Sep 112014
 

Montezemolo deja de ser el presidente de la escudería italiana el mismo día en que fallece Emilio Botín, presidente del Santander, uno de los máximos patrocinadores del equipo

1347205821_740215_0000000001_noticia_normal[1]Se veían desde lejos siempre. Presidente, decía uno. Presidente, respondía el otro. Una escena. Ver a Emilio Botín y Luca Cordero di Montezemolo saludándose en un circuito de Fórmula 1 era todo un espectáculo. Esa escena no se repetirá. Ayer fue un día triste en Ferrari, se produjo toda una convulsión en la escudería más importante del planeta.

En primer lugar porque se conocía el fallecimiento de Botín, presidente del Banco Santander, uno de los mayores patrocinadores de la escudería. Pero también se hizo público que Montezemolo no seguirá siendo presidente de Ferrari. Lo cierto es que con el italiano se daba una circunstancia curiosa, las cifras económicas de la empresa eran cada vez mejores, pero los resultados deportivos en el equipo de F-1 cada vez peores. Después de un GP de Italia desastroso, con el abandono de Fernando Alonso y el noveno puesto de Kimi Raikkonen, dos campeones del mundo, la salida de Montezemolo no se ha podido dilatar más en el tiempo.

Y eso que Luca afirmaba el pasado sábado en Monza que seguiría al menos tres años más y que aún tenía mucho que trabajar y que aportar a Ferrari y a la Fórmula 1. Pero poco después Sergio Marchionne, consejero delegado del Grupo FIATChrysler, anunciaba que nadie es imprescindible en Ferrari y dejaba en evidencia la gestión de Luca. Ayer, era Marchionne el elegido para sustituir a Montezemolo. El Italiano de 62 años tiene un importante reto ante sí en esta nueva era que se abre en Ferrari. Montezemolo tuvo éxito cuando confió en los grandes que tenía por debajo en la época más brillante de la Scuderia con Jean Todt como jefe de equipo, Michael Schumacher como piloto estrella, Ross Brawn y Rory Byrne en la técnica. Con ese equipo ganaron cinco títulos de manera consecutiva. Después llegó Stefano Domenicali y Montezemolo comenzó a implicarse demasiado en un trabajo que no debía ser el suyo. El resultado ha sido un título en 2007 con Raikkonen gracias a la mala gestión de McLaren ese año y dos subcampeonatos con Alonso en dos temporadas en las que el asturiano llevó el coche más allá de su potencial y en las que su compañero de equipo fue sexto y séptimo, respectivamente en 2010 y 2012. Este año, fuera de la lucha por el título, sin victorias por primera vez desde 1993 con Jean Alesi y Gerhard Berger, con sólo dos podios de Alonso en China y Hungría, la situación es la peor en mucho tiempo en la escudería italiana.

A pesar de todo continúa siendo un equipo interesante para los patrocinadores. Botín, perdió la vida a consecuencia de un infarto de miocardio en Madrid a los 79 años y el sábado se celebrará el funeral a las 16:30 en la Catedral de Santander. El cántabro era un asiduo en los grandes premios y ayer la F-1 estaba de luto por su muerte. McLaren y Ferrari, los dos equipos que patrocina la entidad bancaria, enviaron sus condolencias, como también lo hicieron pilotos como Lewis Hamilton, Felipe Massa, Marc Gené y por supuesto Alonso.

Ana Patricia, hija del presidente, fue nombrada ayer mismo como máxima dirigente del banco en una reunión de urgencia. En principio no hay intención alguna de variar el contrato de patrocinio que termina en 2017, acuerdo que se anunció hace dos años y tres días en un acto público. “No somos patrocinadores sino socios del mejor equipo del mundo”, dijo Botín aquel día. Y Montezemolo le dio las gracias. Ayer fue día de convulsión en Ferrari…

foton

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)