May 272016
 

Alonso y Sainz: “La mala suerte es un mito de unos pocos

10155031_755203737899194_507537529795787355_n[1]Unimos a los dos grandes de nuestro automovilismo. Carlos cree que Fernando ganará otro título y el asturiano ve al madrileño como una referencia. No hay nadie más humilde que un grande de verdad. Carlos Sainz (padre) llega a la entrevista, pregunta dónde debe sentarse. ‘Cuando quieras Manu’, me dice y uno se siente muy pequeño. A los dos minutos aparece Fernando Alonso, ‘¿Cómo estáis? Venga va, cuando queráis vosotros’. Y entonces empieza una charla inédita, con uno de esos momentos que merecen la pena leer. Les confieso mi admiración por esas dos personas, no por lo que hacen o han hecho, al final solo es ir deprisa en un coche, sino por cómo son. Aquí les dejo un poquito de su historia, la suya, la nuestra, la del deporte español… Con ustedes, dos leyendas.

-Como si de una batalla entre Batman y Superman, hay quien se pregunta ¿quién será mejor Sainz o Alonso? 

-Carlos Sainz: Ummm

-Fernando Alonso: No sé..

-Bueno, yo sé que hace un tiempo tuvieron un pequeño pique en la dehesa extremeña con unos coches.

-CS: Una gymkana hicimos

-FA: Me ganó él, ahí me ganó la verdad.

-CS: Fernando me sorprendió, porque nunca había cogido un Mitsubishi Grupo N que es con los que fuimos y después corrimos con un kart cross, el que tiene manos, tiene manos para todo.

-FA: Cuando estuvimos juntos en Canadá hubo más gymkana, golf, ping pong, tenis, que perdió Carlos… la raqueta no sabe ni cogerla, jaja.

-CS: Bueno Fernando es un amante del tenis, de hecho siempre ha dejado clara su admiración por Nadal.

-FA: Claro que sí, me gusta el tenis y tenemos muy buena representación con Rafa, es un grande.

-Vamos ahora al inicio, ¿recuerda Fernando aquel coche al que se subió en Oviedo con un piloto de rallys?

-FA: Uff, sí, sí, fue en el 1994 vino a hacer una exhibición allí, yo había ganado el campeonato el mundo de karts y me dijeron que si quería subirme con Carlos en el coche, les dije que encantado claro. Imagina lo que era para mí que lo seguía desde muy niño, tenía todos sus coches, me subí y claro aquello fue… En la primera curva y después de la primera recta me dije nos vamos a matar, ¿por qué va así este hombre? Yo hasta ese momento solo me había subido con mi padre en el coche para ir al colegio, al mercado o así y después subirme con Carlos… una locura.

-CS: Yo iba mucho por entonces a Oviedo porque al alcalde de entonces le gustaban mucho los rallys y me dijo ‘oye que hay un asturiano que ha sido campeón del mundo de kárting, ¿te importa darle una vuelta?’, pregunté la edad y me dijeron creo que catorce, doce en realidad, y pensé pero si es un niño…

-FA: Yo solo recuerdo que había un puente y cada vuelta decía ahora va ser…

-CS: Eres un exagerado. (Risas)

-Después se perdieron un poco la pista…

-CS: Le conocí entonces, después dejé de escuchar cosas de él un tiempo y luego recuerdo cuando empezó en monoplazas que hablaban muy bien de él y al principio no lo relacionaba, pero después decía claro este Fernando es el niño al que le di la vuelta aquella y entonces fue cuando ganó la Fórmula Nissan y empezó a hacerse un nombre.

-Y empezó a haber una especie de Carlos Sainz en Fórmula 1…

-CS: Creo que entre Fernando y yo hay un par de coincidencias, la principal es que somos españoles, nos hemos dedicado al automovilismo, él en una especialidad que en España… pues ¿qué te voy a decir?, hablar de F-1 y decir que un piloto español podría ser campeón del mundo era como soñar y en otra medida era similar los rallys, quizá algo más de tradición, pero pensar en campeones… 

-Hicieron visible dos deportes en España y a España en el mundo en esos deportes.

