• lun. Jun 17th, 2024

Lo que pretendían le salió al revés y encima han quedado muy, pero que muy mal

Sainz logró sacarse la espina con los Mercedes. (EFE/Caroline Brehman) Ferrari perdió un gran premio que tuvo en la mano. Sainz limitó daños y se fue feliz de haber derrotado a los pilotos de Mercedes, a quien considera los artífices de la sanción.

«No quiero añadir muchas cosas, intentaré controlarme a mí mismo». Era Carlos Sainz al terminar la rueda de prensa tras los clasificatorios del viernes. Quizás Fred Vasseur, el responsable de Ferrari, podría repetir esas palabras para cerrar el fin de semana. El equipo italiano tenía coche para ganar en Las Vegas, pero desde la primera línea lograda el sábado, Charles Leclerc terminó segundo y Sainz, sexto. Cada uno derrotado por diferentes razones.

El monegasco saboreó la victoria cuando el coche de seguridad dio vida a Red Bull. Carlos Sainz cayó en la primera curva al fondo de la clasificación, pero cuajó una gran remontada que no le restó amargura. Cuando Vasseur y su equipo analicen en contexto este gran premio, sabrán que no uno, sino dos equipos, batieron a Ferrari.

Los italianos salen de Las Vegas cuatro puntos por detrás del equipo alemán. Lo sucedido este fin de semana podría impactar las cuentas y posición del equipo italiano por los puntos perdidos en la pugna con Mercedes por el segundo puesto final en el campeonato. «Hay mucho dinero involucrado en la posición final del campeonato de constructores para que un equipo no amenace y pida una penalización para mí», declaró Sainz el sábado sin dar nombres específicos.

Porque si un gran premio se construye ladrillo a ladrillo, Sainz fue neutralizado desde el viernes. Y la Fórmula 1 no fue capaz de evitar que la aplicación estricta y política del reglamento haya erosionado el principio de equidad mínima que debería regir en la competición. Alguien fue desplumado en Las Vegas.

A la zona de los pobres en la primera vuelta

Una buena posición de parrilla sirve para prevenir momentos como los de Carlos Sainz y Fernando Alonso nada más arrancar. «Un poco lotería la primera curva, con las ruedas frías y los parches de aceite antes de la curva uno, había este producto blanco que todos los que íbamos por el interior hemos recogido y hemos bloqueado, es algo que hay mirar, porque eso de que tengamos coches soltando aceite por la pista una hora antes de la carrera…», denunció el madrileño tras la carrera.

A partir de ese instante, «limitando daños, y no ha ido mal», resumió Sainz. Una tempranísima parada en boxes tras el accidente de Norris en la segunda vuelta permitió al español recuperar terreno. Luego se enzarzaba en una pelea con Alonso y Pérez en las últimas posiciones. Fue entonces cuando Sainz comenzó a sufrir con los problemas de refrigeración. Y durante toda la prueba, con el compuesto más duro, al contrario de lo que Vasseur parecía insinuar el día anterior. Es lo que tiene rodar en la zona pobre de la parrilla.

«Los neumáticos duros siempre nos cuestan. Hoy ha habido graining trasero, y delantero, o tenías delante, o tenías de atrás. Ha sido una carrera durísima, con neumáticos que se nos han quedado duros». Una nueva neutralización en la vuelta 26 permitía una segunda parada para Sainz. Paradójicamente, destrozó la carrera de Charles Leclerc.

«Los únicos en adelantar tres veces a Red Bull»

El monegasco había superado Verstappen y Pérez, logrando un colchón suficiente para la victoria de no haber mediado esa segunda parada que oxigenó a los pilotos de Red Bull. «Hemos sido los únicos que hemos adelantado tres veces en una carrera a Red Bull esta temporada», explicaba luego un lacónico Vasseur. Afortunadamente, una brillante maniobra del monegasco en la última vuelta arrebataba la segunda posición a un despistado Pérez.

Sainz, por su parte, ganó posiciones a medida que los neumáticos de otros rivales (Ocon, Gasly) se deshicieron, sumando otra con la sanción de Russell. Buen trabajo, sensación agridulce. ¿Y si el madrileño hubiera salido desde donde le correspondía por mérito y ritmo de su monoplaza?

«A veces rivales, siempre amigos»

El viernes, Mercedes publicaba un tuit en el que aparecían Toto Wolff y Fred Vasseur, quienes disfrutan de una magnífica relación personal. «A veces rivales, siempre amigos». Una suerte de lavado de conciencia al protagonismo entre bastidores que, a juzgar por las insinuaciones de Carlos Sainz, había jugado Mercedes para no ser exonerado la sanción por el cambio de batería en su SF23.

El equipo alemán habría forzado una aplicación estricta del reglamento a pesar del reconocimiento de los propios comisarios deportivos de los atenuantes que sugerían no sancionar a Sainz con diez puestos de parrilla. Se defendían para ello alegando la aplicación genérica del Reglamento Deportivo a quienes funcionan bajo su jurisdicción. Una forma tajante de eliminar la fuerza mayor o la responsabilidad de terceros -los organizadores- y, por supuesto, la equidad deportiva. Porque sin culpa, un piloto y equipo arrancaron con una bola de hierro en el tobillo.

¿Y si hubiera habido un título en juego?

«Muy feliz de haber ganado a quienes quisieron penalizarme», se desahogó Sainz al terminar. El episodio de Las Vegas ilustra cómo equipo impuso su criterio -ondeando la bandera de Abu Dabhi 2021- sobre el de los comisarios de la FIA expresado públicamente en su comunicado, pero incapaces de solventar la evidente injusticia que suponía penalizar al español. «Los equipos no deberían tener voz en este tipo de cosas», apuntaló el propio Max Verstappen el sábado. «En el entorno político en el que estamos, cada equipo piensa en uno mismo». Evitarlo debería ser el papel de la FIA, se supone.

«Van a sellar las tapas (de las válvulas de agua) y nadie hablará de eso mañana por la mañana». El viernes, Toto Wolff defendía vehementemente a los organizadores.«Solo porque en unos primeros libres una tapa se haya soltado, no deberíamos estar quejándonos«. ¿Qué Nnadie hablaría al día siguiente? Pues Mercedes sigue por delante Ferrari en el Mundial a falta de un gran premio gracias a la sanción de Sainz. Y quien sabe si el español habría optado a la victoria o ayudado a Ferrari de salir en primera línea.

¿Como habría reaccionado Wolff si Hamilton o George Russell sufrido el destino de Carlos Sainz en Las Vegas? ¿Cómo hubiera afectado un episodio similar al interés global de la Fórmula 1 si uno de sus aspirantes al título hubiera quedado neutralizado por un episodio semejante? ¿Y si en este caso hubiera sido un monoplaza de Mercedes? Resolver esta laguna será tarea y autoridad de la FIA. Este fin de semana fracasó en su misión. Ferrari, también.

Vía Elconfidencial.com

Advertisement
Share
Un comentario en «El Karma hizo justicia a Carlos Sainz, quedó por delante de los dos Mercedes»
  1. Al menos se resarció de los mierdas de Mercedes y de la maFIA.
    A decir verdad tengo ganas de ver el año que viene a Alonso mojándole la oreja a los Red Bull Racists y que, una vez desquiciado Vers, no haga ni una a derechas y hasta Checo le adelante. Ya el colmo sería que los tres hispanos quedaran en las tres primeras posiciones a final de temporada, entonces si que podría cantar eso de campeones. jejejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *