Jun 042015
 

La F1 regresa y lo hará en las largas rectas y las complicadas chicanes del Gilles Villeneuve

10456808_731358813589978_8251601122538884546_n[1]El trazado canadiense será un gran reto para el rendimiento de los propulsores y, al mismo tiempo, pondrá en jaque la refrigeración de los frenos. Con solo 10 puntos de diferencia entre sí, Lewis Hamilton y Nico Rosberg volverán a batirse el cobre de un campeonato con el que solo puede soñar, además, Sebastian Vettel.

El 46º Gran Premio de Canadá tendrá lugar este fin de semana en el Gilles Villeneuve, uno de los trazados más retadores de todo el calendario. Con cuatro largas rectas en las que se superan los 300 km/h y se frena intensamente para llegar a las chicanes que las suceden, el trazado de Montreal es el primero de la temporada en el que la velocidad punta podría marcar la diferencia. En ello confían el equipo Williams y también Sauber. Desde este viernes veremos quiénes dominan en la región de Quebec.

La incógnita será ver qué rendimiento ofrece el motor Honda de los McLaren, que llevarán un nuevo paquete de mejoras en su monoplaza. Así las cosas, las miradas se centrarán en dos compañeros de equipo que siguen inmersos en una lucha fratricida que comenzó en Mónaco 2014 y que aún llega hasta el presente. Lewis Hamilton tiene una sed de venganza inusitada para este fin de semana; el fallo de Mercedes en el pasado GP de Mónaco fue un martillazo a su rendimiento. Nico Rosberg, en cambio, llega con solo 10 puntos de diferencia con el inglés y tras haber ganado las dos últimas carreras, en racha.

Este fin de semana, los equipos deberán lograr una configuración del monoplaza que sea eficiente en las largas rectas, pero que no deje vendido al piloto al llegar al punto de frenada. Un reto más para la temporada. La lluvia podría aparecer en la jornada del viernes, condicionando la adaptación a la pista de los pilotos, pero se espera que las temperaturas ronden los 21ºC y el sol luzca el resto del fin de semana.

La existencia del omnipresente 'muro de los campeones' en la entrada a meta, jugará con el morbo de los aficionados. Los pilotos se pegan mucho al muro de la última curva del trazado canadiense y los toques con el hormigón suelen ser habituales. La leyenda dice que casi todo campeón del mundo ha tenido alguna mala experiencia en esa zona. El domingo se darán 70 vueltas en sentido horario a los 4.361 metros de los que se compone el circuito, para completar 305,27 kilómetros totales.

La estrategia

Pirelli ha decidido llevar los mismos compuestos que en Mónaco: blando (amarillo) y superblando (rojo). Los italianos consideran que las bajas temperaturas del asfalto y su escaso agarre serán las prioridades a tener en cuenta para los equipos a la hora de planificar estrategias. Los agresivos ataques a los pianos del Gilles Villeneuve requieren que la estructura del neumático sea lo suficientemente sólida para aguantar los continuos embistes.

Desde la casa de Milán esperan que la diferencia entre los dos compuestos de neumáticos ronde el segundo. El bajo agarre del asfalto pondrá en riesgo cualquier aproximación a las curvas por parte de los protagonistas, por lo que un error, con los muros muy cerca, puede costar todo un fin de semana de trabajo. En cuanto al coche de seguridad, en 2014 apareció en dos ocasiones y en las 16 últimas citas, ha hecho acto de presencia en 11 ocasiones, por lo que las posibilidades de que salga este fin de semana, son elevadas. Aún con el safety car en pista, desde Pirelli consideran que la estrategia podría ser de una a dos paradas.

Habrá dos zonas de DRS, como acostumbra en los últimos años: una en la recta de meta y otra antes de la penúltima curva, al 13. Desde la parrilla al primer vértice solo hay 260 metros, por lo que una buena tracción marcará las diferencias iniciales. Se realizarán 56 cambios de marcha por vuelta, 3.920 en la carrera. La recta más larga del trazado es la de antes de la chicane de entrada a meta, con 1.190 metros de longitud.

Las estadísticas

De las 45 veces que se ha celebrado el GP de Canadá, 35 han sido en Montreal. Allí, el dominador absoluto es Michael Schumacher, con 7 victorias. Nelson Piquet y Hamilton le siguen de lejos (tres). De los pilotos actuales, el británico es el único que ha repetido triunfo en el Gilles Villeneuve; Rosberg nunca ha ganado, en cambio. Ferrari ha ido tradicionalmente bien en tierras canadienses, con 10 victorias como constructor y motorista, una por delante de McLaren (9) y tres por encima de Mercedes (6) en cuanto a suministradores de propulsores.

El 42,86% de las ocasiones, el primero en parrilla es el ganador final, por lo que la clasificación del sábado puede ser determinante. Pero incluso desde la 10ª posición en parrilla se puede llegar a ganar en Montreal, eso sí, se requiere de la ‘ayuda’ del coche de seguridad y una estrategia más que perfecta. Hamilton y Sebastian Vettel son los únicos pilotos en activo que han repetido pole position en Canadá (3 cada uno). De los constructores, Williams y McLaren encabezan la lista con 8 y de los motoristas, Renault (9) aventaja a Ferrari y a Honda (6).

En 2014…

La épica y las carreras volvieron a engatusar al gran público de la F1. Daniel Ricciardo se coronó en el trazado que lleva el nombre de una de las leyendas de la categoría tras el intenso duelo entre Hamilton y Rosberg y los problemas de ambos con sus ERS. En la primera vuelta, el tremendo subvriaje de Max Chilton se llevaba por delante a Jules Bianchi y acaba con su racha de 26 Grandes Premios viendo la bandera a cuadros. Hamilton se quedaba tirado, con problemas en sus frenos, después de un duelo que puso en pie a las gradas.

La victoria no estaba fácil para Rosberg. Sergio Pérez, sorprendente a lomos del Force India, venía volando desde atrás y los dos Red Bull no cesaban en su quijotesca misión de dar caza al único Mercedes superviviente. Pero el DRS del piloto mexicano fallaba y le impedía superar a un Rosberg mucho más rápido en recta. Ricciardo superaba a Pérez a falta de cinco vueltas para el final y cabalgaba en pos de su primera victoria con Red Bull. Vettel se quejaría de la estrategia de su equipo al final de la carrera, pero se debía conformar con el tercer cajón del podio. Quien no pudo saborear las mieles de una gran carrera fue Checo: se tocaba con Felipe Massa en los últimos instantes, diluyéndose las dos actuaciones de ambos. Rosberg ampliaba a 22 su diferencia en el Mundial, pero quedaba mucho qué contar.

Vía Cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)