Mar 172014
 

Discreto comienzo de la Scudería

1012091_686866898039170_778895391_n[1]“Querido James, estarás contento de saber que no hay nada nuevo… Vamos a por ello, ‘dad’”. En la prehistoria de la Fórmula 1, los mecánicos solían dejar una pegatina en el volante del monoplaza para avisar a su piloto de algunos cambios. A James Hunt, de particular psicología al respecto, los suyos le dejaron en una ocasión el anterior aviso. Si antes del Gran Premio de Australia en Ferrari hubieran hecho lo mismo con Fernando Alonso, habrían acertado. Nada nuevo, si pensamos en años anteriores.  Aunque no para estar precisamente contento.

 Porque nada cambia por ahora para el piloto español en esta nueva Fórmula 1.  Un año más, el F14 T se antoja el “cuarto o quinto coche de la parrilla” que hemos conocido en anteriores temporadas. “What a car you give me!” gritaba Nico Rosberg al final de la carrera. Alonso podría haber dicho lo mismo. En sentido opuesto, claro.

2011, 2012…

“Si mejoramos el coche rápidamente podemos aspirar al campeonato, si no, no podremos hacerlo…”, “obviamente no somos competitivos para luchar por los puestos de cabeza por ahora, es algo que ya sabíamos o esperábamos, o teníamos algunas ideas después de los entrenamientos invernales, y hoy (por este domingo) hemos confirmado que no somos competitivos”, “hay mucho trabajo por hacer, tenemos que estar más unidos que nunca, estoy seguro que hemos trabajado 24 horas al día antes de esta carrera, y ahora necesitamos trabajar 25, es la única manera de mejorar el coche y ganar carreras…”.

Andrea Stella y Fernando Alonso antes de la carrera.Andrea Stella y Fernando Alonso antes de la carrera.

Eran declaraciones de Alonso el sábado de la primera cita de 2012, aunque podrían valer perfectamente para el 'post carrera’ de este domingo. "Puede resultar absurdo a estas alturas, pero Ferrari debería concentrarse en el coche de 2012, la diferencia con Red Bull es una eternidad”. Exactamente un año antes  Flavio Briatore se descolgó con aquel premonitorio consejo. Y cuando en 2013 se empezó competitivamente, el monoplaza italiano se quedó parado a medida que avanzaba la temporada.

Los fantasmas del pasado vagando por el box de Ferrari

Velocidad máxima en recta, ritmo medio por vuelta… En comparación al W05 de Mercedes, el F14 T se antojaba esa “liebre y tortuga” de la que hablaba Ron Dennis recientemente. Pero que Daniel Ricciardo hubiera completado 845 kilómetros en la pretemporada y Sebastian Vettel 866 por los 2698 de Alonso…  Descalificación aparte, el RB10 parecía un monoplaza muy superior durante todo el pasado fin de semana. Daniil Kvyat y su Toro Rosso terminaron a siete segundos de Kimi Raikkonen. Sin olvidar que acompañó abandono de Hamilton, y también el error de Valtteri Bottas, que se hubiera 'comido' al español de no mediar su pinchazo.

“Hemos llegado a “cuarenta segundos”, “hemos tirado a tope, todas las circunstancias nos han permitido no ahorrar gasolina, de manera que lo que hemos hecho es lo que hay".  En semejante contexto, la sentencia final de Alonso resultaba demoledora. Resultaba inevitable ver vagar por el box de Ferrari los mismos fantasmas del pasado ¿Estamos ante la misma situación que en temporadas anteriores?

El 'aviso' de Montezemolo

Como ese aspirante al Tour que en plena subida al Alpe d´Huez esconde su pulsómetro al rival para ocultar su ritmo cardíaco, se antoja que tendremos pocas pistas de las debilidades técnicas entre los fabricantes. En el caso de Ferrari ¿combina fiabilidad a una potencia no suficiente frente a Mercedes? ¿Cómo transmite esa potencia a las ruedas la combinación de motor eléctrico y térmico? ¿Resulta esa entrega  suficientemente manejable para los pilotos? ¿Consume demasiado el propulsor italiano? ¿O su nivel actua responde solo una fase juvenil en su plan de evolución?

Kimi Raikkonen siendo perseguido por el Williams de Bottas.Kimi Raikkonen siendo perseguido por el Williams de Bottas.

