Jun 232019
 

Implacable Lewis, metió 16 segundos a Bottas. Leclerc completó el podio achuchando al finlandés y el madrileño fue sexto con un gran McLaren

Imagen“¡No noto bien los neumáticos!”. “¡Hay un problema en mi asiento!”. “¿Qué sucede con los cambios?”. Las típicas frase de Hamilton, también en su típico domingo: rodaba con 12 segundos de ventaja sobre su compañero, liderando el GP de Francia desde que se apagaron los semáforos, volando y gestionando su ritmo lo suficiente como para no tener un solo imprevisto en el retrovisor. Ganó Lewis, sexta victoria de 2019 y cuarta consecutiva. Se puso las botas, se merendó a Bottas y evidenció, una vez más, que en el garaje de Mercedes no hay quien le tosa. Pasó ciertos apuros para llegar escuchar ‘La Marsellesa’ a tiempo con su patinete. Quizás fue el único momento de estrés para el pentacampeón antes de arrassar Paul Ricard. 

Ni siquiera le inquietó la salida, donde pudieron pasar muchas cosas que no cuajaron. Leclerc llegó a emparejarse con Valtteri, Verstappen estuvo en condiciones de adelantar al monegasco y Sainz había superado al propio ‘Mad Max’ antes de alcanzar la primera curva. Tras la frenada se estabilizaron las posiciones con el madrileño quinto, dejando atrás a Norris, y con su McLaren fue a por todas frente al Red Bull sin premio. Vettel venía por detrás y no tardó en darles caza, pero Gasly, con el otro coche energético, se vino abajo con las gomas blandas. Un rival menos, y el francés protagonista en casa de su enésimo fracaso para acabar fuera de los puntos.

Fue Ricciardo el más sólido de los rivales de Woking, el australiano firmó con el Renault los mejores adelantamientos de la jornada. Destaca primero el que clavó contra su heredero en Red Bull después de las paradas en boxes en la recta partida de Paul Ricard, una pasada con muchísimas lecturas: qué diferencia de calidad entre los últimos compañeros de Verstappen, qué talento el de este australiano encerrado en un coche de segunda, qué potencia la del motor Renault y qué falta de prestaciones las de Honda.

Avanzaron las vueltas con un peligroso tren a partir de la octava plaza que no llegó a perturbar a Sainz, pero es que los dos McLaren ya tenían sus propios problemas. Ciertas dudas en el ‘viejo’ motor de Carlos y una avería con la dirección asistida de Lando les forzaron a correr con reservas, pensando que su mejor fin de semana en un lustro podía irse al garete por la fiabilidad, su punto débil a pesar de todo. El madrileño cruzó sexto la meta, pero el británico se vino abajo en la última vuelta y le pasaron Ricciardo, Raikkonen y Hulkenberg en una maniobra espectacular. Del séptimo al 10º, aunque Norris también se ha hecho mayor este fin de semana.

Delante, todavía a un mundo pero cada vez ‘menos lejos’, Hamilton continuaba su paseo por el monte de la Costa Azul. Bottas llegó finalmente a 16 segundos de su teórico rival por el título. Leclerc cerró el podio pisando los talones al finlandés con un monoplaza infinitamente inferior en esta pista, otro golpe en la mesa del Ferrari número 16, seguido de Verstappen y Vettel, con la vuelta rápida, cuya remontada no tuvo nada de espectacular porque sólo pasó a los MCL34. Aunque, visto lo visto, eso tampoco será tan fácil a partir de ahora.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)