Abr 062020
 

Ya van dos equipos con suspensiones de empleo y serán más. Estudian rebajar el techo de gasto y endurecer la reglamentación para 2020

Williams anuncia una suspensión de empleo provisional a “un número de empleados” no determinado, que se enmarca dentro de “amplias medidas para controlar los costes” en este periodo de incertidumbre y parálisis provocado por el Covid-19. La escudería de Grove, una de las históricas de la Fórmula 1, sigue los pasos de McLaren y es por tanto la segunda que aplica el equivalente a un ERTE en Reino Unido, denominado ‘furlough’. Además, tanto los jefes del equipo “como los pilotos han asumido una rebaja salarial del 20% efectiva a partir del 1 de abril”. “El objetivo es proteger los puestos de nuestra plantilla y asegurarnos de que pueden regresar a tiempo completo cuando la situación lo permita”, subraya la empresa que dirige Claire Williams.

Son ya dos competidores los que han informado de reestructuraciones de plantilla pero habrá más en los próximos días. De hecho, ya se conoce que Racing Point está utilizando el mismo recurso legal y ha situado a varios de sus trabajadores en suspensión de empleo y sueldo, añadiendo una rebaja en el salario de los pilotos y el alto ‘staff’. En este caso, no ha habido ningún anuncio oficial.

Estas son medidas a corto plazo, para aliviar las finanzas de las escuderías, que a la vez están intentando rebajar los gastos a medio plazo: el viernes pasado, y también este lunes, han conversado los jefes de equipo en busca de un acuerdo con el techo de gasto de 2021, que puede incluso adelantarse y rebajarse aún más. Los grandes (Red Bull, Mercedes y Ferrari) plantean 150 millones de dólares (unos 140 millones de euros) y el resto propone 100. Lo lógico es que se encuentren a mitad de camino, aunque en ese caso sólo McLaren o Renault se acercarían de forma efectiva al tope salarial. El resto sigue operando por debajo. Mientras tanto, se endurece la reglamentación ya para 2021 congelando chasis y célula de supervivencia, a la espera de que se limiten los desarrollos de otras piezas (motor, suspensión delantera, caja de cambios…).

Todo con la amenaza de que la pandemia pueda comprometer la viabilidad de algunos equipos y afectar a su continuidad en la parrilla. Brown habla de cuatro equipos con más dificultades. Haas, Williams y Sauber (bajo el nombre de Alfa Romeo) son las estructuras más pequeñas, como Racing Point, aunque en este caso está en manos de un consorcio canadiense liderado por Lawrence Stroll con buena salud financiera. Renault tiene el soporte del fabricante de automóviles y McLaren es propiedad del fondo real bahreiní. Red Bull y Alpha Tauri están en manos de la bebida energética, mientras que Mercedes y Ferrari son propiedad de sus importantes firmas. Es evidente que una crisis afectará primero a las de menor tamaño. Todo dependerá de cuándo regrese la competición en 2020 y de la cantidad de bonus que pueda repartir la FIA según los resultados. A menos carreras, menos ingresos. Y sin carreras, como ahora, cero ingresos.

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)