Ago 312019
 

ImagenLeclerc, Pole de otro planeta en Bélgica: ¡por 0,7 segundos!

 

Charles Leclerc ha conseguido la Pole Position en el GP de Bélgica de la temporada 2019 de Fórmula 1. El monegasco ha superado a su compañero Sebastian Vettel por siete décimas para encabezar un doblete Ferrari. Lewis Hamilton y Valtteri Bottas les seguirán desde la segunda fila de la parrilla.

Leclerc ha materializado de este modo las buenas sensaciones de los entrenamientos libres, si bien sus 748 milésimas de ventaja sobre Vettel evidencian lo cómodo que se siente en el circuito de Spa-Francorchamps. La baza de Mercedes será el ritmo de carrera, que el viernes era ligeramente mejor que el del SF90.

Carlos Sainz ha caído eliminado en la Q1, condicionado por una bandera roja tardía que ha truncado su último intento de vuelta rápida. En el primero, el madrileño había rodado con neumáticos usados para reservarse los nuevos para el final. Arrastra una sanción de cinco posiciones por sustitución de motor.

Imagen

Ferrari llegaba a la sesión de clasificación como clara favorita a la Pole Position. En los Libres 3, su SF90 había superado al Mercedes W10 por 0,5 y 0,3 segundos en el primer y tercer sector respectivamente. El coche alemán recuperaba 0,3 en el parcial intermedio, pero eso todavía dejaba una diferencia de medio segundo a favor de los italianos. La Scuderia volaba en las rectas y resistía en las curvas, lo que hacía presagiar que Vettel y Leclerc tenían una oportunidad real de pelear por todo.

Mercedes tenía que lidiar con un problema inesperado: un accidente de Hamilton en los entrenamientos matinales. El inglés se había estrellado en Fagnes antes de su simulación de clasificación, de modo que afrontaba el momento de la verdad sin ninguna referencia previa. Sus mecánicos emplearon el tiempo entre ambas sesiones para reemplazar los elementos dañados en el impacto: alerón delantero, suspensión delantera y llantas, barge-boards y fondo plano.

¿Y Red Bull? Imposible descartarlos, pero a priori complicado. Max Verstappen era más lento que los Ferrari en las rectas y tampoco estaba a la altura de los Mercedes en las curvas, lo que convertía a los de Milton Keynes en la tercera fuerza en discordia. Y la contribución de Alexander Albon era limitada: en los Libres 3 hizo un programa alternativo y sabía que empezaría último por cambiar motor.

En la zona media se perfilaba un sábado complicado para Carlos Sainz. El madrileño arrastraba una sanción de cinco puestos por montar la nueva especificación del motor Renault, que tras el viernes desmontó para aprovecharla en Italia, donde llegaría libre de penalidades. McLaren había estado fuera del Top 10 en los Libres 2 y Libres 3. Racing Point y Renault se perfilaban como las candidatas más probables a la Q3.

La Q1 empezó con una temperatura ambiente de 28ºC y la pista en 41ºC.

El cronómetro empezó a correr sin que los mecánicos de Mercedes hubieran terminado las reparaciones en el coche de Lewis Hamilton. Tenían 18 minutos por delante para salvar la situación y superar el corte.

Los primeros en salir a pista fueron George Russell y Robert Kubica, fieles a la filosofía de Williams de aprovechar los minutos iniciales de la primera criba. La dupla rodaba en solitario.

Los favoritos se pusieron en marcha cuando pasaban cuatro minutos del principio de la sesión. El primero en salir fue Max Verstappen, seguido de Charles Leclerc, Sebastian Vettel y Valtteri Bottas.

Todo quedó en intento: un minuto después, el motor de Robert Kubica dijo basta. El polaco aparcó el Williams en la salida de Blanchimont. Del tubo de escape emanaban llamas, que dañaban la zaga del FW42.

El de Kubica era el segundo fallo de motor de la tercera especificación de Mercedes, que ya había dado problemas el viernes en el Racing Point de Sergio Pérez. Los dos W10 también la empleaban.

Los comisarios ondearon a la bandera roja, que jugó a favor de Hamilton porque el cronómetro se paró. Sus mecánicos ultimaron las reparaciones y dejaron el coche preparado para salir a pista con la bandera verde.

Durante la neutralización, los integrantes de Ferrari formaron una barrera humana ante el box de Leclerc. Trabajaban en el frontal del SF90. Quedó en anécdota, porque no afectó a su participación en la sesión.

La Q1 se reanudó diez minutos después, con 12 minutos 59 segundos en el reloj. Se formó un tren en el Pit-Lane, encabezado por Max Verstappen.

Imagen

Los Mercedes, Ferrari y Red Bull recuperaron el neumático blando de la primera tanda, en tanto que tan sólo habían completado una vuelta de lanzamiento antes de la humareda de Kubica.

Los italianos seguían en plena forma: Leclerc se puso líder con un 1’43″587, seguido de Vettel a un lejano 1’44″109 fruto de un segundo parcial mejorable del alemán.

Bottas era tercero con un 1’45″141 y Hamilton cuarto en 1’45″260, más lentos que en los entrenamientos matinales, pero con combustible para las dos tandas. Cedían 0,8 y 0,3 segundos en el primer y tercer sector respectivamente, tan sólo recuperaban 0,2 en el segundo.

Verstappen abortó su intento, que quedó en un modesto 1’51″843. El holandés reportó por radio un problema técnico. Regresó a boxes para preparar el segundo envite.

A tres minutos del final, los Mercedes y Verstappen recurrieron a un segundo juego del neumático blando. Los W10 hicieron el cambio como si se tratara de un pit-stop de carrera para ahorrar tiempo.

Con mucho tráfico en el segundo sector, el Red Bull bajó hasta 1’44″622 para auparse al tercer puesto.

Carlos Sainz, decimosexto, se lo jugaba todo en la última vuelta para salvar la eliminación. Pero no tuvo oportunidad de hacerlo. El motivo, una bandera roja por un problema de motor en el Alfa Romeo de Antonio Giovinazzi. Lando Norris marcó el corte, lo que evidenciaba que Spa-Francorchamps no era la mejor pista para el MCL34.

La neutralización se produjo antes de que los Mercedes emprendieran su vuelta rápida, por lo que sus gomas blandas todavía estaban en buenas condiciones pese a tratarse del segundo juego de la sesión.

El madrileño cayó eliminado decimoséptimo, junto con los Toro Rosso de Pierre Gasly –decimosexto– y Daniil Kvyat –decimoctavo–, y los Williams de George Russell y Robert Kubica.

La Q2 empezó con una temperatura ambiente de 29ºC y la pista en 41ºC.

Todos los equipos recurrieron al neumático blando para buscar el pase de la Q3, también los tres punteros.

El primero en salir fue Alexander Albon con el Red Bull. Los Mercedes se pusieron en marcha cuando pasaban dos minutos; los Ferrari, un minuto después.

Leclerc se puso en cabeza con un 1’43″376, seguido de su compañero Vettel en 1’43″506. Pero Mercedes dio un paso adelante y redujo la brecha, que hasta aquel instante parecía insalvable.

Hamilton era tercero en 1’43″592, a 216 milésimas de la referencia. Bottas le seguía en 1’43″980. Verstappen, un poco más descolgado, era quinto con un 1’44″132.

El SF90 era 0,4 y 0,3 segundos más rápido que el W10 en el primero y el tercer parcial –menos que nunca–, pero la flecha de plata recuperaba 0,5 en el segundo. Eso dejaba la diferencia en tan sólo dos décimas. Verstappen perdía 0,6, ganaba 0,2 y cedía 0,3.

A falta de cinco minutos, Kevin Magnussen marcaba el corte con su Haas: 1’45″149. Lando Norris era decimocuarto con el McLaren, pero estaba a medio segundo de una Q3 que parecía lejana.

Los Mercedes y Red Bull volvieron a pista. Por detrás, todos salvo Verstappen, Stroll y Albon –que sabía que saldría último por sanción– salieron a rodar.

Leclerc y Vettel rubricaron una vuelta rápida: 1’42″938 en el caso del monegasco, 1’43″037 para el alemán. Hamilton y Bottas no progresaron. La diferencia crecía a 0,6 segundos, aunque intervenía la evolución del asfalto.

Los eliminados fueron el Haas de Romain Grosjean, el McLaren de Lando Norris, el Racing Point de Lance Stroll, el Red Bull de Alexander Albon –que renunció a probar suerte porque tenía sanción– y el Haas de Antonio Giovinazzi.

La Q3 empezó con una temperatura ambiente de 29ºC y la pista en 40ºC.

El primero de los favoritos en salir fue Max Verstappen, que se puso en marcha cuando pasaban 90 segundos. Acto seguido le siguieron Valtteri Bottas, Lewis Hamilton, Charles Leclerc y Sebastian Vettel.

Bottas y Hamilton bloquearon en la vuelta de preparación, comprometidos por la lentitud en la que rodaba el pelotón. Todos iban detrás del Renault de Ricciardo, sin que nadie quisiera hacer un cambio de ritmo para no abrir pista.

Pero Leclerc estaba en otro planeta. El monegasco se puso en la Pole Position provisional con un estratosférico 1’42”644, que le daba una renta abrumadora de seis décimas sobre el 1’43”282 de Lewis Hamilton.

Vettel se dejó ocho décimas con su compañero. El alemán era tercero con un 1’43”476, pero bloqueó en La Source y se dejó medio segundo en el segundo sector. Tendría todavía una oportunidad de remediarlo.

Bottas era cuarto en 1’43”578, a 934 milésimas de la referencia. Verstappen tan sólo era capaz de establecer un 1’44”239 que a duras penas –18 milésimas–  le servía para situarse por delante de los coches de la zona media.

Cuando faltaban menos de tres minutos para el final, los coches volvieron a pista para un último intento.

via soymotor.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)