Jun 092015
 

Uno-Dos de Mercedes AMG

CG1fjh2UIAESIvo[1]Es la cuarta ocasión en la temporada. En apariencia el ganador, Lewis Hamilton, tuvo que resistir el ataque de su compañero Nico Rosberg.

Mercedes AMG sigue viéndose como una escuadra invencible. E invisible, porque a cierta altura Kimi Raikkonen de Ferrari –por un trompo malhadado en La Horquilla– perdió contacto visual con Rosberg y hasta nunca más.

Muy quitado de la pena y calladito como sólo él sabe, Valtteri Bottas montado en su Williams Martini se coló al tercer lugar, hasta hacerse del primer podio del año para sí y para su equipo.

GP CANADA F1/2015 -

LEWIS HAMILTON  -MERCEDES AMG-

Es la cuarta victoria de la campaña del piloto número 44. Es la cuarta vez que lo hace en Montreal donde se estrenó ganando. Y como dicho está: es la cuarta ocasión en que hacen la travesura de un doblete con estas Flechas endemoniadas. Un cuatro por cuatro, mágico.

Está en un equipo que se enfila a repetir la consecución de las coronas del año pasado.

Y él, sencillamente, un notable timón con ese número de la suerte al que le hace honor: y se quita el sombrero. Igual que lo hace todo buen aficionado para saludar su competitividad.

¡Salve Lewis!

Es cierto que en la segunda parte de la carrera el alemán estuvo cerca, a la espalda del británico: pero en realidad haciendo un tándem y las veces de fiel guarda espalda.

Él mismo lo confesó en las entrevistas: “esperé su falla y no la concedió, está muy bien el segundo lugar que obtuve”. Como lo será en su historia de deportista, un piloto secundario. Que así fue la gloria de Keke su padre, campeón mundial, pero de segunda relevancia.

Bottas por su parte se amaciza como el gran volante de la generación intermedia ya en el crucero de su cuarta temporada.

Se habla con bastante antelación, se rumorea, pero hasta cierto puede ser que Valtteri en efecto, se enfila a llegar a Ferrari para 2016 en sustitución de su paisano KR, que como arriba se comentó: solito perdió el podio. 

Con esto, termina una racha de seis Grandes Premios con dos autos de Mercedes y uno de Ferrari en lo alto con los laureles, así fue hasta aquí. Pretérito más que perfecto. Y sucedió en Montreal, no olvidarlo.

Por otro lado, Sebastian Vettel que a la sazón fue el quinto detrás de Raikkonen -ambos en Ferrari- realizó una gran carrera: largó desde el 18º puesto y rebasó quién sabe a cuántos, quién sabe cuántas veces.

Los autos rojos ya funcionan, pero les falta ese no se sabe qué que queda pendiente para ser los primeros.

Otro que laboró muy bien ha sido Felipe Massa con el segundo Williams ya que arrancó del 15º cajón y llegó a la bandera de cuadros como el sexto. También dando golpes muy bien ejecutados, arriesgando y saliendo limpio. Meritoria tarde canadiense del paulista.

La fortuna quiso sonreír a varios y por fin recayó en Pastor Maldonado que ha recogido -ahora sí- los primeros puntos con su Lotus, gracias a un brillante sexto lugar conseguido, que le ofrece seis puntos que le deben de saber a gloria.

En especial reforzados, porque Romain Grosjean, el co-equipero del venezolano, tan sólo agarró uno, con ese décimo lugar aprehendido; si bien el francés fue afectado por una penalización de cinco segundos, más la salida extra a Boxes con una goma rota; todo ello conseguido al “Lapear” imprudentemente a Will Stevens de Manor-Marussia.  

Por allí tuvo un rozón cuando se defendía contra los ataques de Vettel y trompeó, pero así y todo: Nico Hulkenberg fue capaz de llevar las riendas tensas de su Force India hasta el octavo puesto; algo que no consiguió con quien hace mancuerna, el mexicano Sergio Pérez quien sí que coqueteó con alguna anotación, pero que en el último resto, fue desplazado por Grosjean.

Cuando no se puede, es imposible. Ya se sabe.

Daniil Kvyat con el INFINITI-Red Bull en la manos, volvió a obtener más dividendos que su colega de establo Daniel Ricciardo, ya que se quedó con dos puntitos cual el dividendo que le regaló su noveno puesto. Y es cierto que sudó la gota gorda para concretarlo. Cómo insistió…

Tres coches no cumplieron su palabra de honor: el Manor de Roberto Merhi y los dos McLaren a cargo de Jenson Button y de Fernando Alonso.

Los autos anglo-nipones parece que ya, y sin embargo, todavía no.

En la recta larga su caudal de carburante, no da para expresar una potencia competente. La esperanza es lo que debe de morir al último…

De paso, le conceden la razón al asturiano: de seguir en Ferrari, continuaría siendo comparsa de una fiesta que los tifosos son los únicos que no pueden gozar a cabalidad, sólo probaditas de gloria que no llenan al paladar de la velocidad. A Fernando también lo hartaron y ahora, a ganar la apuesta a como dé lugar. Él lo sabe hacer y es muy aguzado.

La Carpa empaca esta noche y mañana se embarca al Viejo Mundo.

En Austria es en donde puede ocurrir que Ferrari o Williams puedan destorcer un poco los renglones sagrados de Mercedes AMG.

La pista infantil antes llamada el A1-Ring se presta para cuajar cualquier sorpresa.

Montreal ha sido un circuito bien franco, los primeros seis puestos al arribo en la meta fueron: dos Mercedes, dos Ferrari y dos Williams. Esa es la verdad neta, del planeta.

Eso, será el domingo 21 de éste. Entonces, nos estaremos leyendo nuevamente.

Con gran afecto.

Ángelo della Corsa

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)