Feb 072015
 

Los motores de 2015 apenas llegan a los 100 decibelios, el Renault es el más ruidoso pero ni hace falta tapones

L1423135956_extras_mosaico_noticia_1_g_0[1]a sensación acústica que trasmiten los motores de la F1 parece algo mejorada en los monoplazas de 2015. Casi todo el mundo coincide en que "suenan más", de forma más similar a lo que se percibía con los antiguos V8. Sin embargo, según pruebas hechas a pie de pista, el rumor del motor térmico tradicional se recibe ahora con más nitidez, pero ello no supone un aumento de decibelios reales al paso de los coches.

En 2014, el Ferrari de Alonso ofrecía 102 decibelios de forma constante en la recta principal de trazado andaluz. El miércoles nadie superaba esa cifra, pese a que es cierto que la calidad del sonido es mucho más de carreras que entonces. Las mediciones se realizaron con el mismo sonómetro en el mismo lugar y, curiosamente, el que aparentemente suena más apagado al oído, la unidad de Renault montada en el Toro Rosso, es la que ofreció el nivel más alto de ruido, con 100 decibelios.

En una hora en la recta de meta, a escasos seis metros de donde pasaban los monoplazas, no se hacía necesario el uso de tapones en ningún momento. De hecho, el umbral del dolor se sitúa en unos 120 decibelios, una cifra a la que ni se acercan los actuales coches y que bordeaban sin problemas los coches de hace dos años.

Honda, el menos rumoroso
Y sin embargo, suenan distintos, con el zumbido eléctrico tipo aspiradora, que tantas críticas recibió el año pasado, muy atenuado. Tampoco se percibe el chirrido de los neumáticos en las frenadas, algo que contaban los pilotos incluso sorprendidos. Es posible que los Pirelli de este año también hayan trabajado en ese sentido.

El Honda de McLaren, muy bronco en los primeros días, ya ha adquirido un sonido más institucional y ofreció el miércoles de forma repetida un sonido máximo de 93 decibelios en la recta de Jerez. Pese a ello, la acústica es completamente diferente a la de la competencia, más grave, con el motor a bajas revoluciones.

Lo curioso es que la sensación de mayor sonido, o más fuerte, ha sido algo comentada en el seno de los equipos, como le ha sucedido a Andy Cowell de Mercedes. "No hemos medido correctamente si los motores suenan realmente más fuerte, ya que solo nos concentramos en hacerlos más rápidos. Tal vez se deba a que no hemos escuchado estos motores durante unos meses, o tal vez es debido al circuito de Jerez, pero para ser honesto, se oyen más", dice el ingeniero británico sobre esta cuestión.

En concreto, a pesar de que parece atronar a su paso, el Mercedes W06 de Hamilton arrojó 97 decibelios, menos incluso que el Toro Rosso. También hay que tener en cuenta que los motores no giran ahora en pretemporada a su máximo régimen posible y que eso puede falsear las cifras. En todo caso, el test que hicieron los del diario Marca, es en el mismo circuito y en los primeros test como en 2014, cuando las precauciones eran iguales o superiores.

Suenan mejor, pero un motor V6 de 1.600cc con el añadido del turbo jamás podrá sonar como un V8 de los antiguos por el régimen de vueltas del motor. Sin un sistema artificial de amplificación, el sonido clásico de la F1 es algo que ya ha pasado a la historia.

Aunque por otro lado, esperemos que vuelva el sonido, ya que es la pura y genuina esencia de este deporte y ya se ha podido demostrar las consecuiencias de la ausencia del mismo. Muchos de los que van al circuito es expresamente a escucharlos, para verlos está la pantalla en casa sin necesidad de gastarte el dinero de la entrada.

Vía Marca.com, f1eep

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)