Dic 122014
 

El español fue presentado en Woking, la sede de la escudería británica con Button como compañero y con el tercer título como objetivo

22_trofeo_320[1]Ganaremos juntos. Es la frase que convenció al luchador. Sonrisa y barba de muchos días, pero con traje gris, camisa blanca, como un soldado que recibe su homenaje. Y discurso fino, hilado, con apoyos de leyenda, mirando a la cara del hombre que ahora le debe devolver a su sitio, darle todo lo que le quitó. Fernando Alonso, en Woking, su nueva casa, junto a Ron Dennis, feliz, esperanzado, con la palabra victoria intentando abrirse paso entre los muros de Paragon. Alonso, McLaren, Honda… ya es oficial. Al fin se hicieron la foto juntos.

Y con Button, dos campeones. Otra vez. Los más veteranos, experiencia al poder, juventud a esperar turno. Así se lo dijeron a Magnussen cuando Jenson finalmente firmó en la noche del miércoles al jueves. Barba de meses y el joven talento al banquillo. Empieza mandando Alonso. Detalles en el regreso.

Se confirma así la noticia adelantada por AS el 8 de noviembre como primicia mundial, cuando aseguramos con total certeza que el español ficharía por McLaren con el mayor contrato de la historia de este deporte y porque le habían ofrecido garantías de contar con un monoplaza competitivo.

Y así será, llega con dos años y un tercero opcional, con un sueldo que le pondrá al frente de la lista de mejor pagados, se habla de algo más de 33 millones de euros anuales, cien por tres temporadas (13 ganará Button). El tercer título es el objetivo, la misión, la necesidad. Senna, el ídolo, la referencia, el espejo de aquel kart al que se subió con tres años. Ésta es la historia de más de un año de negociaciones, que inició Whitmarsh, continuó Dennis y Boullier, y que desde Honda dieron el empujón definitivo. Por ejemplo, más de 400 millones de inversión en su regreso a la Fórmula 1, con dos fábricas, en Japón e Inglaterra, dedicadas con un equipo de casi quinientas personas a trabajar en una unidad de potencia que debe funcionar. Y además McLaren, una escudería eficaz y eficiente, rápida, solvente, legendaria. Pero…

Un equipo en el que todo fue muy duro en 2007, del que Alonso salió huyendo, el mismo que ahora le ha reclamado. Ayer Alonso reconoció que con 25 años no se ven las cosas igual que con 30, Dennis dijo que la inmadurez de Hamilton también tuvo mucho que ver. Y la Prensa, claro. Ahora todo debe ser diferente. Es la última gran oportunidad. Y no hay otro objetivo que ganar.

No será fácil ya en 2015. El motor Honda aún está en una fase de desarrollo muy inicial, pero el coche terminará siendo rápido, aunque las averías serán un problema. Podios y algunas victorias serían un éxito. Otra cosa será 2016, señalado como el del asalto al título. Algo que podría haber hecho Fernando antes, con otras garantías. Ayer reconoció que tuvo ofertas importantes.

Por ejemplo de Red Bull, sobre todo de Mercedes. En Monza estuvo a punto de concretarse un intercambio con Hamilton, pero finalmente no llegó. Y en Japón siguieron las negociaciones y las reuniones con McLaren, con Honda.

Ya es tiempo de trabajar, de pensar en la victoria. Fue difícil dejar Ferrari, repitió otra vez Alonso, pero la necesidad de ganar supera cualquier sentimiento. Todo vuelve a empezar. Magia y suerte. Alonso, samurái sin dueño.

19_careto_alonso_320[1]

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)