May 132015
 

El Tercero en Ganar en 2015: Rosberg

47[1]Dos pilotos de Mercedes AMG y uno de Ferrari en el podio, parecen historias iguales. Pero no lo son. Ha sido Nico Rosberg quien se ha encargado de cambiar el guión. Salió disparado desde la punta –gracias a una PolePosition preciosa y precisa de ayer– que luego ha coronado con su jugada impecable sin conceder ninguna clase de miramientos. Orondo se siguió de largo hasta culminar su primer triunfo de la temporada. Y con ello, renacer.

Lewis Hamilton quien quedó el segundo hizo un juego modoso, del cual cuando quiso recuperar lo perdido: ya era muy tarde. Su colega se había marchado con la victoria, prácticamente, en las manos. Por lo que se repite, con claridad meridiana la conseja de que viene desde los bisabuelos: Zapatero a tus Zapatos.

Ninguna duda cabe que el británico, regresa con facilidad a esa su tendencia de inmadurez. De distrae en bagatelas: como sus amores, un avión precioso, el Show, los amiguetes… No es así, o al menos, no debiera serlo.

La profesión de monarca indiscutible es muy exigente. Reclama la atención absoluta. Ningún vasallo tiene siquiera que dudarlo ante su mando.

Lo que se ha sabido desde siempre, es la verdad neta y celestial: un buen rey tiene que serlo y parecerlo. 

Bien. Un nuevo doblete de Mercedes AMG. No es novedad. Ferrari detrás o muy cerca de ellos. No es novedad, si bien en Malasia los rojos bailaron un jarabe zapateado sobre Las Flechas de Plata. Pero que sean los cuatro coches de otra categoría, sí  categóricamente demostrado. Y sin embargo, no es novedad…

Entre: Hamilton (5), Rosberg (5), Vettel (4) y Raikkonen (1) se han distribuido los podios a placer en 2015. Nada para el resto.

De esos 1-2 o “dobletes” para el equipo alemán, es bueno recordar que desde la temporada anterior, hasta el presente Gran Premio español: llevan 14 de ellos (de 24 posibles) y en esta campaña, ya perpetraron 3, de los 5 que hubieran podido.

De manera que, siguen ejerciendo su hegemonía con una –todavía hasta hoy– muy pálida oposición de los de Maranello: estos maestros de las balas de plata son los dueños de El Circus de este tiempo. No hay que darle vueltas al verso.

Tanto la carrera de Sebastian como la de Kimi han sido buenas y valerosas, inclusive con Valtteri Bottas de Williams, intercalado entre los dos rojillos. Pero han servido sólo, para descarar que aún hay un océano de posibilidades que separan a dos coches grandes y grandiosos, de los otros 18.

Vettel peleó y se defendió como gato boca arriba; Raikkonen atacó con ganas; el joven finés VB, aguantó a muy buen paso todo el trayecto. Pero al final de la historia, quedaron bien lejos del líder. Esto es, con poco más de 45 segundos, en 66 giros.

Luego hay que leerlo con nitidez: la brecha es todavía demencial.

RECUENTO DE DAÑOS

La carrera fue dominada casi de punta a punta, porque es cierto que Nico les prestó el liderato, en un giro a Raikkonen y en 5 a Hamilton, sólo debido a sus PitStops. Lo demás, parecía que casi no le costó gran trabajo; nada más era cosa de mantenerse y lo hizo con sosiego, pero yendo muy rápido, eso sí.

Vettel descerrajó una linda arrancada y devoró a Lewis. Ya lo otro, fue imposible: NR se sesgó muy rápido, hasta hacerse invisible.

Pero el de Heppenheim (SV) mantuvo a raya al campeón en funciones, primero durante 13 Laps; y después del primer cambio de zapatos, todavía se sostuvo por delante del número 44; eso fue desde la vuelta 18 hasta la 40. Luego, desfalleció. Era obvio.

Valtteri se mantuvo debajo de donde no caían las pedradas y llegaron momentos en que casi era transparente, pero aguerrido sin aflojar su cuarto lugar y en una franca espera de la falla de los punteros para subir al podio. Que no la hubo…

Kimi se formó en el séptimo cajón del Grid; muy pronto se deshizo de los dos coches de Toro Rosso pero jamás pudo hacer un contacto estrecho con el Williams de su paisano. El decano finés, sin más lucha que ser el quinto y, como por ahí lo dicen, no hay quinto malo.

Felipe Massa. El buen Felipinho que ve llover y no se tapa. Siempre ha sido el típico piloto “pega-vueltas” y hoy, lo volvió a presumir flagrante. Fue sexto, porque así estaba escrito ¿Alguien lo vio en la contienda? Cumple y ya… Es el modo como se ha eternizado.

Si hay que apurar un poco los trámites, Daniel Ricciardo con su INFINITI-Red Bull salió ganando; en su coche no fueron capaces de hacer un reglaje decente en todo el fin de semana y no obstante, acabó detrás de los tres mejores equipos de la temporada. Él sí: que hizo cierto aquello de que, “de lo perdido, lo hallado”.

Su compañero y tocayo Daniil Kvyat cerró sobre la meta en décimo puesto. Los dos autos con unidades de potencia Renault fueron Lapeados (doblados) sin ninguna posibilidad de que metieran siquiera las manos. Ni resentimientos se despiertan. Cuando no se puede, no se puede… Ellos, son pilotos iguales; pero está visto que siempre hay unos más iguales, que otros y al australiano, hay que echarle de comer aparte.

Lotus da y quita y con el diablo se desquita. En el caso de Pastor Maldonado han vuelto a fracasar redondos: un roce, y el venezolano empieza a implantar una nueva técnica: esa tan extravagante, de correr con el asa de atrás en una sola pata; abortó a falta de 21 giros, y ya colecciona en este curso, cuatro tumbos en cinco salidas.

En cambio, Romain Grosjean con una labor callada, espichadito, se volvió a meter a los puntos. Fabuloso octavo lugar, para como estuvo el tiroteo.

La desazón de la tarde fue patrocinada por los Toro Rosso. Bien preparados para un solo giro y deficientes para la tirada larga.

Echando la casa por la ventana, Carlos Sainz ha obtenido dos puntos que le tienen que haber sabido a gloria. Como al buen rompope de las monjitas de Santa Clara: hubo que echarle muchos huevos. Su colega, el chaval Max Verstappen, se quedó con la frustración y sólo fue undécimo. Para después, tener que lamerse las heridas. Experiencia para la ciencia.

Los autos de Sauber como los de San Fernando, ratitos a pie y ratitos andando. Mal. Felipe Nasr quien quedó de doceavo y un inocente Marcus Ericsson que fue el catorceavo. Con más penas que gloria.

Pero mucho peor aún la saga de Force India. No mala. Pésima campaña, aunque hayan agarrado puntos por allí de vez en cuando.

El de Jalisco, Sergio Pérez, ya no siente lo duro, sino lo tupido. Él y sus patrocinadores fueron timados. Quedó como 13º y su compañero, Nico Hulkenberg, en 15º.

McLaren muy lejos de la quimera. Ya que, para eso de llegar a ser un equipo que depreda, falta muchísimo: Jenson Button se apuntó de 16º. Es decir, de último, zafando a los dos Manor-Marussia y, Fernando Alonso que desistió a la altura de la 28ª vuelta, sin frenos. Aunque, tuvo lapsos que trajeron la ilusión a las tribunas.

Dentro de quince días en Mónaco continuará la lucha. Un trazado que es también tortura y en el cual por fuerzas habrá novedades.

Colorín-colorado. Lo que ha pasado ya está aquí contado…

De Ángelo della Corsa para TopFórmula1.com

En breve nuestra crónica,  con retraso porque aún estamos por el Circuito asistiendo a los test, pero llegará nuestro trabajo.

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)