Sep 182015
 

Fernando Alonso, a menos de medio segundo de Mercedes y casi un segundo mejor que su propio compañero de equipo

1693128-35861040-2560-1440[1]Sinceramente se lo cuento. No puedo entender cómo Fernando Alonso pudo acabar octavo los libres 2 de Singapur. Estar en una curva y ver pasar a los coches, escuchar el sonido del motor Mercedes, del Ferrari, incluso del Renault y después… el Honda. Es como un deportivo, un coche premium, uno de gama media-alta y un vespino. Así. Es así. De verdad. Pero la cosa es que el español se las arregló para asomarse de nuevo a la élite: octavo.

Un puesto que en otros tiempos sería un disgusto hoy sirve para irse de cañas al que le guste la cerveza. La vuelta de Alonso, en ese momento, fue casi un segundo mejor que la de su compañero de equipo y a ocho décimas del mejor, que fue Daniil Kvayt con su Red Bull.

El ruso demostró que el coche austriaco está hecho para este tipo de circuitos con aerodinámica potente. Por detrás de Daniil, el Ferrari de Kimi Raikkonen y su compañero Daniel Ricciardo, que lame los muros con su coche siempre que tiene ocasión. Es un espectáculo.

En cuanto a Sainz, tuvo un pequeño toque al inicio de la sesión y después bastantes problemas con su coche para terminar decimoquinto, muy por detrás del décimo de su compañero. Singapur, en todo caso, regala esperanza, con Alonso asomando, los Red Bull y los Ferrari con pinta de ¿plantar batalla? a los Mercedes… aunque los coches alemanes iban a medio gas en las calles de Marina Bay en los libres. Veremos… Sea como fuere, vamos a disfrutar de un espectáculo único en la noche asiática.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)