Jun 072021
 

Tras el desconcertante y pobre ritmo del Alpine en la carrera, Alonso fue capaz de ganar cuatro posiciones en las dos últimas vueltas con extraordinaria agresividad

“Un poco de la magia de Fernando, ¿no?”, interrumpió Marcin Budkowski, jefe de Alpine y maleta en mano, la conversación de Alonso con los periodistas en Bakú. Tenía prisa el asturiano porque debía marchar al aeropuerto. Quizás por eso terminó una carrera relativamente poco provechosa con dos vueltas de infarto en las que pasó del décimo puesto al sexto. El fin de semana ya era satisfactorio, porque había entrado en Q3 el sábado, siempre estuvo delante de su compañero y aspiraba a puntos en Azerbaiyán. Pero Ocon abandonó por avería en el motor, las caras se torcían en el garaje de Alpine y debió llegar el bicampeón para dar una alegría con su mejor resultado hasta ahora en el regreso más esperado. Continue reading »

Share