Oct 292020
 

Los tradicionales entrenamientos libres del viernes se trasladarán al sábado, en una única sesión matinal de 90 minutos de duración

El GP de Emilia Romaña, decimotercera prueba del Mundial 2020, se disputará el próximo domingo a puerta cerrada. Tras 14 años de ausencia, el regreso de la Fórmula 1 a Imola se verá reducido a sólo dos días, dado que los entrenamientos libres se trasladarán al sábado, en una única sesión matinal.

El Consejo Mundial del Motor de la Federación Internacional (FIA) aprobó este jueves los cambios en la normativa para que la F1 celebre su primer gran premio en un formato tan compacto.

De este modo, la habitual actividad en la pista de los viernes quedará totalmente anulada y habrá que esperar a la mañana del sábado para escuchar el rugido de los coches. Los entrenamientos libres arrancarán a las 10:00 horas y tendrán una duración de 90 minutos.

Durante el descanso previo a la clasificación, que arrancará a las 14:00 horas, los pilotos celebrarán una sesión informativa con Michael Masi, director de carrera, para hablar sobre sus primeras sensaciones en el Autodromo Enzo e Dino Ferrari.

MENOS NEUMÁTICOS

Mario Isola, jefe de Pirelli, suministrador único del Mundial, confirmó que los pilotos dispondrán de 10 juegos de neumáticos, en lugar de los 13 habituales (seis del compuesto blando, dos del medio y dos del duro).

“No rodar el viernes será un desafío interesante, ya que habrá tiempo limitado para familiarizarse con el circuito antes de la clasificación y menos datos que analizar”, adelantó Carlos Sainz, que pretende mejorar en Imola su décimo puesto en el Mundial.

A juicio del piloto de McLaren, esta novedad introducida por Liberty Media, empresa propietaria del negocio, se entiende mejor en este Mundial 2020, reducido a 17 carreras. “Los viernes tienen sentido siempre que el número de carreras sea razonable”, zanjó el madrileño.

EL TRIUNFO DE SCHUMACHER

El GP de Emilia Romaña será la primera tercera carrera del calendario que se dispute este año en territorio italiano. El pasado 6 de septiembre, el circuito de Monza albergó el GP de Italia y sólo una semana más tarde, el trazado de Mugello fue el escenario del GP de la Toscana. En ambas carreras, a diferencia de Imola, sí se admitió la presencia de un número reducido de aficionados.

La última carrera de F1 en el Autodromo Enzo e Dino Ferrari, disputada en 2006, tuvo como vencedor a Michael Schumacher, que subió al podio acompañado de Fernando Alonso y Juan Pablo Montoya. Un año antes, en el GP de San Marino 2005, el asturiano había protagonizado una de las mejores actuaciones de su vida, con un épico triunfo tras aguantar las embestidas de El Kaiser durante las últimas 11 vueltas.

Vía ElMundo.es

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)