Oct 182019
 

Lewis Hamilton lanzó un desmayado mensaje en las redes sociales por su frustración ante el cambio climático y el consumo de carne. Recibió respuestas de todo tipo

Resultado de imagen de Hamilton“Yo creo que, al final, los 20 pilotos que estamos ahí somos bastante especiales porque somos 20 chicos que hemos ganado todo lo que había que ganar antes de llegar a la F1. Cada uno es carismático a su manera, pero lo único que tienes que hacer es encontrar tu sitio para demostrar quién eres y para reflejarlo mejor”. En una reciente entrevista con El Confidencial, Carlos Sainz hablaba de la singular personalidad de los pilotos de Fórmula 1, cada uno a su manera. Lewis Hamilton ha dado estos días otro ejemplo de ello.

Hamilton se descolgó estos días con una singular confesión en la que bajó la guardia emocionalmente. Empático, compasivo, emotivo, mostró su desánimo en un desahogo de impotencia en su cruzada medioambiental. Que delataba un cierto candor e ingenuidad así como también las contradicciones entre sus afanes y su posición como figura global. Muchos no desperdiciaron la oportunidad para recordárselo. Como un granjero escocés llamado Ed Foster.

“Querer ser parte de la solución”

De profunda vida espiritual, Hamilton no dejar de agradecer la fortuna que ha deparado la vida a quien venía de ambientes materialmente modestos y ha logrado todo. El propio piloto también admite su intensidad vital -que tanto aporta a su talento único al volante- y la volubilidad de sus emociones, así como su férrea pugna por alejar la negatividad de su vida. La radio en las carreras lo refleja frecuentemente. Caerá mejor o peor, pero pocos podrán negar a Lewis Hamilton su calidad humana. Aunque como cualquier otro ser humano, también sufre sus contradicciones que le han expuesto de manera palmaria.

Lewis Hamilton y su mensaje en Instagram.

Lewis Hamilton y su mensaje en Instagram.

“Sinceramente, siento ganas de dejarlo todo, de acabar con todo por completo. Por qué implicarse cuando el mundo es un desastre y parece que a la gente no le importa, voy a tomarte un tiempo para juntar mis pensamientos“. Hamilton se explayó con un largo mensaje en Instagram que incluía frases como estas: “Ahora estoy triste por cómo está el mundo. La extinción de nuestra raza es cada vez más posible mientras usamos en exceso nuestros recursos”, “las granjas son el mayor contaminante que tenemos, contaminan más del 50% de lo que producen nuestros aviones y coches”, “me entristece ver a tanta gente, incluso a gente cercana que ignora lo que pasa a diario”, “la educación es la clave y nos enseñaron que comer productos animales era bueno para nosotros, pero nos han mentido durante cientos de años” y otras por el estilo. “Haceos veganos, es la única manera de salvar nuestro planeta hoy”. A la vez que insistía en su cruzada por el veganismo, proclamaba tácitamente uno de sus grandes objetivos vitales: “Quiero que mi vida signifique algo y, sinceramente, ser parte de un problema no es significativo. Ser parte de la solución, sí, y me esfuerzo para hacerlo mejor”.

El pedazo de Ferrari

Pero su bienintencionado mensaje se encontró con otros que le recordaban su contradictoria posición. “Feliz domingo, ¿Alguien se quiere venir a dar conmigo una vuelta?”, lanzaba en Istagram pocos días antes de su desahogo, mientras se apoyaba en uno de los Ferrari más exclusivos de la gama italiana, paseo de palmeras californiano como telón de fondo. “No, no para mí, la bicicleta sería mejor para el planeta”, fue una de las primeras respuestas recibidas. Otros muchos seguidores respondían con imágenes del británico junto a su avión privado, recordándole el despilfarro y agravio medioambiental que supone su tren de vida por todo el mundo. Otros tantos le recordaban que mientras hacia apología del veganismo para salvar el mundo, seguía dando vueltas y quemando combustible en los circuitos con un sofisticado coche de carreras.

Las granjas agrícolas sostenibles

Pero más correcto y concreto fue un granjero escocés, quien se tomó la molestia de enviar una carta al piloto británico. Tras declararse admirador suyo y coincidir en la preocupación sobre el cambio climático y la necesidad de tomar medidas, el granjero admitía la producción intensiva llevada a cabo en China y Estados Unidos “como respuesta a la adicción de comida rápida y querer comer carne en cada comida”. Pero Ed Foster, como se llama el granjero escocés, quiso desmentirle porque “etiquetar todo el trabajo en las granjas como algo terrible para el medio ambiente no solo es incorrecto sino injusto para millones de trabajadores de todo el mundo”. Foster detallaba a continuación al piloto británico las actividades agrícolas de las granjas escocesas para informarle que su sostenibilidad estaba reduciendo las emisiones en Escocia. “Y plantamos cada uno entre cincuenta y cien árboles anuales”, dentro del programa de regeneración forestal que están llevando a cabo los granjeros escoceses. Por si quedaban dudas.

Ed Foster terminaba con un educado repaso al piloto británico. “Uno no debería hacerse vegano porque toda la carne sea mala, simplemente no es cierto y equivoca a tu base de seguidores. Te admiro por luchar contra el cambio climático, pero asegúrate de que hablas a la gente desde ambos puntos de vista antes de sacar conclusiones tan firmes”. Y terminaba: “Te deseo toda la suerte del mundo este año, y que asegures tu sexto título pronto, y es un placer ver cómo se hace historia”. A pesar de sus mejores intenciones, sus coches, aviones y tren de vida, puede que Lewis Hamilton simplemente tuviera un mal día.

Vía Elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)