• lun. Feb 26th, 2024

Menuda carrera de Fernando Alonso y lucha con Hamilton / Crónica GP Bahrain 2023 de Fórmula 1

Los Red Bull en otro mundo

ImagenEl asturiano remonta hasta el tercer puesto detrás de dos Red Bull inalcanzables. Verstappen gana delante de Pérez. Sainz salva un cuarto, Leclerc abandona.

Qué injusto que la Fórmula 1 se haya perdido los mejores años de este piloto, y en concreto este duelo de leyendas, durante una década. Alonso y Hamilton, cuerpo a cuerpo, con dos coches parejos y en un asfalto que facilita los adelantamientos pero no los regala. Dos genios del volante que se miden a pelo, dejando las estadísticas en el cajón. Ya se habían enzarzado una vuelta antes, pero en la 38 se alcanzó el clímax automovilístico: un Alonso desencadenado, encimando al Mercedes en la sección rápida y clavando los frenos en el sector revirado de Sakhir. Donde nadie adelanta. El bicampeón lanzo su bala verde esperanza en la curva nueve y forzó la rendición de Sir Lewis. Ese adelantamiento por el quinto puesto convirtió una carrera anodina, dominada por los dos Red Bull, en la lucha de titanes que sí merece este deporte.

Verstappen y Pérez arrasaron primero y segundo en el GP de Bahréin con un RB19 que está en otra liga, sí, pero Alonso fue tercero en su primera carrera con Aston Martin, justo por delante de Sainz. Los tiempos cambian. Ha vuelto a su sitio. Los colores son otros. El piloto, de 41 años, es el mismo que logró su primera victoria hace casi dos décadas.

Salida trabada entre los Mercedes

La carrera fue táctica y muy trabajada. En la salida, Max se marchó. Leclerc pasó a Checo y le metió en líos por momentos. Sainz se asomó en la arrancada (parece que Ferrari ha recuperado aquel embrague problemático), pero no hubo posibilidad de ganar posiciones. Detrás, Alonso las perdía: el quinto se volvió séptimo cuando los dos Mercedes le superaron, en parte ayudados por un toque inocente de Stroll. El sueño del podio se esfumaba entre las garras de Lewis y Russell.

Entonces, Fernando sacó el reloj. Durante dos ‘stint’, gestionó neumáticos para llegar con posibilidades al último tercio de la carrera. A Russell lo pasó de manera trabajada y consolidó la plaza con el primer cambio de neumáticos. El segundo lo retrasó mínimamente mientras perseguía a Sainz y Hamilton. “Tenemos menos degradación, vamos a jugar con eso”, advirtió por la radio a su ingeniero de carrera. Y sí, se puso a jugar. La ofensiva sobre Hamilton pasado el ecuador de carrera ya es historia de la Fórmula 1, como aquel encuentro inolvidable de Hungría.

Sainz y Alonso, en Bahréin.
Sainz y Alonso, en Bahréin.F1

Era quinto. Con el cuarto a tiro. Y estaba bien. Pero el escenario cambió de lleno cuando Leclerc aparcó el Ferrari en la escapatoria y gritó por radio: “No tengo potencia”. Lo que no tenía era motor. El monegasco abandonó y ofreció al resto el último escalón del podio, para quien lo quisiera con más ganas. Sainz lo heredaba de forma circunstancial. Pero la remontada de Alonso no había terminado: persiguió a un Ferrari sin ritmo, sin neumáticos, lo aprisionó en el primer sector con mucha agresividad, llegaron a rozarse, y ganó el interior de la curva nueve para adelantar al madrileño en la recta de atrás. Hala, un podio para empezar esta nueva era. Como si fuera fácil. Su viejo compañero en Alpine, Ocon, no puntuó.

Buen cuarto de Sainz, Leclerc abandona

Sainz no podía hacer mucho más. De hecho, el de Ferrari se defendió aguerrido de las últimas intentonas de Hamilton por la cuarta posición. Debería preocuparle más a Maranello que el nuevo motor no es infalible visto el decepcionante abandono de Leclerc, ya se ha roto; y que hasta un Mercedes de gama baja gestiona mejor los neumáticos que el monoplaza de la Scuderia. El cuarto de Carlos puesto no sabe tan amargo, preocupa el coche, no el piloto. El tercero de Fernando, mientras retumban los fuegos de artificio en Sakhir, no podría saber más dulce.

Vía As.com

Advertisement
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *