• dom. Jun 16th, 2024

La FIA sigue con sus estrambóticas decisiones: Sanción por montar intermedios cuando está lloviendo

5.000 euros de multa le caen a Leclerc por utilizar los neumáticos de lluvia cuando llueve

La segunda sesión de entrenamientos libres comenzó con lluvia. Los equipos aún creían que les daba tiempo a probar con neumático de seco y muchos pilotos se colocaron tras el semáforo en rojo para salir tan rápido como fuese posible. Y así se hizo.

Sesión condicionada por la lluvia

En Ferrari mandaron a Sainz con goma media mientras Charles Leclerc permanecía en boxes. La bandera verde ondeó y los pilotos comenzaron a rodar con extrema precaución mientras caía agua del cielo. Repito, mientras llovía. En estas condiciones, Ferrari sacó al monegasco directamente con neumático intermedio… hasta que la FIA anunció una investigación y el de Ferrari fue llamado a boxes.

En Fórmula 1 existe una norma que evita que los equipos puedan usar neumáticos de lluvia en condiciones de seco, pensada en la sostenibilidad, ya que alguien podría montar estas gomas para las vueltas de la basura, como son las de instalación, evitando desgastar un juego útil, con el inconveniente de que estos neumáticos irían directamente a reciclaje. Por lo tanto, solo se puede usar neumático de lluvia cuando dirección de carrera lo autorice, declarando la sesión en mojado.

Y ese fue el problema. La sesión no estaba declarada en mojado. ¿Estaba lloviendo? Sí. ¿Había predicción de 100% de lluvia durante la sesión? Sí. ¿Se prohibió el DRS por condiciones de baja adherencia? Sí. Sin embargo, los pilotos tenían prohibido usar neumáticos de lluvia. ¿Por qué? No esperen una justificación.

La FIA no se equivoca. Como no se equivoca, jamás van a ver una rectificación. Pero tampoco una argumentación a las decisiones tomadas. Pueden esperar sentados si esperan que alguien de la FIA va a salir a explicar por qué la sesión fue declarada en seco mientras llovía. La razón es tan sencilla como parece. No hay razón. Fue un simple error. Era una situación tan obvia, con lluvia cayendo, que alguien se olvido de darle al botoncito.

Un error humano de escasa relevancia… si la FIA estuviera gestionada por personas normales. Pero no. La investigación a Charles Leclerc siguió adelante a pesar de que, tan pronto hubo conocimiento de esta situación, la FIA declaró la sesión en mojado, autorizando, ahora sí, el uso de neumático de lluvia.

¿Quién vela por la seguridad?

Llevándolo al extremo, las quejas deberían haber ido por un claro camino. El director de carrera de la FIA, la persona que debe verla por la seguridad, ha puesto a todos los pilotos en peligro forzándolos a rodar con un neumático de seco mientras llovía. De nuevo, no. Ni una disculpa, ni una justificación. Solo una multa de 5.000 euros a Charles Leclerc por usar neumáticos de lluvia mientras llovía.

¿Y para el director de carrera? Pues nada. Absolutamente nada. Ellos mandan. Y precisamente porque ellos mandan nadie se atreve a abrir la boca. Ni pilotos, ni equipos, ni enviados especiales. Nadie. Es que mandan mucho, sabes… Por 5.000 euros, ni merece entrar en una batalla y dejar en evidencia a la persona que luego decide la gravedad de tus sanciones, que te puede dejar sin acreditación. La ley del miedo.

Ni un solo día sin que la FIA tome decisiones orientadas a perder más y más el respeto como institución. Y los involucrados, callados, que les mueven la silla.

Vía: caranddriver.com

Foto: mundodeportivo.com

Advertisement
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *