Oct 022012
 

Es una maniobra ambiciosa y arriesgada, el fichaje de Lewis Hamilton va a revolucionar la Fórmula 1, pero también supone una apuesta en su carrera que va más allá de lo meramente deportivo

Con diez años, Hamilton le pidió un autógrafo a Ron Dennis en los premios Autosport BRDC Awards, una noche de diciembre. “Algún día quiero correr para usted”, le dijo. Como por entonces McLaren ayudaba a jóvenes pilotos, al poco tiempo aquel niño entró en la órbita del equipo británico. Hasta hoy. ¿Por qué Hamilton ha dejado el único equipo de su vida que, además, le garantizaba competitividad y triunfos?

La respuesta ha de justificarse en varios frentes. Uno, la necesidad de emanciparse deportiva y humanamente en la evolución personal que está viviendo Hamilton. Dos, el aspecto económico, en el que se incluiría una mayor libertad comercial que la disfrutada en McLaren. Y tres, una apuesta a largo plazo con Mercedes, especialmente a partir de 2014.

La emancipación vital

Muchos pilotos no han podido soportar el ambiente tan reglado y asfixiante que, en determinados aspectos, se vive en el equipo británico, latente la sombra y personalidad de su 'alma mater', Ron Dennis. Que le pregunten a Raikkonen, Montoya o Alonso, por ejemplo. Es el único que ha conocido Hamilton. Para muchos en el equipo, sigue siendo 'The Kid'.

Hamilton ha vivido toda su vida personal y deportiva tutelada por McLaren. Y por su padre. Cualquiera que siga de cerca su evolución personal, aún con 27 años, podrá percibir que Lewis está en pleno proceso de cambio. Comenzó con su progenitor, de quien se emancipó profesional y personalmente en 2010. Su relación con Nicole Scherzinger, varios años mayor que él, ha sufrido muchos altibajos, pero está influyendo de manera decisiva en esta etapa de su vida, y abriéndole a nuevos horizontes vitales. La cantante americana ha introducido a Hamilton en unos ambientes que parecen deslumbrar al británico. Resulta curioso leer algunos de tuits con el lenguaje y la comunicación de estilo rapero.

Ya a finales de una turbulenta temporada 2011 Hamilton reconocía necesitar una nueva etapa en su vida, incluso envidiando la estabilidad emocional y el círculo personal de su compañero Button. En general, el británico parece estar avanzando hacia otros horizontes vitales. La marcha a Mercedes podría suponer el último paso en este proceso de emancipación vital que Hamilton está viviendo, a la búsqueda otro entorno humano y profesional diferente en el que creció. Salvando las distancias, en un caso similar al de Fernando y Renault en 2006.

La “explosión” comercial

En el plano comercial, la libertad en McLaren es mínima para gestionar acuerdos personales en este terreno. Por el contrario, se carga al piloto con una gran actividad promocional, reflejada en un contrato diferente al deportivo. El mismo Lewis Hamilton ya apuntó el pasado año que quería reducir sustancialmente este apartado. Pero parece que también quiere ampliarlo en otros sentidos. Aquí, Hamilton se ha aplicado al famoso “show me the money”…

La entrada en juego de la compañía XIX Entertainment ha representado otro aspecto crucial en el salto de Hamilton a Mercedes. Su fundador, Simon Fuller, es un visionario del mundo del “show business” sin experiencia previa en la Fórmula 1 con pilotos hasta comenzar su relación con Hamilton, pero relacionado con Madonna, Spice Girls, el matrimonio Beckham y otras estrellas mediáticas. Y, sobre el papel, Fuller quiere convertir la marca “Hamilton” en un icono global a la altura de los anteriores, con todas sus repercusiones e implicaciones comerciales y mediáticas. McLaren representaba un 'corsé' del que ahora se libera. En cierto modo, el fichaje por Mercedes representa el triunfo de la visión que Fuller le ha presentado a Hamilton, y cuyas repercusiones veremos en los próximos años.

Todo ello, por supuesto, al margen de las demandas económicas que Mercedes haya satisfecho. Porque desde los inicios de las negociaciones entre McLaren y Hamilton, el equipo británico siempre anunció que no podría satisfacer el listón de su contrato anterior, dadas las actuales circunstancias económicas. A pesar de todo, en Singapur se filtraba la disposición de McLaren para subir su oferta, e incluso el pasado fin de semana se confiaba que Hamilton seguiría en el equipo, conscientes sus responsables de representar, además, la mejor garantía para ofrecer capacidad ganadora al británico. Algo que, hoy por hoy, en Mercedes es una incógnita.

La apuesta deportiva

Sin embargo, el tiempo lo dirá, la salida de Hamilton podría ser también un síntoma de la decadencia que se anticipa para McLaren. Con la más que previsible marcha de Vodafone –aunque será sustituida- el equipo británico también termina su acuerdo de colaboración con el fabricante alemán a finales de este año. A partir de 2014 entraran en juego los nuevos motores turboalimentados, factor clave de competitividad en esta nueva era de la Fórmula 1. Evidentemente, el equipo oficial de Mercedes tendrá una ventaja sustancial al respecto, un factor que Hamilton también habrá tenido en cuenta.

En lo dos últimos años, rumores desde las entrañas del fabricante alemán alimentaban las discrepancias en el seno de Daimler Benz sobre la presencia en la Fórmula 1. Mercedes apueste fuerte ahora. No solo se deshace de Michael Schumacher, a quien tuteló en los primeros compases de su carrera previa a la Fórmula 1, sino que, además de Hamilton, también incorpora a Niki Lauda, un hábil y duro gestor. Y con Ross Brawn al frente del equipo, Lewis Hamilton se la va a jugar.

En 2013 comenzará una nueva etapa para el británico en la Fórmula 1. De momento ¿Qué pasará con el título que todavía está en juego?

Vía Elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)