Dic 182021
 

Lewis Hamilton deja de seguir a la Fórmula 1 en Instagram además de no presentarse a la gala de la FIA

Lewis Hamilton deja de seguir a la Fórmula 1 en InstagramCuando se le preguntó si alguna vez pensó en dejar la Fórmula 1 después de disfrutar de tanto éxito en el deporte, Lewis Hamilton lo tenía claro en ‘Sky Italia’: «Ese pensamiento me pasa a menudo. Es como una ola que viene y va«, contestaba el británico. «Ha habido muchas ocasiones en los últimos cuatro o cinco años en las que no sabía si todavía quería intentarlo, sacrificarme con el entrenamiento a costa de la vida personal. Hay otras cosas que me gusta hacer. Tantas cosas que me gustaría probar…». ¿Primera pista de una posible retirada de Hamilton si lograba su octavo título?

«En un período de tiempo bastante largo, tu carrera automovilística se convierte en solo una pequeña parte, hay mucho tiempo para retirarse. Se trata de encontrar el equilibrio. Me pregunto a mí mismo si todavía entreno como si fuera un niño, si todavía obtengo grandes resultados y si todavía tengo hambre. Si me encuentro más lento, sin fuerzas para entrenar y desmotivado, entonces sabré que es hora de parar«.

Una semana después, y tras terminar el campeonato y perder el título frente a Max Verstappen en polémicas circunstancias, parece que esa ola de la retirada ha ganado fuerza. Recien terminado el GP de Abu Dabi, en las entrevistas a los tres pilotos del podio dejaba su futuro en el aire: «Veremos qué pasa el año que viene«. Segunda pista. La tercera sobre esa posible retirada la dio el propio Toto Wolff en su primera entrevista después del desenlace del Mundial. Aunque siempre hay que tomar con cautela ese tipo de declaraciones que se dicen en el calor de una derrota, pero no deja de ser significativo que, sin ser preguntado por ello, el jefe de Hamilton alertara sobre una posible marcha de su piloto de la Fórmula 1.

¿Venda antes de la herida?

«Lewis y yo estamos desilusionados en este momento«, comenzó su discurso el ‘team principal’ del equipo Mercedes. «Amamos este deporte, pero cuando ves que lo relevante ya no es el cronómetro sino una toma de decisiones al azar, empiezas a preguntarte si todo el trabajo que has estado haciendo, todo la sangre, sudor y lágrimas vividas este año te las pueden quitar por una cuestión de azar», Wolff sabe medir muy bien sus palabras y utiliza ese eufemismo de ‘azar’ para evitar llamar a las cosas por su nombre, desde su posición: fue un robo en toda regla. Una venda antes de sufrir la herida de la posible marcha de su piloto de la Fórmula 1. «Espero que Lewis siga compitiendo, porque es el mejor de todos los tiempos. Supongo que su corazón le dirá ‘necesito continuar’, pero hay que superar el dolor que le causaron el domingo. Lewis es alguien con valores muy marcados y es muy difícil de aceptar que esto haya podido pasar».

Es muy significativo que, tras estas palabras, se supiera que Hamilton y Wolff no acudirían acudir a la gala de entrega de premios anual de la FIA a la que, por fuerza mayor, están obligados a ir por reglamento. Sorprende aún más cuando, tras un comportamiento impecable hacia su rival Max Verstappen, quiera mostrar su desprecio al poder deportivo. Pero también se trataba de un pulso a la autoridad, o sea, al nuevo presidente de la FIA, recién elegido el viernes.

«Con infracción no habrá perdón»

«Las reglas están hechas por seres humanos, pueden ser mejoradas y cambiadas. Las reglas están ahí para ser mejoradas. Sé que Lewis está muy triste por lo que pasó. En una palabra, diría que está roto«, declaraba Mohamed Ben Sulayem, el sucesor de Jean Todt. «Pero si hubo alguna infracción, no puedo decirlo. Solo hace unas horas que he sido presidente, no puedo dar respuestas sin volver a los hechos», dejando la puerta abierta a revisar lo acontencido en el GP de Abu Dabi.

Pero, a la vez, insinuaba que no se puede protestar por la aplicación errónea de unas normas e incurrir para ello en el incumplimiento de otras. El artículo 6.6 del Reglamento Deportivo de Fórmula 1 establece que «los pilotos que terminen primero, segundo y tercero en el campeonato deben estar presentes en la ceremonia anual de entrega de premios de la FIA». Ni el piloto británico ni Toto Wolff estuvieron presentes en la gala, aunque sí lo hizo James Allison en nombre del equipo campeón, Mercedes. Pero no Hamilton, que terminó segundo en el campeonato.

«Vamos a ver cómo están las reglas técnicas que aplican. ¿Cometió una infracción? Tengo que investigarlo. Por supuesto, también tendremos que seguir nuestras reglas. Pero, mientras tanto, eso no nos impide hacer que un campeón se sienta bien con el deporte. Es fácil y barato ser amable con la gente. Y también motivarla. Pero, definitivamente, si hay alguna infracción, no tiene perdón«, insinuando que Hamilton podría ser sancionado. Recuerda al caso de Ayrton Senna en 1989 con Jean Marie Balestre y el desenlace de aquel campeonato, en el que el brasileño fue sancionado, lo que le podría faltar a Lewis Hamilton si está cuestionando su continuidad en la Fórmula 1.

Los pulsos se pagan caros

Los pulsos a la autoridad deportiva salen muy caros, como en el caso de Ayrton Senna cuando amenazó con marcharse de la Fórmula 1 al sentirse robado en 1990 por el entonces presidente de la FIA, Jean Marie Balestre. El brasileño no ahorró palabras en su descrédito al poder político en línea muy parecida a la del dúo Wolff-Hamilton. Entonces, el brasileño, para mostrar que su órdago iba en serio, probó el Penske de Fórmula Indy de Emerson Fittipaldi para amenazar con su marcha. Pero en aquella ocasión Balestre ganó el pulso: o Senna se retractaba de sus palabras o jamás volvería a tener una licencia para competir en Fórmula 1. La humillación pública tuvo que escenificarla en su propia casa, en el Gran Premio de Brasil, cuando después de pedir perdón tuvo que recibir el trofeo de ganador de manos del propio Balestre.

Puede que Hamilton no supere a Schumacher como el piloto con más títulos de la historia. Pero estadísticamente sí es el más grande, ya que a igualdad de títulos mundiales, el británico supera al alemán en victorias y poles. Aunque la estadística es un dato terriblemente relativo para juzgar méritos de pilotos que han competido en épocas diferentes, Hamilton ha demostrado en repetidas ocasiones que el tema le importa, y mucho. Es muy tentador llegar a este punto y decir: ‘Me voy, el poder político ha hecho todo lo posible para que no consiguiera batir todos los récords’. El victimismo es un terreno en el que Hamilton se ha movido muy cómodo.

Hamilton ha mostrado tener muchas otras inquietudes vitales y emocionales que van más allá de la Fórmula 1. El innegable desgaste mental que producen los muchos años que lleva ya en la brecha y esta oportunidad de marcharse de un portazo con una coartada de ‘persecución’ hecha a su medida, podrían ser factores tremendamente decisivos. Cuando Senna echó el pulso a Balestre, tenía mucho por conseguir. Lewis Hamilton necesita cualquier cosa menos humillarse ante Ben Sulayem.

Vía Elconfidencial.com

Share

  3 Responses to “¿Se retira Lewis Hamilton de la Fórmula 1 o es otra pataleta?”

  1. Personalmente no lo echaría de menos, al menos no habría un criajo que si no le dan el caramelo que quiere se pone enfadado.

    • A ese lo que le gusta es que hablen de él y como este año no se iba a hablar más que de Max pues ´se tenía que sacar algo de la manga para cobrar protagonismo…En fin, como siempre m´s de lo mismo. Saludos amigo

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)