Jun 242015
 

Está demostrando por qué no quieren dejarle ir, superó en Austria el 15º de Bianchi en 2014 y de momento, sigue para el resto de la temporada

CH2buewWwAE5ZmJ[1]Roberto Merhi fue llamado para Australia por John Booth, jefe del equipo Manor, porque confiaba ciegamente en su talento. Era un viejo conocido, pues le tuvo consigo siendo un crío, en la época de la F3 Euroseries (2008), cuando Teto se medía con Jules Bianchi o Valtteri Bottas, por ejemplo. Y les solía ganar, sobre todo si llovía, pese a que su motor no era uno de los mejores.

En Mónaco estuvo a punto de doblar a su compañero de equipo, Will Stevens. Y este fin de semana, en Austria, ha logrado un decimocuarto que parecía a priori una quimera, si se tiene en cuenta que lleva un motor Ferrari del año pasado (unos 60 caballos menos que el actual) y que su chasis tiene unos déficits insalvables de agarre. "En tiempo es cerca del 80% lo que ha ganado Sauber del año pasado a este", dice el piloto.

Roberto no paga, como hace la mayoría de la parrilla, pero tampoco cobra y, pese a empezar con muchas dificultades la temporada, ya es el principal impulso de Manor en este curso. Está demostrando por qué no quieren dejarle ir, pese a que no aporta patrocinios. Y eso que al piloto de Castellón, de 24 años, le gustaría tener algún apoyo, para dejar de vivir en la incertidumbre. "Estamos viendo si podemos aportar un patrocinador, porque nos puede ayudar. Pero los resultados están llegando y eso es lo que más me ayuda", dice orgulloso.

De momento, sigue en Silverstone, la prueba de casa para Manor, e indefinido para las siguientes. "Me dice Stevens que tenemos un paquete aerodinámico. Yo creo que si ganamos medio segundo estaría muy contento", comenta ilusionado.
Paso a paso, Merhi se está acercando a los tiempos de Bianchi del año pasado y emite los destellos que le han llevado hasta la F1. En la salida se tiró detrás de Fernando y ganó varias posiciones. También fue testigo del accidente entre el asturiano y Kimi Räikkönen, pues fue el único que lo vio claramente. "Se le fue y Alonso no pudo evitarlo. Yo aceleré a tope para salir de allí", recuerda con gracia.

Muy cerca del límite

Luego, Teto mantuvo un ritmo elevado y sólido. Su mejor giro en carrera fue de 1:14.939, mientras que el de calificación, con gomas nuevas y descargado, fue de 1:14.071, con pista húmeda. Es decir, se acercó mucho al tiempo ideal de su coche, pero con las condiciones de carrera. Bianchi, en 2014, logró una mejor vuelta en carrera de 1:14.476 para acabar decimoquinto, mientras el sábado logró un 1:11.412.

Roberto cree que esto no es más que el inicio y que su futuro en la F1 puede tener mucho recorrido si sigue rindiendo al nivel del domingo. "Queremos seguir y con un coche más competitivo si es posible", reconocía. "En el equipo están contentos con los tiempos y con la constancia. Es verdad que me costó adaptarme al coche y a los neumáticos Pirelli, pero ahora todo ha cambiado", reconoce sincero.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)