Feb 092013
 

De la Rosa satisfecho tras su debut en pista con el F138

1360351194_extras_mosaico_noticia_1_g_0[1]Pedro de la Rosa ha completado su primera jornada de entrenamientos en Ferrari. El piloto ha tenido buenas sensaciones al mando del F138 en una jornada de adaptación en la que ha ido de menos a más. El barcelonés ha cerrado la tanda inicial de tests privados de pretemporada tras tomar el relevo de Felipe Massa en Jerez.

Pedro ha rodado 51 vueltas en su toma de contacto con el F138. Su coche ha tenido un problema con la caja de cambios, lo que le ha mantenido fuera de la pista gran parte de la mañana. Su mejor crono ha sido de 1:20.361, en un día de aprendizaje en el que se ha centrado en recopilar datos que serán muy útiles para su trabajo en el simulador. El día no ha sido fácil pero Pedro ha podido completar con éxito el programa de test aerodinámico.

De la Rosa ha salido a pista una hora después del comienzo de los entrenamientos, a las 10.04h. Debido a un problema con la caja de cambios en su segunda vuelta de instalación se ha visto obligado a volver al box al pararse su monoplaza tras la curva Dry Sarck. Los mecánicos de la escudería italiana han trabajado sin descanso hasta que un poco antes de las 14h Pedro ha vuelto a salir a pista. A partir de este momento ha empezado para el español su verdadera jornada de trabajo.

De la Rosa se ha bajado bastante satisfecho del monoplaza a pesar de no tener puntos de referencia del coche. Queda mucho trabajo por delante hasta llegar a Australia y Pedro y el equipo tienen unos días de trabajo intenso antes de los próximos tests que se celebrarán en el Circuit de Catalunya del 19 al 22 de febrero.

De la Rosa acumula, con los kilómetros de hoy, un total de 104.473km como piloto de pruebas y 22.814 vueltas.

Así se expresaba el veterano piloto de Cardedeu en su encuentro con la prensa, pocos minutos después de bajarse del coche: "Lo importante es que las sensaciones han sido buenas. El día ha empezado difícil con el problema en la caja de cambios, pero por la tarde al menos hemos podido completar el programa de test aerodinámicos, lo cual es positivo, y para mí ha sido un día de aprendizaje. Me lo he tomado con calma, he ido aprendiendo, y todo va a ser útil para todo el trabajo de simulador, que es el objetivo. No hay que buscarle nada más".

Desgraciadamente para los intereses de la Scuderia, el problema de la caja de cambios ha impedido a De la Rosa aprovechar el día al máximo, una sensación que le ha perseguido en cada frase al atender a los medios. "Me hubiese gustado hacer más kilómetros, me hubiese gustado poder aprovechar la mañana. Cuando tienes un día te quedas con el sabor de que podrías haber exprimido más el coche. Pero tampoco pasa nada, no se pueden hacer milagros".

"Cuando he bajado del coche en la vuelta de instalación cuando la caja de cambios se ha roto no me sentía muy feliz. Porque estás esperando una oportunidad como esta toda la vida y de repente, después de unas curvas tienes que bajarte. No estaba claro si podíamos continuar porque había algunas piezas que se habían incendiado, así que he tenido una mezcla de emociones. Los mecánicos han hecho un buen trabajo y han podido darle la vuelta a la situación, lo cual es muy importante… es vital porque, ¿cuánto cuesta un día de pruebas? Tienes que hacer buen uso de ellos. Pero muy contento al final por haber hecho unas vueltas bastante competitivas al final, tal y como teníamos el coche".

"Frío no… lo único que ocurre es que quieres hacerlo bien y te quieres concentrar en tu trabajo, y cuando tienes tan pocas horas para hacer un buen trabajo y absorber al máximo y pierdes toda la mañana, pues sí, te quedas un poco frío. Quizás es eso",ha dicho con cierta resignación.

Pedro ha sido muy claro respecto a la competitividad del F138, cuya velocidad le ha asombrado tras estar a los mandos de un HRT en 2012. "Yo no puedo decir nada del coche porque no tengo nada con lo que comparar. Realmente, en lo que yo puedo comparar este coche con el del año pasado… está a años luz", ha explicado.

"El objetivo de este día de test era conocer el equipo, el coche y acelerar todo el programa de simulación que tenemos pendiente en Maranello. No había más, o sea que no tengo ninguna varita mágica ni voy a poder decirle a Fernando cómo va el coche porque no tengo punto de referencia para compararlo".

"El coche me ha parecido bien equilibrado, que respondía muy bien a los cambios. Y a partir de aquí no tiene ningún problema, hay que ir más rápido y ya está, hay que ir progresando cada día, como todos los equipos van a hacer de aquí a Australia".

La labor principal de De la Rosa será contribuir al desarrollo del simulador de Ferrari, ubicado en Maranello. El catalán ya realizó dicha función para McLaren, pero es consciente de que el camino por recorrer es largo. "Vamos a ser realistas, McLaren empezó con su simulador en 2003, así que tenemos unos pocos años por delante comparados con otros equipos. No sé cuánto tiempo nos llevará, pero tenemos que trabajar a fondo para alcanzarlos".

"Puedes imaginar dónde estamos. Tenemos mucho trabajo que hacer, por eso también me han contratado. No estamos donde queremos estar pero nuestra determinación es dar el siguiente paso también en lo que se refiere a simulación. Creo que tenemos que desarrollar hardware y software, pero el primer paso tiene que ser de hardware, de otra manera no podemos cumplir los requisitos que tendrá el software que necesitaremos",
añadió al respecto.

Pedro de la Rosa mide 177cm de altura, 6 más que Fernando Alonso y 11 más que Felipe Massa. El español no se ha sentido del todo bien en el cockpit por ese motivo, pues el F138 fue concebido para acomodar al asturiano y al brasileño. "Sí, soy un poco más alto que Felipe y Fernando, lo cual no ha hecho fácil mi estancia en el coche. La postura de conducción es un poco más alta de lo que quisiera, pero obviamente el coche no está diseñado a mi alrededor. Ése ha sido el punto flaco del día, que no he estado realmente cómodo en el coche".

Los Fórmula 1 ya han acumulado los primeros kilómetros del año en Jerez, y ahora todo el mundo se pregunta cómo de competitivo son los nuevos monoplazas. Pedro de la Rosa ha recordado que todavía es demasiado pronto para saberlo con certeza.

"Es imposible sacar ninguna conclusión, porque ya no sólo es una cuestión de carga de combustible, hay un tema también de neumáticos, porque los saltos entre los neumáticos son gigantes a nivel de grip. Hay que analizar los tiempos tranquilamente y ver un poco dónde podemos estar y dónde están los demás. Pero realmente creo que hasta las últimas pruebas en Barcelona es absurdo hablar de nada más".

"Estoy muy a gusto en el equipo, me han recibido con los brazos abiertos, tienen mucho tiempo para mí y estoy terriblemente feliz en este equipo. Pero soy consciente de lo mucho que tengo que aprender también y lo mucho, el tantísimo trabajo que hay de aquí a Australia".

"Es irrelevante qué nivel tenemos aquí. Lo importante es cómo llegamos a Australia. El coche tiene buen ritmo, es todo lo que puedo decir, es sensible a los cambios, tiene un balance razonable, y tenemos que trabajar para mejorarlo y para entender las gomas, que son muy diferentes".

La experiencia de pasar de pilotar un monoplaza poco competitivo, como el que condujo en 2012, a pisar el acelerador de todo un Ferrari ha impresionado a Pedro, que ha afirmado que se ha sentido más cómodo ha medida que ha acumulado más kilómetros en su espalda.

"El desgaste físico que requiere llevar un coche con este tipo de adherencia es muy diferente al que yo tenía el año pasado, es lo que primero te choca. Tienes que aguantar fuerzas G mucho mayores en las curvas y requiere un poco de tiempo mental habituarte otra vez. Por eso he ido de menos a más y he terminado bastante satisfecho de cómo estaba conduciendo al final, pero repito, me ha faltado otro día para sacar más conclusiones".

"Para mí pensad que es una curva de aprendizaje brutal, en pocos días cambiar a un equipo como éste, coche, simulador, gente… para mí todo requiere un poco más de tiempo. Estoy digiriéndolo todo lo bien que puedo, pero todavía soy consciente de que puedo rendir mucho mejor", ha admitido. "Ahora me puedo hacer una idea de cómo va el coche y cuál es el nivel de agarre de estos coches modernos en comparación con el que piloté el año pasado, que son muy muy diferentes".

"Estos coches son de una generación completamente diferente. Ésta es la generación de coches con escapes y mapas de motor mucho más desarrollados que en mi etapa fuerte en McLaren. Por tanto, es una nueva generación de coches y son incomparables. Pero al final lo que te sorprende de equipos tan fuertes como McLaren y Ferrari es lo mucho que hacen para ganar milésimas, lo que cuesta sacar milésimas de un coche de F1 llevado a la perfección, al grado de perfección que tiene. Esto es lo más ilusionante. En esto es igual que McLaren. Pero luego hay infinidad de diferencias que prefiero guardármelas para mí y, además, también estoy aprendiendo mucho sobre el equipo".

Los primeros entrenamientos hibernales ya han terminado, y la Fórmula 1 se prepara ahora para dirigirse a Barcelona tras cuatro días en Jerez de la Frontera. Fernando Alonso y Felipe Massa serán los encargados de desarrollar ahí el bólido de Il Cavallino Rampante. ¿Cómo le sentará el Circuit de Catalunya al F138?

Vía Pedrodelarosa.com, Cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)