Abr 232016
 

Superior a Verstappen salvo en la linea de meta

31[1]Toro Rosso logró un buen resultado en Sanghai, pero Sainz vio evaporarse su victoria sobre Verstappen ante la misma meta tras dominar al holandés todo el fin de semena.

¿Cómo ser más rápido que tu compañero de equipo todo el fin de semana, y sin embargo terminar superado con la bandera a cuadros a la vista? “Decente, no positivo”. Así resumió un decepcionado Sainz el resultado global del Gran Premio de China cuando, paradójicamente, el piloto holandés le robaba la cartera tras haber sido consistentemente batido por el español durante todo el fin de semana.

La última carrera confirmó nuevamente la complejidad de la Fórmula 1 actual, y cómo los factores más insospechados y aleatorios pueden condicionar el resultado final, independientemente del ritmo del piloto. Fue el caso de Sainz en Sanghai.

En China se rompió el patrón

En Australia, el español logró la mejor vuelta del fin de semana para Toro Rosso (Q2), con tres décimas sobre su compañero. Pero Verstappen le superaba en el Q3 por 148 milésimas.En Bahréin de nuevo Sainz marcaba el mejor crono del equipo, terminando Verstappen por delante en el Q3 por 44 milésimas. En definitiva,  toma y daca y las mínimas diferencias son la constante entre ambos.

Sin embargo, el patrón se rompió totalmente en China a favor de Sainz. El español superó al holandés en todas las tandas, excepto los segundos libres. Ycon una ventaja media superior a los dos grandes premios anteriores. En los clasificatorios: medio segundo en el Q1, 61 milésimas en el Q2, y más de dós décimas en el Q3. Incluso Verstappen no pudo superar con sus dos juegos de gomas del Q3 el primer tiempo logrado por Sainz. Con semejante ritmo, todo apuntaba hacia una victoria contundente del piloto español.

Lo malo se hizo bueno

A diferencia de otros equipos, Toro Rosso tiene la costumbre de diversificar sus estrategias en carrera con cada piloto. ‘Pescar’ puntos es el objetivo, y si no es posible con los dos monoplazas, al menos que a uno le muerda el anzuelo. Se trata de llegar al mejor resultado por diferente camino, y comprobar qué estrategia es la mejor en relación a los rivales.

En Sanghai, el toque entre los pilotos de Ferrari tuvo un efecto dominó para muchos. Verstappen perdió varios puestos.  La temprana bandera amarilla permitió a los pilotos con superblandos (los clasificados en el Q3 menos Rosberg) que entraran en boxes para quitarse de encima el neumático de mayor degradación. Ese retraso de Verstappen jugaría a su favor porque lo que en principio parecía un contratiempo se convirtió en una ventaja.

Porque Sainz, sexto por delante tras una gran salida, se encontró al entrar en boxes taponado por un lentísimo Hulkenberg, quien buscaba ganar tiempo mientras su equipo cambiaba los neumáticos de Pérez. Luego sería sancionado. Pero Sainz perdió en la maniobra algunos segundos preciosos  y también varias posiciones al volver a la pista. 

Sainz acepta las órdenes del equipo

El resto de la carrera empezó a ir en contra de Sainz. En la simulación ideal de Pirelli, la mejor estrategia pedía tres paradas en boxes: superblando para empezar, y blandos en la vuelta 11, 26 y 41. Pero en Toro Rosso se decidió que sus pilotos utilizarian dos juegos blandos y uno medio. Este último, de rendimiento más sostenido y con más vueltas de uso, aunque algo más lento. Para Sainz, en el último relevo de la prueba. Para Verstappen, en el intermedio. 

Con depósitos ya casi vacíos en los monoplazas,  el blando se confirmó ideal para acabar la carrera. Verstappen lo montó en la vuelta 39, (de 56). Comenzó a volar hasta alcanzar a Sainz, que rodaba con el compuesto medio desde la vuelta 33 hasta el banderazo final. Ante el diferencial de ritmo (hasta de segundo y medio), Toro Rosso dio órdenes al español para que dejara pasar a su compañero. Sainz obedeció. Por primera vez en todo el fin de semana se vió superado por Verstappen, y con la bandera a cuadros a la vista.

"Un resultado muy satisfactorio"

Aunque se confirmaba que la estrategia del holandés era la mejor, a Sainz le quedaba una pequeña oportunidad. El neumático más blando de Verstappen empezó a caer a dos vueltas del final. Sainz le recortó para intentar recuperar la posición. Pero ahora la fortuna jugaría a favor del holandés. Por delante, se encontró con un Bottas cuyo neumático también se había desplomado. Inesperadamente, el finlandés se salió de la pista delante de Verstappen, que le superó fácilmente.  El Williams volvió al asfalto justo por delante de Sainz. Cuando el español adelantó a Bottas, Verstappen ya había ganado el oxígeno suficiente para llegar a meta por delante.

“Un resultado muy satisfactorio”, resumía Franz Tost al final de la prueba. Efectivamente, sus dos pilotos mejoraron la posición de salida y también ambos puntuaron, objetivo crucial para la economía del equipo. Sin embargo, las cañas se volvieron lanzas contra Carlos Sainz. Paradójicamente, con una media de dos décimas más rápido que Verstappen durante el fin de semana, y tras haber cuajado su mejor actuación hasta el momento en 2016. “That´s racing”, que le dicen.

Vía Elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)