Abr 022019
 

Todo lo que no sería una victoria se consideraba un fracaso en Maranello viendo las diferencias con Mercedes. Pero el día que apuntaba a fiesta acabó en pesadilla con un nuevo fallo de Vettel

Ferrari llegaba a Bahréin con el cartel de favorito colgado del cuello después el gran ritmo demostrado durante todo el fin de semana. Todo lo que no fuera una victoria podría considerarse un fracaso en Maranello viendo las diferencias con Mercedes. Pero el día que apuntaba a fiesta acabó en pesadilla. El motor de Charles Leclerc dijo basta (perdió 160CV) y Vettel volvió a cometer uno de esos fallos que le llevan persiguiendo durante toda su carrera. La precipitación y el poco nivel en el cuerpo a cuerpo.

El alemán es sin duda uno de los pilotos que sale más perjudicado de este gran premio. Tres fallos que dejan en ridículo al alemán frente a un ‘niño’ de 21 años que se le ha subido a las barbas con clara facilidad, que está ante su segunda carrera en Ferrari y donde ha demostrado que va para estrella de este deporte.

Humillado por Leclerc

Vettel tenía ante sí una oportunidad de oro para demostrar su liderazgo en Ferrari y por qué es tetracampeón del mundo. La carrera se le puso de cara según se apagó el semáforo. Leclerc hacía una salida horrible y perdía dos posiciones. El alemán aprovechó y se colocó en la primera plaza con el mejor escenario posible para marcharse a su ritmo. Su principal rival por la victoria se quedaba encajado entre los dos Mercedes. ¿Qué podía ir mal?

En ese momento apareció el mejor Leclerc. Demostró que estaba hecho de otra pasta y que no le hace falta aclimatación para reinar en la Fórmula 1. El de Mónaco vio como perdía dos posiciones en la salida pero no se puso nervioso.Con 21 años sabía del ritmo del Ferrari y no le tembló el pulso para comenzar su pequeña remontada. Se comió a Valtteri Bottas primero, para ir al ataque de su compañero después. Seis vueltas necesitó para recuperar el terreno perdido y, prácitcamente en el primer intento, se ventiló al alemán como si de un novato se tratase. Leclerc agarró la primera plaza y empezó a volar en Sakhir con un ritmo endiablado consiguiendo el ‘gap’ necesario para evitar problemas en el primer paso por boxes. Algo que no fue capaz de hacer Seb. No pudo meter el tiempo suficiente a Hamilton en las primeras 14 vueltas y vio como perdía la plaza en boxes.

Nuevo fallo en el cuerpo a cuerpo

Vettel tenía que adelantar en la pista a Hamilton pero con la diferencia de nivel entre los dos monoplazas, cuando tuvo la oportunidad, el alemán le arrancó las pegatinas al Mercedes. La carrera cogía un color rojo. Una vez más se convertía en un gran premio de ritmo. Mientras Leclerc aumentaba su distancia a los 10 segundos, el alemán volvía a fallar y daba una nueva oportunidad de ataque a Mercedes en la segunda y definitiva parada. Y si Vettel no encontraba el ritmo… en el box, los de Brackley se volvían a adelantar en su estrategia.

Hamilton paraba primero y el alemán tenía que volar para parar en la siguiente vuelta y mantener esa segunda plaza. El alemán lo consiguió. Salía por delante pero tenía que defenderse del británico con los neumáticos fríos. Una vez hecha la defensa, el trabajo estaría hecho pero… pasó algo a lo que nos ha tenido acostumbrados Vettel estas temporadas.

El campeón del mundo atacó por fuera y sobrepasó al alemán. En ese momento Vettel sintió en su cabeza todas las desgracias que le han acompañado. Ver como su compañero le estaba humillando y como Hamilton le arrebataba esa segunda plaza, jugó con los nervios de un Vettel que se está encargando de destrozar su trayectoria. El alemán aceleró antes de tiempo en la salida de la curva para no perder comba con el inglés lo que provocó que perdiera el control de su monoplaza y trompeara. Un nuevo exceso de precipitación, y ya hemos perdido la cuenta, cuando por ritmo podría haber esperado su momento en otra ocasión.

Pero el mayor problema no fue el trompo sino todo lo que generó después. Tras el fallo, el monoplaza empezó a tener vibraciones y en una de las rectas, a gran velocidad, perdía el alerón delantero de una forma impresionante. Un error que lo dejaba incluso por detrás del Red Bull de Max Verstappen. El piloto de Heppenheim explicó lo sucedido en la curva cuatro. “Ha estado reñido. Quizá estaba un poquito más por delante. Quería concentrarme en coger la línea interior, pero de repente he perdido la parte trasera del coche, he trompeado y ahí se ha acabado la batalla. Me hubiera gustado meterme por el interior como en la vuelta anterior, pero he perdido el coche. Después de eso, era cuestión de limitar los daños“, agregó.

No ha defendido a Ferrari

La realidad es que el alemán hubiese sumado los 25 puntos y su primera victoria con tan solo mantener el coche en la pista. Los problemas de motor de Leclerc habrían sido menores para el equipo si el otro piloto de la Scuderia hubiera estado donde tenía que estar. En Bahréin, Vettel no sirvió ni siquiera de escudero cuando las diferencias con Mercedes era suficientemente grandes. Quien mejor sabe que no está haciendo bien las cosas es el propio Vettel. Acabó hundido tras finalizar en una decepcionante quinta plaza. “Lo he pasado mal. Me ha costado mantenerme en la segunda posición, comentó tras la carrera.

La conclusión que se puede sacar de este gran premio es que Ferrari ha perdido una oportunidad de oro para devolver a Mercedes lo ocurrido en Australia. Los dos pilotos han sido el ‘ying’ y el ‘yang’. Uno está demostrando que va camino de ser la próxima estrella mundial mientras que otro hace el rídiculo y sigue cometiendo errores infantiles que al final de temporada salen caros. El propio Fernando Alonso ya postulaba a Leclerc como el favorito de este mundial y no es para menos. Para los más mal pensados o soñadores, la imagen del asturiano hablando con Mattia Binotto en Bahréin ¿podría verse en el futuro después de los continuos errores de Vettel? El tiempo dirá. Pero si esto sigue así, al alemán se le acaba el crédito en Maranello si es que le queda algo.

Vía Elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)