-CS: Y es una historia bonita porque en un mundo que es complicado para los españoles cuando salías por ahí. No es que tuviésemos complejos, pero era más difícil que en otros deportes, apenas había tradición y pensar que un español pudiese pilotar un Ferrari o ser campeón era impensable. Y recuerdo que cuando llegué al Mundial de rallys igual, España era un país al que no tomaban en cuenta.

-Hay más similitudes, dos títulos, ambos considerados el mejor (o de los mejores, si quieren), dos deporte que no eran importantes en nuestro país…

-CS: Es cierto que hay cosas similares, pero cada uno es un mundo diferente, tiene sus orígenes, hay buenas coincidencias, y con el tiempo se recordarán como algo bueno. En España no había ningún rally del Mundial cuando yo empecé a correr, pero es que la F-1 imagina…

-¿Quien es Carlos Sainz para Fernando Alonso?

-FA: Verás, yo siempre jugué con coches pequeñitos en casa, siempre…

-CS: Es que en Asturias había mucha afición, vamos hay mucha afición a los rallys, el Villa de Llanes y el Príncipe de Asturias, era de lo que más afición había y la gente donde entendía más en España era Asturias, Canarias, Cataluña y poco más.

-FA: Pues eso… que yo jugaba con los coches y recuerdo que cuando era pequeño me llevaba a las competiciones los coches conmigo, tenía una caja de metal de las galletas de la época y estaba llena de coches de F-1 y de Carlos Sainz. Y recuerdo jugar siempre con estos coches de toda su carera deportiva. Para nosotros fue importante tener un referente y alguien que en el automovilismo fuese campeón del mundo pues era impensable entonces y para toda mi generación de los primeros años ochenta, Carlos era todo un mito.

-Repito la pregunta, Carlos…

-CS: Para mí, Fernando es uno de los mejores deportistas que ha habido en España nunca y que habrá, que ha logrado dos títulos de F-1 que podrían y podrán ser más también, pero sobre todo hizo a los españoles entender, hablar, soñar sobre F-1 en un mundo muy competitivo y difícil y por eso pueden venir más campeones, pero el primero y lo que ha hecho él es único.

-¿Hay que decir que también os une la mala suerte? 

-FA: Es más un mito de lo que de verdad es, sí que hay gente muy ruidosa pero poca gente. Somos un país extraño en ese sentido, porque siempre queremos ver las cosas negativas de alguna manera, pero creo que el 90 o 95% de la gente son aficionados extraordinarios que cada vez que nos ven por la calle nos dan un abrazo nos piden que les firmemos la camiseta, el móvil por detrás, cualquier cosa ¿no? Y eso es muy bonito, para mí muy grande.

-CS: Siempre digo lo mismo y les deseo a mis amigos, a la gente que tengo aprecio, a mis hijos… que tengan la mala suerte que he tenido yo, que dicen que he tenido yo o que dicen que haya podido tener Fernando, porque yo me considero lo contrario y si le preguntas a Fernando te dirá que se considera el tío más afortunado del mundo. Y es que no me ha tocado la lotería, pero casi, me ha tocado otro tipo de lotería.

-FA: La minoría se queda con los momentos en los que pudimos conseguir más cosas, algún Mundial que me faltó a mí, cuando se le paró el coche a Carlos llegando a meta, eso tiene una repercusión mediática muy grande.

-S: Bueno tú aún puedes conseguir alguno más. 

-Esa es la gran pregunta, Carlos, si volverá a ser campeón Fernando.

-CS: Yo creo que sí que lo conseguirá, es muy cabezota, muy tenaz, inteligente, es un piloto al que le gusta ganar a todo… no te puedes imaginar aquella semana en Canadá, al ping pong, al golf, al tenis, con la bici, imagínate yo ya la bici… era incansable.

-Vamos a hablar ahora del que, de alguna manera, es el sucesor de los dos.

-Ambos: Carlitos.

-Aquí se puede decir como en Cien año de soledad. Carlitos siempre recordará el día en que su padre le llevó a conocer a .… Fernando Alonso. ¿Y Alonso lo recuerda?

-FA: Lo recuerdo, sí, fue en Montmeló, le conocía a Carlos padre mucho menos que ahora, en un periodo de monoplazas, no coincidíamos tanto como los cinco seis años anteriores, y el llegó al 'motorhome' y yo estaba nervioso porque estaba allí Carlos Sainz. Pero entonces venía con su niño pequeño y me contó cosas de él, ‘aquí está, corre con tu chasis, el mecánico que tu tenías en tu época de karts…’ pero no le daba importancia a Carlitos porque estaba Carlos Sainz otra vez allí conmigo y de repente me coge y me dice: ‘Dile algo, dile algo tu porque solo quiere correr en F-1, yo quiero que corra en rallys y él que no, que F-1, circuito y circuito, dile algo que a ti te hace caso’. Y yo le dije, ¿Cómo a mi? Pero si tu eres su padre, como me va a hacer caso a mi. Y él, dile algo tu. Y me lo decía a mi Carlos Sainz. Imagina…Yo tenía 24 o 25 años.

-CS: Era un pipiolo y ya era campeón del mundo

-FA: A mi me impresiono muchísimo porque era una responsabilidad, dile algo, me decía… 

-Y ahora lo tiene al lado, ¿impresiona ver a aquel niño aquí ahora?

-FA: Sí, sí me da cosa verle ahora ahí al lado.

-CS: Al que le impresiona es al otro

-FA: No, no, sí que impresiona, están siendo unos últimos años divertidos digamos con Carlos al lado.

-CS: Sí quiero decir públicamente que Fernando, aparte de ser inspiración y su ídolo, a Carlos siempre que ha podido le ha ayudado en todo y eso es una cosa que no se olvida, un padre desde luego que no y él tampoco. Siempre le ha ayudado con consejos, con cosas y eso le honra tanto que dicen que si Fernando es así y tal. Yo solo puedo tener palabras de agradecimiento para este señor que está aquí con nosotros.

-FA: A mí me hace mucha ilusión porque desde que estaba en los karts todo el que trabajó con Carlos decía el talento que tenía y el futuro que podía tener y cuando iban pasando las etapas pues si podía echarle un mano con mi experiencia encantado porque toda su carrera venía con buenas palabras de todo el mundo que le conocía.

-Ahora le voy a poner en un compromiso a papá Sainz. Imaginemos, última carrera del Mundial 2017, Carlos primero y a punto de ganar su primera carrera del campeonato, segundo es Fernando al que solo le vale la victoria para ganar su tercer título… ¿Qué hacemos?

-CS: Ya estas escribiendo una novela Manu…es lo que deberías, tu que no escribes mal del todo…

-Veremos, pero ahora póngase en situación. 

-CS: Mira, si llega esa situación ya sería un sueño, no por Fernando porque para él ganar el tercero, pues no le va a cambiar mucho de tener dos a tener tres, pero es algo posible y que puede pasar, pero pensar en que Carlos pueda ganar una carrera es muy complicado porque está empezando su carrera. Carlos está en la F-1 y empezó por Fernando porque cuando Alonso era un niño tenía los coches de rallys, pero Carlos crece con el fenómeno de Alonso, yo me ponía a ver la tele y él era un niño y me decía papá despiértame, a la hora que fuese, para ver a Alonso. Él no creció con su padre ganando, sino con Alonso ganando y es una historias curiosa.

-FA: Pero sacarías la pizarra o no.

-CS: Le sacaría a Fernando y le diría para, por si acaso.

-FA: Saldría a la pista si hiciera falta. Le estoy viendo

-CS: Jaja, un espontáneo como pasó en Singapur.

-En fin que un hijo es un hijo y un amigo un amigo. Gracias a los dos y esperemos que la historia les recuerde como lo que fueron y no lo que pudieron ser además…

-CS: Así será, seguro. Muchas gracias.

-FA: Eso creo. Gracias

-A ustedes, de todo corazón. 

Vía As.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)