Jul 252013
 

Cervantes… y Alonso quien regresa a Hungría, escenario de su primera victoria hace 10 años y siendo ahora todo un icono nacional como pocos

alonsovictoria1[1]Hace 10 años Fernando Alonso regresaba de Malasia feliz con el floreado trofeo que le costó sudar sangre, el más precoz de la historia de la F1 a sus 21 años. En Barajas se cruzó con los jugadores de la selección española de fútbol y alguno soltó, "mira ese, qué trofeo más feo lleva"… a lo que otro, algo más puesto, respondió "no seas burro, que es el de la Fórmula 1".

Meses después, el 24 de agosto de 2003, ese chaval ganaba su primer Gran Premio de Fórmula 1 en Hungría – donde vuelve este domingo- tras meter en Madrid a 250.000 personas en una exibición. El supersónico ascenso a la cima en pocas semanas fue un aperitivo de lo que ha ocurrido desde entonces.

Diez años después, Alonso es un icono nacional como pocos. "Un informe del Instituto Elcano, que existe, no como otros que hacen estudios, dice que Miguel de Cervantes es el español más conocido en el mundo empatado con Fernando, por delante del Rey", asegura su mánager de siempre, Luis García Abad. ¿La clave? En esta década Fernando ha pilotado coches muy buenos y regulares, de 10 y 8 cilindros, de 900 y 700 CV, con repostajes y sin ellos, con cambio de neumáticos y sin ellos, con KERS y DRS unos, doble difusor y Conducto F otros, con neumáticos rayadas y lisos, calificación a una vuelta o partida en dos días distintos… de todo, y siempre ha estado arriba, ganando.

Nunca ha dejado la elite, pasando por los dos mejores equipos, McLaren y Ferrari, conquistando dos mundiales, 32 victorias -el cuarto mejor de la historia- y peleando por el título hasta la última cita otras tres temporadas. Un genio entre genios en plena ebullición de la mejor hornada deportiva española. Y también figura. "De Fernando lo que más se valora es la autenticidad. Puedes tener gente a favor o en contra, pero lo peor es la indiferencia y se trata de reducirla a cero. Si lo consigues, se te percibe como auténtico", asegura García Abad para explicar parte de su fenomenal imagen global, con un 90% de aceptación en España, donde quizás ya no es imagen fresca, pero desde luego siempre rentable. En realidad en todo el mundo. Hasta 141 esponsors distintos han lucido en sus coches o monos en la última década.

"Los patrocinadores no acuden a los deportes porque les gusten y obtienen su retorno sin necesidad de ganar", afirma García Abad, que cuida la madurez de la imagen de Alonso como a un buen vino: sigue teniendo más valor mediático que cualquier otro piloto y para el Santander proporciona un retorno de 4-5 euros por cada uno invertido. El día que gane el tercer título supera al Manco de Lepanto.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)