May 132020
 

Aunque todo parece “encaminado” hacia Ferrari

Quedan unos flecos, pero todo va bien encaminado. Hay que tener paciencia“, señalan desde fuentes cercanas a Carlos Sainz, asediadas desde todos los medios, que esperan la noticia del fichaje del español por Ferrari en cuestión de días.

Al parecer, Sainz va a darle a McLaren la deferencia obligada de que propongan una contraoferta, una cortesia hacia un equipo en el que se ha sentido en casa y con un ambiente de confianza y hermandad que difícilmente vaya a encontrar de nuevo en un deporte tan enrevesado y político como la Fórmula 1. Decir que no a Ferrari es casi imposible, uno de esos trenes que pasan una vez en la vida y que muchos campeones del mundo ni siquiera han podido catar en dilatadas y brillantes trayectorias. La elección de Carlos no tiene fisuras por ese lado, pero no quiere despedirse a la francesa, ni mucho menos. No es su forma de proceder.

Pero McLaren se merece la opción de hacer su ofrecimiento, de intentar igualar o superar esos 6 ó 7 millones que se rumorean que Sainz podría percibir por su trabajo durante los dos primeros años vestido de rojo y dejarles la oportunidad de plantearle un bonito proyecto deportivo que va en ascenso para los de Woking.

Seidl contaba con Carlos para el futuro

Andreas Seidl, director deportivo de McLaren, contaba con Carlos para el futuro y le consideraba piedra angular para seguir en el camino de igualarse a los grandes. Su trabajo incansable y sordo en la fábrica cada semana, y el grado de indentificación alcanzado entre piloto y equipo no abundan en la parrilla, con la mayoría de pilotos intentando librarse de cuantos compromisos puedan y escurriendo el bulto para no tener que subir demasiado a menudo en el simulador. Y Carlos vive a diario en el Technology Centre de McLaren.

La llegada del motor Mercedes en 2021 y el cambio de normas con los nuevos coches en 2022 eran los momentos esperados por los británicos para colocarse en disposición de ganar carreras, tras haber completado una travesía en el desierto de cinco años, que Carlos empezó a cerrar con el primer podio en un lustro. Tras la carrera de Brasil, hicieron la broma de que no sabían quién tenía la llave la de vitrina de trofeos para colocar la copa de Interlagos.

No se trata de una cuestión de dinero, sino de proyecto con mayúsculas, que ahora posiblemente tenga un nuevo primer piloto. Se etiqueta a Daniel Ricciardo en ese papel, cuando se confirme que Carlos, que acaba el 31 de diciembre toda su vinculación con McLaren, sale del equipo. Y quién sabe si podría tener una oportunidad en el futuro de volver a una escuadra histórica y tan grande como la inglesa.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)