Sep 062019
 

ImagenComienza el Gran Premio de Italia con gran asistencia de público.

 

 

 

El Gran Premio de Italia ha arrancado con más calentón en la grada que en la pista. Mucho ‘hype’ en el personal llegando al circuito, gritos de ánimo como no se oían desde hace años a los Leclerc y Vettel, respetable entrada para ser viernes… pero la lluvia caída durante toda la noche, deslució el arranque de una cita en la que el ‘tifosi’ espera terminar con una sequía de victorias en casa que va para 10 años, desde la de Alonso en 2010.

“Nos vino bien ganar en Spa, porque hemos llegado aquí con menos presión, se ve la vida de otro color”, asegura Marc Gené, comentarista de ‘Movistar’. “Hay más confianza entre los ingenieros ya no hay mal fario en perder carreras, teníamos miedo a que Hamilton pasara en la ultima vuelta otra vez…” Entre eso y que los dos Ferrari montan motor nuevo para esta carrera, que no montan Alfa y Haas por cierto, la sensación de que esta vez sí se puede sobrevuela el asfalto.

Pero eso por ahora no se ha visto en pista porque los pilotos rodaron poco y de forma intermitente, en una sesión para sacar pocas conclusiones, pero donde la segunda plaza de Sainz, aunque sea poco real, es muy sabrosa. Los dos Mercedes de hecho, ni salieron a rodar hasta que se empezó a secar la pista a falta de 25 minutos y rápidamente se colocaron delante. Los Ferrari sí rodaron desde el principio, que para eso corren en casa con propulsor nuevo. El primer tiempo registrado llegó a los 17 minutos de sesión y lo marcó Norris con intermedios casi 15 segundos más lentos que el tiempo de la pole el año pasado con Raikkonen (1.19).

A la media hora Raikkonen perdía el control de su Alfa y provocó la primera bandera roja y Sainz también hacía un trompo con su McLaren. Al reanudarse, cinco minutos después otro topetazo de Checo Pérez detuvo de nuevo la sesión. Y cuando parecía que el Libre 1 enderezaba el rumbo, con los pilotos aun en gomas intermedias, otro mal gesto de Gasly sacaba la tercera bandera roja casi seguida.

Otros que cambian motor para esta carrera, pero que sí penalizan y saldrán desde el fondo de la parrilla son Norris, Verstappen y Gasly, lo que podría aprovechar Sainz para marcarse una posición buena en parrilla aunque los sábados no sean el punto fuerte de los de Woking. El rebufo, vital en Monza, debe colocar a Lando en posición de labor de equipo para Carlos, que no penaliza en esta carrera. Por ahora el madrileño ha arrancado muy bien, teniendo en cuenta que el jueves reconoció que no le convencía el rendimiento del McLaren en lluvia y bajo la atenta mirada de Fernando Alonso, que en esta carrera actúa como embajador de McLaren y siguió los entrenamientos desde los boxes.

Imagen

En los últimos 10 minutos de la sesión Leclerc fue el primero en montar las gomas de seco al calzar los medios, seguido por Vettel, aún evacuando bastante agua los dos. Nada como la carrera de casa para tomar riesgos los dos e ir verificando el motor nuevo. Carlos también se animó y Norris hasta puso blandos para sufrir un susto nada más arrancar. Carlos lo repitió y en su intento final fue el primero en bajar de 1.30 y superó tanto a los Mercedes como a los Ferrari hasta el golpe final de Leclerc, con medios, que sabe que tiene que perpetuar, aunque sea de cara a la galería, su situación y galones en el equipo.

Vía marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)