Sep 192015
 

Pole para Vettel en Singapur; Alonso 12º y Sainz 14º

C1442650211_785372_1442672232_noticia_grande[1]ualquier caricia es herida en Singapur. “Sorry, guys”. Carlos Sainz pedía perdón a su equipo. Se había tocado ligeramente en su última vuelta buena de la segunda parte de la calificación, venía lanzado, a por todas intentando meterse entre los diez primeros, ese era el objetivo imposible. Tenía que mejorar siete décimas su mejor registro. Y no pudo ser. Y además esa acción tuvo otros daños colaterales. Alonso. El asturiano saldrá duodécimo en lo que supone su mejor calificación de la temporada, hasta ahora el decimotercero de España era el resultado mas digno.

Pero Fernando también quería y quizá podía meterse entre los diez primeros, dar ese salto de Mike Powell que necesitan en McLaren para empezar a creer en el futuro más allá de la fe. Sin embargo la bandera amarilla que tuvieron que sacar los comisarios le dejó sin capacidad de intentarlo. Misión casi imposible en cualquier caso, debía mejorar casi medio segundo. Así las cosas tenemos a los dos españoles duodécimo y decimocuarto. Mientras, el compañero de Sainz, Verstappen partirá octavo y el de Alonso, Button, decimoquinto. Uno está naciendo, el otro en el ocaso de su carrera. A partir de aquí habrá que ver de qué es capaz el asturiano con el McLaren, con poco ritmo hasta ahora, y el madrileño con el Toro Rosso, algo más animado en tandas largas.

Pero dejando los arrabales en que viven ahora los nuestros, en la zona noble de la Fórmula 1 las cosas cambiaron en Singapur. El ático vivió una revolución liderada por Sebastian Vettel. El alemán de Ferrari recordó sus mejores tiempos de coches azules y escapes sopladores para echar mano de todo su talento y lograr una pole histórica. Aplausos en la sala de prensa al terminar cuando hizo una vuelta más para meterle medio segundo a Daniel Ricciardo, el hombre que le echó de su equipo de toda la vida. Después gritos marca de la casa dentro del casco y una palabra al aire de la noche de Singapur: Fantástico.

Y cierto, lo fue. Vettel genio en la noche. Pole número 46 para el germano y la primera de un coche que no lleve el logo de Mercedes esta temporada. Tenía que ser él. Seb es un tipo listo y ha sabido elegir el momento. Ferrari, esta Ferrari, es otra historia, se puede ver al borde de la pista que el coche es rápido y el tetracampeón hace lo demás. Segundo fue Ricciardo, líder de Red Bull porque Kvyat al final se vino abajo y termino cuarto. Tercero, Kimi Raikkonen, dos Ferrari entre los tres primeros. Sí, han mejorado. Sí. Mucho. Es ahí donde habita, en este gran premio de desfallecimiento extraño de Mercedes, un piloto veloz como nadie a una vuelta. Vettel magistral. Y creo que ya con este se agotan los calificativos de grandilocuencia que me quedan en el vocabulario.

Además, los Ferrari tienen el mejor ritmo de carrera durante todos los entrenamientos. Esto es Singapur, siempre pasa algo, pero sino fuera que un rayo (o un coche de seguridad) cayese sobre nuestras cabezas, la victoria lleva nombre del pequeño aprendiz de Schumacher y color rojo. Atentos a la salida de Ricciardo, que no se rendirá y es un guerrero australiano y a ver qué hacen los Mercedes desde el quinto y sexto de Hamiton y Rosberg, en posiciones que apenas recordaban de los primeros tiempos, cuando su motor sensacional era solo proyecto. Ahí es donde se encuentra ahora Alonso, construyendo un porvenir en inglés y japonés, que solo el tiempo dirá si es tan brillante como los edificios del futuro que rodean el increíble circuito de Singapur.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)