• lun. May 20th, 2024

El puñetazo en la mesa de Corinne Schumacher: «Se acabó. Fuera de aquí»

Quemados del estrés y la tensión por los medios

cher-and-professor-gerard-saillant-president-of-the-institute-for-brain-and-spinal-cord-disorders-icm-arrive-at-the-chu-hospital-emergency-unit-in-grenoble[1] Puñetazo en la mesa o indignado taconazo, Corinne Schumacher ha intentado echar el lazo al potro desbocado de la prensa y medios de comunicación. Y lo hizo mandando a casa a los periodistas que hacían guardia día tras día en el Hospital de Grenoble. Porque el entorno del piloto alemán ha sufrido un verdadero tsunami mediático que vuelve a reflejar la nueva e incontrolable realidad de la información y las redes sociales. Una dinámica que arrasa con la concepción tradicional del periodismo ante la inmediatez de Internet y el sideral altavoz de las redes sociales. Y si bien estas han contribuido a expresar un impresionante calor hacia el piloto alemán, la vertiginosa velocidad a la que fluye hoy la información también ha deformado la realidad, provocando y una tremenda presión en el equipo médico y, sobre todo, el entorno familiar de Schumacher.

"Los medios pueden jugar un papel muy duro"

“Yo estaba en una situación similar, y sé que los medios de comunicación pueden jugar una papel muy duro en un período muy difícil para él, su familia y amigos cercanos”. No consta si Corinne escuchó las palabras de Robert Kubica hace pocos días, pero cortó por lo sano como si lo hubiera hecho. Tras su accidente en el Rallie de Ronda en febrero de 2011, el piloto polaco se vio sometido a un enorme torbellino mediático. Primero, ante el accidente en sí, luego, al cuestionar su actitud por arriesgar su integridad en los rallies. Por último, ante el escrutinio de su proceso de recuperación. Y Kubica, con todo su prestigio, no es Michael Schumacher.

El singular perfil del heptacampeón provocó un primer, espectacular y lógico impacto mediático por su accidente. A la inicial difusión de la noticia siguieron múltiples especulaciones sobre las condiciones del mismo, su situación e integridad física, así como sus secuelas para el futuro. Quedaban, eso sí, las ruedas de prensa del equipo médico para centrar la situación, que eran incluso televisadas en directo e internacionalmente. Sin embargo en ellas era visible la tribulación del equipo médico ante la presión de los medios. Incapaces de ofrecer respuestas ante una compleja evolución médica que requería tiempo, se decidió no convocar más convocatorias. Los médicos exigían trabajar con tranquilidad y lejos del agobio mediático al que se veían sometidos para atender unas demandas de información que ni querían ni podían atender desde un punto de vista de la práctica forense.

Así, el pasado 2 de enero, Sabine Kehm, asistente personal y portavoz del piloto alemán, anunciaba que “solo habrá ruedas de prensa cuando haya noticias significativas de las que informar, tener que hacerlo cada mañana entorpece la labor de los doctores, y queremos por encima de todo que puedan trabajar en paz. No informaré cada día, al menos mientras la situación se mantenga estable y no haya cambios, tanto positivos como negativos”.

No hay manos para cerrar las grietas del muro

Pero el dique de la presa mediática se desbordaba. A pesar de sus esfuerzos, la familia Schumacher y Sabine Kehm no tenían manos suficientes para tapar las grietas del muro. Un día era un periodista disfrazado de sacerdote que buscaba infiltrarse hasta la habitación de Schumacher. Otro eran informaciones alarmantes y no contrastadas como, por ejempolo, una del diario Bild, que citaba a un testigo haber visto el casco de Schumacher “partido en dos”, con las deducciones pertinentes. Los rumores, fruto espúreo natural de la actividad periodística tradicional, nacían como generación espontánea ante la falta de información oficial, pero las redes sociales los amplificaban en nanosegundos. A más rumores, más presión sobra la familia y doctores. Dos últimos episodios acabaron por romper la paciencia de Corinne y Sabine.

Primero, fue un comentario bienintencionado de Phillipe Streiff, expiloto francés, amigo de Schumacher y en silla de ruedas tras un accidente en competición, quien citaba a Gerard Saillant, amigo, cirujano, y también cercano Jean Todt (presidente de la FIA). Según Streiff, Sainllant le había reconocido que la vida del piloto alemán estaba fuera de peligro. Pero la confusión al traducir la noticia o interpretar los términos usados por Streiff llevaron también a extender  la noticia contraria acerca de la supervivencia de Schumacher. La inmediatez de Internet y las redes sociales hicieron el resto.

De nuevo, otra noticia deformada por la difusión a través de fuentes sucesiva, caso típico de la psicología humana y la teoría de la comunicación, Kehm hubo de  salir al paso de los rumores surgidos por los comentarios de Streiff. “La condición de Michael se mantiene crítica, pero estable. Nos gustaría resaltar con toda claridad que cualquier información en relación a la salud de Michael que no provenga de los doctores que le tratan, o de su manager, debe ser consideradas como inválidas y pura especulación”.

"Puedo confirmar… no puedo confirmar…"

El mismo lunes, el Hospital de Grenoble confirmaba que Schumacher “se mantenía estable” pero manteniendo su condición como “crítica”,  recordando que no se ofrecerían más actualizaciones sobre su estado,y  rechazando “dar detalles del tratamiento, por lo que no vamos a dar más conferencias de prensa, ni comunicados de prensa por el momento”. El lunes, el mismo diario Bild publicaba que Schumacher estaba fuera de peligro. En un exiguo comunicado redactado para no dejar lugar a la menor interpretación, Sabine Kehm tuvo que saltar nuevamente a la palestra para clarificar su mensaje anterior. “Puedo confirmar que la condición de Michael es estable. No puedo confirmar haber declarado que su situación está fuera de peligro”. Y que nadie saque punta.

 Ayer se acabó la paciencia de Corinne. En medio de nuevas especulaciones sobre las condiciones del accidente, la prudencia o no del alemán al esquiar, la entrega o no voluntaria a las autoridades de la cámara que llevaban en su casco, la esposa de Schumacher finalmente abrió al cortafuegos más directo a su alcance: fuera prensa del Hospital de Grenoble. “Por favor, apoyadnos en nuestra lucha común por Michael. Es importante para mí que dejéis a los doctores y al hospital trabajar en paz. Os pido que confiéis en sus declaraciones y abandonéis el hospital. Por favor, dejad a nuestra familia en paz”. Si es suficiente o no, se verá. Robert Kubica ya les había avisado días antes…

Vía Elconfidencial.com

Advertisement
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *