Mar 022015
 

Rebaja las expectativas tras una pretemporada muy pobre

1425262050_785411_1425262148_noticia_normalNadie dijo que fuera a ser fácil. Esta frase se repite como un mantra por todo aquél que confía en el proyecto de Fernando Alonso con McLaren Honda. Y es cierto. Pero también lo es que pocos pensaban que fuera a ser tan difícil. La unión de la escudería británica, el motorista japonés y el piloto español tiene todo lo necesario para triunfar pero esta pretemporada ha demostrado que no es suficiente con el talento, el trabajo y los recursos, en la F-1 se necesita tiempo. Lo han podido comprobar desde los inicios en Jerez hasta ayer en Montmeló.

El coche no ha llegado a los kilómetros que esperaban, sólo ha habido un día en el que no haya tenido algún problema, las primeras jornadas apenas rodaron y sólo el segundo día de estos ensayos en el Circuit de Barcelona alcanzaron un número de vueltas lógico. Con las cosas así, las expectativas que había en el equipo y la hoja de ruta para la temporada ha variado. Y eso no son buenas noticias. Esperaban llegar a la primera carrera con un nivel digno y con opciones de estar en mitad de la tabla, no para llegar a la Q3, pero sí quedarse a las puertas, el puesto en el que pensaban era un duodécimo y a partir de ahí llegar al tercer gran premio con opciones de clasificarse entre los diez primeros para, en la llegada a las primeras carreras europeas, luchar por un lugar en el podio y por alguna victoria en septiembre, con un final de campeonato a la altura del Mercedes. Ahora todo eso se ha pospuesto unos meses. El objetivo es terminar la carrera en Australia, estar entre los diez primeros en la llegada a Europa, luchar por acabar en el cajón en septiembre y soñando ganar alguna de las últimas carreras del campeonato. Ésa es la realidad actual en Honda y McLaren.

Parece extraño pensar en una escudería así batallando por llegar a meta, pero el ritmo de evolución previsto no se ha cumplido. Pese a todo, los optimistas recuerdan que el pasado año Red Bull no hizo ninguna vuelta en el último día de test y Ricciardo estuvo en el podio, aunque después se lo quitasen. Pero no parece el mismo caso. Ayer Button solo rodó por la tarde tras una mañana desastrosa y al final del día completaron 30 vueltas antes de dejar la pista por un problema en… la unidad de potencia. El encaje del propulsor Honda en el chasis McLaren está siendo más complejo de lo previsto. Pero los pilotos, tanto Alonso como Button y también Magnussen, confían en el monoplaza.

Así hablaba el danés: “Las sensaciones que sientes al girar el volante y acelerar son mucho más mecánicas. Todavía no tenemos el ‘grip’ que deseamos, pero las sensaciones del coche y del volante son mejores que en 2014 y eso es positivo. Ahora tenemos aquello que estuve buscando durante todo 2014. Tenemos buen ritmo. El coche no es tan rápido como deseamos, pero llegará a serlo, estoy seguro”. Llegará. Pero más tarde. Queda mucho trabajo por hacer.

Vía as.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)