Mar 192014
 

Ricciardo, descalificado, pierde su segunda posición del podio

10013869_667430576636768_747813056_n[1]La sanción a Ricciardo consistente en la perdida de los resultados obtenidos en la prueba; cinco multas económicas impuestas por exceso de velocidad en la calle de boxes –a Williams, McLaren, Toro Rosso y Marussia-; el retraso de cinco posiciones en parrilla a Bottas y a Gutiérrez por sustitución de la caja de cambios; así como dos sanciones a Grosjean –condenado a tomar la salida desde la calle de boxes y un posterior drive-through-; además de varias investigaciones que se saldaron sin sanción, completan el elenco de veredictos dictados por los comisarios en la primera prueba de la temporada.

La disputa en tierras australes de la primera cita del campeonato 2014 ha deparado una prolija actuación por parte de los comisarios deportivos que, siguiendo la tónica de años precedentes, son nombrados por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para velar por el cumplimiento de la reglamentación que rige la categoría reina y que, sin duda, tendrán especial tarea en la presente campaña debido a la profunda modificación del reglamento técnico, así como de la puesta al día del reglamento deportivo.

El cuarteto de comisarios para la primera cita de la temporada 2014, estuvo formado por el alemán Gerd Ennser – administrador permanente en todas las rondas del campeonato DTM alemán desde el año 2006 y comisario en Grandes Premios desde el año 2010–; por el norteamericano Tim Mayer –comisario internacional que desempeña labores en el Campeonato del Mundo de Resistencia, en el Campeonato del Mundo de Turismos, en el Campeonato del Mundo de GT1, así como en varias fórmulas junior–; por el australiano, Steve Chopping– Presidente permanente de Comisarios para el Campeonato V8 Supercar–; y, por último, para cumplir con las funciones de comisario piloto, intervino el expiloto de Fórmula 1 Emanuele Pirro. La figura de comisario piloto, ya habitual, no busca otra cosa que otorgar a las resoluciones el punto de vista más subjetivo de un experimentado piloto.

El piloto italiano no disfrutó de una larga trayectoria en Fórmula 1, de hecho, solo estuvo enrolado en el Gran Circo entre las temporadas 1988 y 1991. Fue probador de McLaren antes de debutar oficialmente a los mandos de un Benetton, donde logró obtener su mejor resultado (quinta posición en el GP de Australia). Al año siguiente pilotó para el equipo BMS Scuderia Italia.

Desterrada la opción de seguir en Fórmula 1, Pirro adquirió fama mundial participando en campeonatos de turismos, superturismos y prototipos, donde obtuvo nada menos que cinco victorias en las míticas 24 Horas de Le Mans (años 2000, 2001, 2002, 2006 y 2007) pilotando un Audi R8 LMP. Además, ha logrado dos victorias en las 12 horas de Sebring, y una en las 24 horas de Daytona. Ha sido vencedor del campeonato alemán de turismos, así como bicampeón del correspondiente campeonato italiano, además de triunfador en las 'American Le Mans Series'.

 
Emanuele Pirro junto a Ivan Capelli, periodista de la RAI, en el paddock de Alber Park

 

LAS SANCIONES

Sin ninguna duda, la sanción más contundente del fin de semana en Albert Park, y de las más importantes de los últimos Grandes Premios, fue la que los comisarios impusieron al piloto del equipo Red Bull Racing, Daniel Ricciardo, al que despojaron de todos sus resultados el domingo después de subir al segundo escalón del podio.

Los comisarios, después de haber recibido un informe del delegado técnico y de haber dado audiencia al representante del equipo de la bebida energética, dictaron una sanción que, provista de una extensa argumentación, determinó que por parte del equipo de Milton  Keynes se había contravenido lo dispuesto en el artículo 5.1.4 del Reglamento Técnico de la Fórmula 1 que establece que “El caudal máximo de combustible no debe superar los 100 kg/h”.

El sensor de flujo de combustible homologado por la FIA ofrece a los representantes del delegado técnico la lectura del caudal de combustible, habiéndose detectado irregularidades en el sensor del RB10 del australiano que obligó al equipo a sustituir dicho sensor para la jornada del sábado, si bien, dado que las lecturas del medidor de flujo continuaban siendo superiores a lo permitido y entendiendo que era poco fiable, la formación de Milton Keynes decidió volver a utilizar su sensor primigenio para la carrera, aunque, según los comisarios, sin atender a las recomendaciones del representante técnico de la FIA (la Directiva Técnica 01614, de 1 de marzo de 2014, establece la metodología que utilizará el sensor , y, en caso de fallar el mismo, el método por el cual el modelo alternativo podría ser utilizado)

Ya durante el desarrollo de la prueba, el representante técnico que controlaba la telemetría del RB10 observó que el flujo de combustible era demasiado alto, por lo que se lo comunicó al equipo, dándoles la oportunidad de resolver esa situación y adaptarse a la normativa, si bien, el equipo confiando en sus propias mediciones optó por no realizar tal corrección, lo que a la postre acarreó la sanción.

El propio director del equipo, Christian Horner, declaró: "Se nos informó (para reducir el flujo), y les informamos de que teníamos serias preocupaciones sobre sus sensores. Hemos creído en nuestra lectura, de lo contrario era una situación en la que estarías reduciendo cantidades significativas de potencia en el motor en un momento en que creemos que cumplimos plenamente la normativa".

Además, el equipo de comisarios sentenció que se había producido una infracción del artículo 3.2 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, que establece que “los equipos deben asegurarse de que sus monoplazas cumplen con las condiciones técnicas y de seguridad a lo largo de los entrenamientos y en la carrera”, en definitiva, imponen la obligación al equipo de garantizar el cumplimiento del Reglamento Técnico a lo largo de todo el evento. 

Por su parte, el equipo Red Bull anunció su disconformidad con la sanción al entender que se trata de un error en la calibración del sensor y, por tanto, han apelado la resolución. Horner, convencido de que su monoplaza se ajusta al reglamento, ha manifestado que los sensores "son problemáticos y creemos que no se puede confiar al ciento por ciento en los datos que refleja".

Daniel Ricciardo junto a Lewis Hamilton

 

EXCESOS DE VELOCIDAD EN EL PIT-LANE

En otro orden de sanciones, las primeras de la temporada no se hicieron esperar y así, las dos sesiones de entrenamientos libres disputadas en la jornada del viernes se saldaron con sendas multas pecuniarias por exceso de velocidad en el pit lane. También durante la segunda sesión y durante la clasificación algún equipo recibió la oportuna multa.

El artículo 30.12 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1 dispone que “se impondrá un límite de velocidad de 80 Km/h en el pit-lane durante todo el evento. Sin embargo, este límite podrá ser modificado por los comisarios después de una recomendación del Delgado de Seguridad de la FIA”. Esta última circunstancia precisamente acontece en Albert Park, dado que, el límite de velocidad se establece en los 60 km/h.

Continua el artículo indicando que “cualquier equipo cuyo piloto exceda el límite durante cualquier sesión de práctica será multado con 100 euros para cada kilómetro por hora por encima del límite, hasta un máximo de 1.000 euros". Sin embargo, de conformidad con el artículo 18.1 de los comisarios pueden infligir una pena adicional si sospechar un piloto iba a alta velocidad con el fin de obtener algún tipo de ventaja.

Como vemos, además de establecer el límite máximo de velocidad, la reglamentación viene a regular la sanción pecuniaria que debe de ser impuesta al equipo cuyo piloto infrinja esta norma.

En aplicación del referido artículo 30.12 (que a buen seguro tendrá mucha presencia en estas páginas a lo largo de la temporada), los comisarios impusieron la multa en su grado máximo, es decir 1.000 euros, al equipo Marussia F1 Team, cuando en la primera sesión de entrenamientos libres el MR03 de Jules Bianchi, circuló por la calle de boxes a 78,9 km/h. 

En la misma sesión, el piloto brasileño del equipo Williams, Felipe Massa, transitó por el pit-lane a 67,6 km/h, por lo que los comisarios resolvieron imponer a la formación de Grove una multa 800 euros. Igualmente el radar de la calle de boxes detectó al otro piloto de la formación de Grove, Valtteri Bottas, circulando a 64,5 km/h, por lo que el equipo recibió otra multa; esta vez de 500 euros.

Ya en la segunda sesión de clasificación, 600 euros fueron impuestos a la escudería Toro Rosso cuando el STR9 del ruso Daniil Kvyat circuló por el pit-lane a 65,2 km/h. Y por último, durante la clasificación el equipo McLaren Mercedes recibió una multa de 200 euros al haber sido detectado el MP4-29 del debutante Kevin Magnussen circulando por el pit-lane a 61,1 km/h.

Felipe Massa tuvo que abandonar la carrera del GP de Australia

 

SUSTITUCIÓN DE CAJA DE CAMBIO

Dos pilotos, el ruso del equipo Williams Valtteri Bottas y el mexicano del equipo Sauber, Esteban Gutiérrez, fueron sancionados con la pérdida de cinco posiciones en la parrilla de salida al haber sido reemplazada la caja de cambios de sus respectivos monoplazas antes de que hubieran transcurrido las seis carreras consecutivas que contempla el reglamento. Este es el nuevo límite fijado para la presente campaña, frente a los cinco Grandes Premios de la pasada temporada.

El artículo 28.6 a) del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1 señala que "cada piloto no puede usar más de una caja de cambios durante seis eventos consecutivos en los que su equipo compita. Si un piloto utiliza una caja de cambios de sustitución se le retrasará cinco posiciones en la parrilla de salida en ese evento y otras cinco puestos cada vez que se utiliza una caja de cambios más".

La propia disposición viene a matizar que, a estos efectos, un evento estará comprendido por la tercera sesión de entrenamientos libres, por la sesión de calificación y por la propia carrera, por tanto, cualquier cambio realizado durante la primera y la segunda sesión de los entrenamientos libres carece de repercusión a efectos sancionadores. Una caja de cambios se considerará que se ha utilizado una vez el tiempo transpondedor del coche ha demostrado que ha dejado el pit-lane.

Esteban Gutiérrez durante la jornada del sábado en el GP de Australia

 

ROMAIN GROSJEAN, DOBLEMENTE SANCIONADO

Otro piloto sancionado por razones bien diferentes fue Romain Grosjean, si bien, en su descargo, hay que indicar que la doble sanción recibida debe ser atribuida a sendos fallos cometidos por el equipo Lotus, antes incluso del comienzo de la carrera. Así, los comisarios, después de haber recibido un informe del delegado técnico, consideraron que la formación de Enstone durante el régimen de parque cerrado, y a pesar de que la actuación sobre el monoplaza contaba con la aprobación del propio delegado, instaló piezas diferentes a las originariamente usadas, aparte de llevar a cabo una modificación de parámetros y de configuración de la suspensión, que contraviene el artículo 34.6 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, lo que acarreó una sanción al piloto consistente iniciar la carrera desde el pit-lane.

El mencionado artículo 34.6, establece que “un equipo no podrá modificar ninguna parte en el coche o realizar cambios en la puesta a punto de la suspensión mientras el coche está detenido en condiciones de parque cerrado. En el caso de una violación de este artículo, el piloto en cuestión deberá comenzar la carrera desde el pit lane…”.

Pero el desaguisado del equipo Lotus no quedó ahí, dado que, pese a la sanción recibida, el equipo permitió que su piloto abandonara el garaje y realizara una vuelta de reconocimiento antes de la señal de 15 minutos, infringiendo así lo regulado en el artículo 23.7 de Reglamento Deportivo de la Fórmula 1 cuyo tenor literal es el que sigue: “Cualquier piloto que tenga que iniciar la carrera desde el pit lane no puede pilotar fuera de la zona de garaje hasta que se haya dado la señal de 15 minutos y deberá parar en la línea del carril rápido…”. Por esta infracción y de conformidad con el artículo 16.3 del Reglamento Deportivo, al piloto francés le fue impuesto un drive-through.

Romain Grosjean en el pit-lane de Albert Park

 

OTRAS ACCIONES INVESTIGADAS

Los comisarios presentes en tierras australes llevaron a cabo otras investigaciones que finalmente no fueron merecedoras de sanción. Así, tanto Sebastian Vettel como Kevin Magnussen fueron sometidos a investigación después de la clasificación por una presunta omisión de las banderas amarillas presentes en la pista, vulnerando así el artículo 2.4.5.1, apartado b) del Apéndice H del Código Deportivo Internacional, que regula el uso de las banderas amarillas utilizadas en los puestos de comisarios de pista y las obligaciones de los pilotos cuando las mismas son mostradas; además, también, del artículo 1 del capítulo 4º del Apéndice L del Código Deportivo internacional que en cuanto a la observancia de las señales, que regula el "código de conducta en la conducción en circuitos" en cuanto al respeto a las señales, viniendo a señalar que "todos los pilotos deben cumplirlas".

Tras las investigaciones pertinentes, los comisarios resolvieron no imponer sanción a ninguno de los pilotos dado que, con apoyo en la telemetría se demostró que pese a la presencia de las banderas amarillas y debido a las condiciones cambiantes de la pista (llovía), los pilotos habían reducido lo suficiente su ritmo y los monoplazas estaban totalmente bajo su control.

También estuvo bajo investigación después de la sesión de clasificación el piloto del equipo Ferrari, Fernando Alonso, que presuntamente había obstaculizado al piloto mexicano de Sauber, Estéban Gutiérrez, en la primera curva, violando así el artículo 31.7 del Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, que prohíbe cualquier tipo de obstrucción a otro piloto. Los comisarios después de haber escuchado a los pilotos y de haber examinado las pruebas de video decidieron no imponer sanción alguna al entender ajustada a reglamento la acción del piloto español.

Por su parte, Kamui Kobayashi, piloto del equipo Caterham, fue investigado al finalizar la carrera por haber provocado una colisión contra el Williams de Felipe Massa en la primera curva de la carrera, si bien, ninguna medida fue tomada contra el japonés, dado que, después de las entrevistas con los pilotos y de los representantes de los equipos y, en especial, de la revisión de los datos técnicos, los comisarios determinaron que el incidente tuvo su origen en un fallo técnico grave completamente fuera del control del piloto.

Así quedó el CT05 de Kamui Kobayashi tras el golpe con el FW36 de Felipe Massa

Vía cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)