Abr 152015
 

Fernando Alonso ya tiene parroquia en Woking

1429009924_extras_portadilla_3[1]A pesar del ritmo del actual ritmo del MP4-30 y de que le es imposible por el momento superar a otros coches que no sean los Manor, Fernando Alonso está teniendo una buena adaptación en su regreso a McLaren. No se trata ya de la relación con Eric Boullier, director deportivo, que es excelente y con el que se le ve en actitud confidente a menudo, sino con sus técnicos cercanos, el grupo fuerte que se encarga de su coche. "El oscuro y malhumorado piloto que envenenó Ferrari", como ha proclamado Niki Lauda estos días, no se aprecia luego en los boxes de los equipos por donde pasa.

A Fernando siempre le ha gustado crear un vínculo especial con sus ingenieros más próximos y con estos suelen conectar a la perfección. Su primer técnico de pista en Renault, hoy con un alto cargo en el organigrama de Red Bull, Paul Monagham, sigue siendo un amigo personal y queda con él a menudo fuera del circuito. Tanto ocurre con gente de Ferrari, como Maximo Rivola, mánager de Ferrari, al que conoció en sus días de Minardi. O con Andrea Stella, que no ha dudado en seguirle a McLaren después de toda su vida en Maranello.

No es cierto que el ambiente en torno a él sea irrespirable y eso lo saben muy bien sus compañeros en Ferrari, con los que sigue quedando a montar en bicicleta o a cenar a menudo. Otra cosa es que a los altos responsables de la marca les cante las cuarenta cuando cree que las cosas no van bien y siempre con el objetivo de la mejora a la vista. Esa implicación que un Kimi, por ejemplo, no ha tenido ni un solo día de su vida en el trabajo

Volviendo a McLaren, Fernando ya encuentra parroquia. El sábado en Shanghái, tras la calificación en la que dio las dos primeras vueltas del día en la sesión definitiva, por la avería de la mañana, el asturiano quedó muy sorprendido. Al entrar a la reunión técnica, sus ingenieros rompieron espontáneamente en un aplauso. El piloto no sabía muy bien a qué se debía la celebración o si era una broma. Le sacaron de dudas al decirle que nadie se creía que, sin un solo reglaje y a ciegas, hubiera podido quedarse a milésimas de Jenson Button.

Fernando Alonso se gana a McLaren

Con cierta vergüenza, Fernando luego pensaba la diferencia con el año pasado en Ferrari, donde pese a conseguir dos podios y a batir continuamente a otro campeón del mundo como Raikkonen, de forma abrumadora y el ambiente era fúnebre y con exigencias absurdas por parte de Marco Mattiacci, que nunca le reconoció nada.

Boullier comentaba ayer: "Es verdad que siempre hace falta un tiempo para encajar las piezas y crear buen ambiente, pero me sorprende que en el caso de Fernando sea tan rápido. En ese sentido es muy positivo para el trabajo que tenemos por delante", dice el galo. El ogro del que se dice que es imposible trabajar a su lado no es tal. Incluso ayer ante de la carrera, Fernando volvía a coincidir con un hombre de Ferrari y bromeaba con él a carcajadas. Ese es todo el mal ambiente del que se habla.

Alonso, tras el 'drivers parade' del GP de China /Foto: RV Racingpress

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)