• mar. May 21st, 2024

Crónica de la carrera al sprint de Fórmula 1 Gran Premio de Austria circuito de Red Bull Ring / Ahora sí que saltan chispas en Ferrari

Pelea entre Leclerc y Sainz con adelantamientos entre ambos y una defensa al límite de Charles. Verstappen gana el esprint y Alonso no toma la salida

ImagenEl rival es Verstappen, se supone, pero como el neerlandés se está dando un homenaje este fin de semana delante 50.000 compatriotas; el rival de Sainz es Leclerc, y viceversa. El esprint puso negro sobre blanco, o rojo sobre rojo, que la tensión competitiva de los dos pilotos de Ferrari existe y aumenta por momentos. Algo enturbió la celebración de Silverstone, no se sabe muy bien qué. En el esprint de Spielberg saltaron chispas, pelearon en la pista con agresividad. Sainz le adelantó en la primera curva por el exterior, pero no se conformó el madrileño y le tiró el F1-75 a Mad Max por el exterior de la tres. Idea loable con resultado cuestionable: se abrió tanto que perdió la tracción, y en el interior recuperaba el puesto el monegasco.

Pronto se marchó tan lejos Verstappen que Leclerc se quedó sin DRS para defenderse de un Ferrari hambriento. La presión parecía constante. En la vuelta seis, la más clara: Carlos se acercó en la recta de meta y apuró por dentro, con pequeño bloqueo incluido, en la vertical de la tres. Adelantó a su compañero con los frenos clavados, pero le dejó espacio de sobra. De camino a la cuatro, cuesta abajo, sucedió lo contrario: Charles se lanzó al interior con la moral herida y rebasó a Sainz, pero utilizó todo el ancho de la pista, fue de piano a piano, empujando hacia el exterior al vecino de garaje y dejándole sin sitio. La típica maniobra que le puedes hacer a todos los pilotos de la parrilla, menos a tu compañero.

Ferrari debió intervenir con alguna radio que no hemos podido escuchar donde a buen seguro tranquilizaban al madrileño, porque a partir de ese encuentro Sainz se descolgó a unos tres segundos de Leclerc y en ese orden acabaron el esprint que configura la parrilla de este domingo: Max, Charles, Carlos. Sin adelantamientos, el español se cargó de razón: demostró que en Silverstone era más lento que Leclerc porque el DRS y los rebufos juegan un papel muy importante en la nueva Fórmula 1. Si se quiere apretar al compañero y achuchar al garaje por la radio, se puede. Aquí nadie es más rápido que nadie, como en aquel otro caso de órdenes de equipo sensibles que aplicó el muro de Maranello. Veremos a ver en que queda todo esto mañana y si es caso contrario le volverán a decir a Carlos que se deje adelantar por el monegasco ya que es más rápido que él. Empieza a no gustar mucho la gestión y es que ha que reconocer que tampoco es nada facil teniendo dos gallineros en el mismo corral, pero al menos que sea igual para los dos ya que ahora la diferencia de puntos es mínima y cualquiera de los dos tiene la misma opción de ganar.

Tras la procesión, algo de competición: Pérez remontó hasta el quinto, tras Russell, y eso que había salido 12º. Hamilton rascó un punto contra Mick Schumacher después de participar en un accidente con Gasly. Vettel se fue a la grava, dañó su coche y no pudo acabar. Albon fue sancionado por enviar a un coche a la pista. Y Alonso… No tomó la salida por una avería irreparable en su Alpine que descubrieron antes de quitarle las mantas térmicas de los neumáticos, sobre la misma parrilla. Decepcionante, porque el ritmo era prometedor (fue cuarto en los entrenamientos). Y porque sale último a la carrera que sí cuenta.

Advertisement
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *