Jun 062014
 

La escudería de Alonso llega a la séptima prueba del año con la intención de dar un paso adelante: tal y como prometió Montezemolo, traen evoluciones que deberían funcionar

idea portadaLas calles y avenidas de Old Montreal vuelven a estar decoradas con banderas ajedrezadas de un lado a otro de los edificios, mientras el Almirante Nelson observa impasible desde su altar de piedra a los miles de visitantes que Montreal recibe durante estos días. La Fórmula 1 llega a uno de sus grandes premios más especiales, laguna entre carreras europeas para visitar América, excepción a la regla que merece la pena. O la alegría. Ahí, en este intercambio de sentimientos, se sitúa precisamente el equipo Ferrari.

La temporada de la escudería italiana está siendo decepcionante, pero la carrera en el circuito Gilles Villeneuve aparece marcada desde hace tiempo como el principio de la remontada o el final de los esfuerzos. Entiéndame bien, ni aquí un coche rojo va a ganar la carrera (a no ser que se produzca alguna circunstancia extraña), ni tampoco van a dejar de trabajar duro si no consiguen un buen resultado, pero desde antes de empezar el año esta cita canadiense es una especie de ahora o nunca para los de Maranello.

Allí, en la fábrica ha estado Alonso trabajando días atrás, justo antes de viajar hasta Nueva York para participar en un acto en la Universidad de Columbia junto a su amigo Emilio Botín y a Pat Fry, uno de los directores técnicos de la Scuderia. El asturiano se siente a gusto en el equipo y más involucrado que nunca, de hecho, en la línea de lo que ya contó a AS en una entrevista, ha repetido en la BBC que no quiere retirarse sin ganar otro título. “Soy feliz con dos, pero el tercero te mete en una lista importante, he estado cerca dos veces y espero que la próxima oportunidad no la perdamos, puedo seguir más años para ganar, tres, cinco, siete años… sin problema”, explicó. Y para eso tiene que sentirse integrado.

Esa atmósfera que envuelve al equipo y en la que Alonso se encuentra feliz es uno de los apoyos para que se quede en Ferrari. Pero debe haber más. Y cualquier atisbo de que el español piense en otro equipo pasa por ser competitivo este año. El objetivo, a partir de aquí es visitar el podio de manera constante. Al menos eso. Y si es posible ganar alguna carrera. “De ahora en adelante queremos estar en condiciones de obtener buenos resultados y de disfrutar un poco más de nuestros fines de semana de carrera”, decía Fernando. Y lo dice porque aquí en Montreal, Ferrari trae algunas mejoras aerodinámicas importantes para que el coche no sea tan nervioso, vaya más pegado al suelo y, además, trate mejor los neumáticos, pero también han encontrado una importante ayuda en caballos de potencia que consiguen gracias a la interacción de los nuevos motores y al hardware de la unidad de potencia.

Ya lo avisó Montezemolo en Montmeló:Para el presidente es una cuestión de honor subir al podio en Canadá. Y es que, aunque el plan es a largo plazo y en Austria habrá más mejoras, todo pasa por ser también competitivos en este 2014. Desde hoy veremos. La afición está cansada de palabras y promesas. Ahora o nunca.

idea portada

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)