Pero puede haber otras áreas, ¿ha sido más o menos conservador el equipo técnico de Maranello al interpretar el reglamento en materia de motores respecto a Mercedes? ¿A nadie le extraña –por lo inusual- la llamada de Luca de Montezemolo a la FIA en su 'Carta a los Tiffosi' de la pasada semana?: “Espero que la FIA esté vigilante- estoy seguro que lo hará- para evitar trucos, que también han ocurrido en el pasado, pero no deben ocurrir de nuevo por el bien del deporte”. A estos niveles, ya saben, nadie da puntada sin hilo. Y quizás por esta banda escuchemos más 'ruido' en el futuro.

Una temporada diferente a todas las anteriores

A pesar de todo, conviene no fijar precipitadamente la foto del campeonato que acaba de iniciarse. Las temporadas anteriores refinaban un reglamento con ligeras modificaciones, pero con una misma base técnica. Hoy, nos encontramos en los inicios de una nueva tecnología, de amplia evolución por delante. También para Ferrari, que tuvo la virtud de llevar sus dos monoplazas a la meta. Este año puede ofrecer saltos cualitativos desconocidos según parámetros anteriores, y el equipo italiano todavía debería contar con un gran recorrido en el F14 T.  Porque en Melbourne volvió a confirmar esa eficacia operativa de 2013.

Kimi Raikkonen minutos antes de prepararse para la carrera inaugural.Kimi Raikkonen minutos antes de prepararse para la carrera inaugural.

Por otro lado, el Gran Premio de Australia nos ha confirmado que los apriorismos no sirven de mucho. Pocas vueltas duraron Hamilton y Vettel. Que se lo pregunten a Red Bull, por ejemplo, capaz de ofrecer una imagen radicalmente diferente a la esperada. O a Toro Rosso. En esta nueva Fórmula 1, cualquiera puede caer en cualquier momento. Y también subir…

Raikkonen, de momento, una sombra

A Fernando Alonso le queda el consuelo de haber borrado del mapa a su compañero de equipo durante los tres días de Melbourne. Si Ferrari quería que Raikkonen 'metiera el cuerno' a su compañero, tendrá que esperar. Cierto es que el finlandés ha sido lastrado en una pésima pretemporada por cuestiones de fiabilidad, pero parece que su instintivo pilotaje no se encuentra cómodo con el estilo de estos nuevos monoplazas. Si Ferrari hubiera que priorizar a uno de sus pilotos avanzada la temporada, cada carrera que se supere al rival en estos primeros compases será una pequeña victoria.

El Gran Premio de Australia solo es la primera carrera de una temporada diferente en tantos sentidos. Por ello, ojala en la mente de alguien en particular no esté rondando una sombría idea : “Otro año perdido…”.

Vía Javier Rubio para el Confidencial.com

Share

  2 Responses to “El rojo Ferrari se torna gris en los comienzos de 2014”

  1. Ya por las experiencias pasadas es inevitable no pensar en “otro año perdido” y más visto que tenemos fiabilidad pero no hay potencia ni velocidad en rectas … pero estamos claros aun es el comienzo hay que esperar pero no puede ser que sigamos teniendo tanta distancia con respeto a el mayor rival Mercedes 1,5 a 2seg … Alo llegó a casi los 40 segundos en relación con Rosberg al terminar la carrera tantos años y aún seguimos así? Algo falta siempre en maranello ahora que parecemos tener una aerodinámica presentable entonces se cae lo demás donde antes teníamos toda la ventaja … es frustrante y indignante … Yo digo que le daré hasta Bahrein de plazo a ver como van evolucionando con diferentes circuitos lo cierto es que si no mejoramos la velocidad punta en Malasia vamos a sufrir y mucho!!!

    • Sí Mary, por el bien de ellos y el nuestro mismo, así como del propio deporte en sí, será mejor que esto sea tan solo una cosa puntual. Si cambiamos el dominio de Red Bull por el de Mercedes y además se unen al pelotón escuderías que según la lógica historía deberian estar por debajo de Ferrari, entonces es cuando sería de pena. Dejemos pasar el tiempo y miremos que va sucediendo. Un saludo amiga y gracias por regresar, un placer volver a leerte.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)