Abr 042019
 

El MCL34 fue el único monoplaza que ganó velocidad, en comparación con 2018, en todos los sectores del circuito de Sakhir

Había sido la principal seña de identidad de McLaren los últimos cuatro años. Cada carrera del Mundial de Fórmula 1, los monoplazas de Woking ocupaban las últimas posiciones en la rampa de velocidad máxima.

Un déficit que terminó causando el divorcio con Honda, si bien no fue hasta la llegada de Renault cuando los ingenieros al sureste de Gran Bretaña fueron conscientes que era necesario cambiar 180º la filosofía aerodinámica del monoplaza si querían progresar en la parrilla.

Largos meses de desarrollo y evolución bajo la batuta de Pat Fry y Peter Prodromou que se pudieron contemplar desde la presentación del MCL34, con un aumento de la distancia entre ejes, reducción del rake o las sustitución de la aleta de tiburón por una joraba, entre otros muchos detalles técnicos, en un claro intento por reducir la resistencia al avance y primar la velocidad en recta y curva rápida.

Un trabajo cuyos frutos comenzaron a recopilarse en Albert Park, con Carlos Sainz anotando la quinta mejor velocidad punta a escasos dos kilómetros del registro marcado por Sergio Pérez, pero que precisaba de un trazado más convencional como Sakhir, con largas rectas, para verificar que el drag (resistencia aerodinámica experimentada por un objeto que viaja a través del aire) ya no supone un lastre en el rendimiento del McLaren.

El MCL34 fue el único coche que ganó velocidaden comparación con 2018, en todos los sectores del circuito ubicado en la costa este del golfo Pérsico, sobresaliendo por encima del resto el tercer sector, donde nadie pudo superar los 300,5 kilómetros por hora que inscribió el coche de Carlos Sainz y Lando Norris en la línea de meta gracias a una mejora de 11,7 kilómetros por hora.

Prosiguiendo con este análisis, el coche de Woking fue el tercero más raudo a su paso por el final del primer sector (249 kilómetros por hora), sólo superado por Ferrari (250,6 kilómetros por hora) y Alfa Romeo (249,2 kilómetros por hora), mientras que en la conclusión del sector central sólo el Cavallino Rampante con 272,4 kilómetros por hora fue más veloz que el monoplaza de color naranja papaya (272,1 kilómetros por hora).

“El MCL34 es un paso adelante en cada aspecto del coche. Tiene más agarre y es menos lento en las rectas. El motor es un paso grande adelante. En general, como paquete, el coche está en la dirección correcta”, afirmó Fernando Alonso tras completar 64 vueltas en los test post Gran Premio de Bahréin 2019.

“El coche frena bien, tenemos buena velocidad punta. Hay que seguir trabajando en la carga aerodinámica, ahí está Ferrari muy por delante”, apuntó Sainz después de lograr el séptimo mejor crono en la clasificación del Gran Premio de Bahréin 2019. Progresar. Algo que se espera hacer en el Gran Premio de España 2019 y que el año pasado no pudieron conseguir.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)