que su gancho como iman de márketing es vital, ya que de otra forma de Alpine se hablaría menos, mucho menos. Pasa por todo eso, es parte del sueldo, pero otra temporada guerracivilista, ni le apetece ni la merece.

Laurent Rossi es quien debe terciar ahora, porque Luca de Meo, el CEO de Renault, es de Fernando. «¿Queréis a Ocon a toda cosa y a mí para vender coches de calle? Vosotros veréis», parece el mensaje del asturiano, al que no conviene despertar este perfil. Mejor el otro, el de remar y tirar del carro. Por ahora aguanta el tipo con un resignado «sé que seguirá ocurriendo, aunque nos respetamos y tal», pero están avisados.

«To be continue», porqeu esto no ha hecho más que empezar. Atentos que viene culebrón. Y con lo de hoy en la clasificación de Australia, suma y sigue, veremos a ver ….

Via Marcacom

Share

  One Response to “Primer aviso de Fernando Alonso para Alpine”

  1. ¿Donde han comprado el cerebro los directivos de las escuderias? Vaya panda de subnormales que están a cargo, en este caso, de Alpine.
    Lo pensé cuando vi la carrera y lo pienso ahora, sea en la carrera que sea, NUNCA tendrían que dejar que un piloto pueda mandar a la basura todo el trabajo hecho solo por querer adelantar a su compañero y menos hacerlo peligrosamente, como sucedió en la segunda carrera.
    Me hubiera gustado que Ocón reventara los dos coches, a ver que dirían entonces los directivos de Alpine.
    Y no es porque sea Alonso, si fuera otro diría lo mismo.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)