Oct 022015
 

Sólo habrá ocho días de tests y los últimos se adelantan dos semanas

1424512212_952116_1424522555_noticia_grande[1]A la decisión de suprimir los tests de Jerez se suma el adelanto de los de Barcelona, por lo tanto menos tiempo para hacer pruebas en pista y poco margen de maniobra. Esto perjudica a los equipos que tienen que trabajar más en invierno para recortar distancias, ejemplo claro y principal a McLaren-Honda.

Si McLaren Honda estaba pensando en tomarse los tests de pretemporada como la piedra de toque del coche con el que espera dar un salto de calidad en 2016, algo que no pudo hacer en 2015, ahora también será una prueba contrarreloj. El motivo es que la pretemporada 2016 será la más corta y comprimida de las últimas décadas.

A la decisión de suprimir, por primera vez en varios años, los habituales tests de Jerez, lo que reduce considerablemente la posibilidad de hacer pruebas en pista, ahora se suma el adelanto de los tests de Barcelona debido a las recientes modificaciones en el calendario. El adelanto del Gran Premio de Australia del 3 de abril al 20 de marzo ha tenido un efecto en cadena sobre la pretemporada.

La primera tanda de pruebas en el Circuit de Catalunya, programada inicialmente del 1 al 4 de marzo, se celebrará entre el 22 y el 25 de febrero, es decir, una semana antes de lo previsto. Y, lo que es aún peor, la segunda y última tanda de pruebas se celebrará inmediatamente después de la primera, del 1 al 4 de marzo, lo que supone un adelanto de dos semanas respecto al calendario previsto.

Los equipos tendrán sólo cuatro días para analizar los datos de la primera tanda de pruebas, modificar cualquier configuración en los coches o pedir material extra a las fábricas antes de la segunda y definitiva tanda de pruebas. Antes de que se modificara el calendario de la temporada estaba prevista una pausa de 10 días entre ambos tests para que los equipos tuvieran capacidad de reacción.

Estos cambios afectan, sobre todo, a los equipos que más tendrán que trabajar el próximo invierno para recortar distancias, como McLaren Honda, que comenzó la temporada 2015 sin apenas rodaje por los numerosos problemas de fiabilidad del MP4-30.

Pero el equipo de Fernando Alonso no será el único perjudicado. Otros como Red Bull, Toro Rosso, Lotus o Manor, que cambiarán de motorizador en 2016, también tendrán menos tiempo para hacer pruebas en pista y para maniobrar en caso de necesidad. Y Haas F1, la escudería estadounidense que debutará en 2016.

El adelanto y la reducción de la pretemporada tendrá un impacto significativo en la construcción de los coches y en la preparación de todos los equipos, pero los menos perjudicados serán los que mejor han hecho sus deberes en 2015, como Mercedes, Ferrari y Williams. Ninguno de los tres tiene cambios importantes a la vista y parten desde una posición privilegiada para afrontar la próxima temporada.

El jefe de rendimiento de Williams, Rob Smedley, aseguró a 'Autosport' que adelantar la primera carrera y los tests de invierno complica la planificación de la temporada a todos los equipos. "Eso va a ser muy difícil. Dos semanas en la Fórmula 1 es una vida, tenemos que rehacer todos nuestros planes", dijo Smedley.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)