• vie. Abr 12th, 2024

La salida de Russell y la polémica con su amigo Fernando Alonso empieza a mostrar un patrón

El británico se ha salido en solitario en tres ocasiones en el último año, aunque la responsabilidad de la última fuera atribuida al español. Russell es propenso a los incidentes y errores.

Gran Premio de Singapur 2023, George Russell se salió en la última vuelta cuando marchaba en tercera posición detrás de Lando Norris. Albert Park, pasado fin de semana. En la penúltima, el británico se estrellaba cuando perseguía a Fernando Alonso. El asturiano fue el sancionado.

De los pilotos del grupo de cabeza, Russell es quien más incidentes ha sufrido en los últimos tiempos. De hecho, confesó sin dar detalles que en el pasado había acudido al psicólogo tras otro accidente de su carrera por esa propensión a los cortocircuitos ocasionales.

Correr riesgos

«Para ser sincero, realmente no sé qué pasó. Estaba medio segundo detrás de Fernando en la entrada de la curva y de repente, antes del vértice, estaba justo en su caja de cambios y perdí el coche y me salí». En sus primeras declaraciones tras el accidente, Russell nunca culpabilizó a Fernando Alonso. Al contrario, asumía una velada responsabilidad. Recordaba a lo vivido en Singapur pocos meses atrás.

«No es la primera vez que me encuentro en una situación difícil como esta», reconocía el propio Russell para justificar su salida de pista en Marina Bay, en la última vuelta, sin mediar duelo ni contacto con sus rivales. «Creo que a lo largo de la carrera de cada uno hay altibajos, y estoy muy agradecido por haber tenido algunas situaciones difíciles de las que recuperarme en el pasado, porque creo que me ayuda a lidiar mejor con estas situaciones». No parece que fuera el pasado fin de semana.

Russell asumió el patrón y las razones de sus incidentes en 2023 cuando intentaba asimilar el podio perdido en Marina Bay el pasado año. «Creo que hay una razón para todos ellos. Es por ir al límite, y potencialmente en ambas ocasiones ir más allá del límite, tratando de extraer más de lo posible», en referencia a ese y otro error anterior, en Zandvoort. «Este año estamos lanzando los dados un poco más y buscando esos grandes resultados».

Un año plagado de incidentes

Es decir, Russell arriesgaba quizás más de la cuenta el pasado año. Un toque con Lando Norris en Zandvoort acabó de arruinar una mala carrera empeorada por la estrategia del equipo. Antes, en Canadá, también sufrió una espectacular salida de pista sin provocación o maniobra con un rival. El británico rodaba cuarto en Montreal cuando se salió en solitario en la curva 9. Como en Albert Park, también intentaba entrar dentro del rango del DRS de Fernando Alonso. Se estampó contra el muro, con la suerte de poder volver a boxes con un alerón roto y la rueda pinchada, aunque arruinaba su carrera.

En Mónaco, Russell tuvo otra salida de pista en Mirabeu, en esta ocasión afortunada al no tocar los muros, aunque también arruinando su fin de semana y perdiendo una potencial tercera posición.

El británico tuvo dos incidentes más con Verstappen, uno en Bakú, y el otro en Las Vegas. El primero, en la carrera sprint, al intentar superar por el interior al holandés, quien se mostró muy enfadado con Russell al terminar la prueba. Un incidente de carrera, en todo caso, aunque en el circuito americano arruinó su carrera al no ver al Red Bull del holandés que le adelantaba. Como en Mónaco, el británico perdía otro podio potencial.

En 2022, en Austin, le tocó el turno a Carlos Sainz después de que el madrileño lograra la pole. Su Ferrari fue embestido por el británico en la primera curva, tras la salida. Partía cuarto, pero arriesgando más de la cuenta en la frenada golpeó lateralmente al español y provocó su abandono. Russell, reconocería, después no tenía a Sainz en su punto de mira y calculó mal la maniobra intentando controlar a otros monoplazas.

Imola, su circuito ‘terribilis’

Durante sus años de Williams, Russell también sufría una buena ración de accidentes, quizás forzado a arriesgar más de la cuenta con un monoplaza de fondo de parrilla, consciente de que su oportunidad estaría por llegar con Mercedes.

El circuito de Imola se convirtió en su Waterloo particular. En 2020 cometía un costoso error tras el coche de seguridad a punto de terminar la carrera. Neutralizada esta, y bajando de Acqua Minerale, el monoplaza se le escapó al perder temperatura de neumáticos mientras aceleraba y cambiaba de marchas. Se evaporó así su primer punto en la Fórmula 1.

En 2021, también en Imola, llegó uno de los peores accidentes de su carrera tras embestir al Mercedes de Valtteri Bottas con su Williams, a cuyo puesto aspiraba. Los dos monoplazas quedaron totalmente destrozados, el Mercedes con daños que superaban el millón de euros, como luego reconocería un airado Wolff, quien llamó a capítulo a su pupilo.

La primera reacción de Russell golpear el casco del finlandés, con unas duras declaraciones posteriores. La llamada a capítulo de Wolff le costó una gran bronca y pedir disculpas públicamente en muy opuesta actitud opuesta a la del día anterior. Quizás fue entonces cuando empezó a recibir los consejos del psicólogo, a tenor de la contricción que pondría en evidencia.

A pesar de sus numerosos incidentes, George Russell no suele ser cuestionado por los medios. «Russell se estrelló contra las protecciones en la última vuelta de Singapur cuando luchaba por el segundo puesto, pero en los medios nadie dijo nada sobre ello. Cuando le pasa a un piloto de Red Bull, inmediatamente y miles de personas que dicen que debes ser reemplazado», se quejaba el mexicano Sergio Pérez tras el error de Russell en Singapur. Con Fernando Alonso, también se volvió a salir en solitario por tercera vez en menos de un año.

Vía Elconfidencial.com

Advertisement
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *