Feb 172020
 

La escudería de Grove ha presentado este lunes el FW43 que pilotarán George Russell y Nicholas Latifi en el Mundial de F1 2020

ImagenAprender de los errores para usarlos como un impulso para acercarse a la meta. Esta es la filosofía que ha adoptado Williams este invierno para tratar de convertir en una mala pesadilla del pasado las dos últimas temporadas en el Mundial de Fórmula 1.

Para conseguirlo, los británicos han presentado este lunes el FW43, un monoplaza donde a primera vista sobresale la presencia del color rojo en los pontones y alerón trasero del coche. Una tonalidad que ya lució en 1998 el equipo fundado hace 43 años por Frank Williams y Patrick Head que confirma la importancia que ha adquirido este año ROKIT Telecommunications en las finanzas de la escudería de Grove, tras oficializar la ruptura con Rexona a principios de enero después de un lustro de patrocinio en el ‘Gran Circo’.

Sin embargo, si analizamos más en profundidad la nueva máquina de George Russell y Nicholas Latifi, podemos asegurar que la aerodinámica del monoplaza permite ratificar el giro de 180º grados que han impulsado para 2020 Doug McKiernan, Adam Carter, Barney Hassell y Dave Robson en el condado de Dorset, a la espera de la llegada de Dave Worner y Jonathan Carter. Gracias al nuevo sistema de enfriamiento del motor Mercedes, la tapa motor, siguiendo la estela del resto de la parrilla, se ha estrechado hasta límites insospechados para facilitar el flujo de aire hacia la parte trasera para generar, de este modo junto con unos rediseñados bargeboards y mayor rake (diferencia de altura entre los ejes delantero y trasero), la tal ansiada eficiente carga aerodinámica.

“Hemos prestado especial atención a entender los problemas del FW43 y hemos seleccionado con cuidado las piezas del coche a desarrollar, las que nos darían más rendimiento con los recursos que tenemos. Se trata de un desarrollo del FW42, sin cambios básicos de concepto. Ha habido un ritmo de desarrollo saludable en el túnel de viento y hemos encontrado mejoras razonables en la eficiencia de la refrigeración. El equipo ha trabajado los problemas mecánicos de 2019, incluidos los de frenos y el peso general del coche. Hemos progresado en todos esos aspectos y vamos a seguir centrados en ellos durante la temporada”, asegura McKiernan.

“Ha sido genial ver que trabajar duro comienza a tener sus frutos. La decisión de mantener parte de la arquitectura clave del FW42 significa que se han invertido menos recursos en desarrollar conceptos nuevos, lo que ha dado más manga ancha al equipo de diseño a mejorar su trabajo, algo que se nota tanto en el paquete como en el detalle de los componentes. Esta semana vamos a estudiar nuestro ritmo a una vuelta, en tanda larga para entender en qué posición estamos y qué hacer a continuación para estar en el mejor lugar para Australia”, amplía Carter.

“Este año supone un comienzo nuevo para el equipo. Hemos pasado tiempo trabajando en nuestras debilidades y en asegurarnos de que tenemos la gente, las estructuras, los procedimientos y los recursos correctos en su sitio para hacer coches competitivos. Estamos comprometidos a reconstruir Williams y a devolver al equipo a la competitividad. Como tal, nuestra temporada 2020 se trata de progresar. El espíritu de lucha está muy vivo y este año todo el mundo seguirá esa pelea hasta que volvemos al lugar en el que queremos estar”, finaliza Claire Williams.

Via As.com, @WilliamsRacing

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)