• sáb. Feb 24th, 2024

Golpe de estado en McLaren: ¿Se CIERRA en el futuro la puerta para alonso?

Vuelve Ron Dennis a los mandos

imagesCAPL7X0V“Mis compañeros accionistas me han dado el mandato de escribir un nuevo y excitante capítulo en la historia de McLaren, comenzando por mejorar nuestros resultados dentro y fuera de la pista”. Vuelve Ron Dennis para llevar las riendas del equipo de Fórmula 1. Así rezaba el comunicado a través del cual comunicaba su nueva responsabilidad ejecutiva sobre todas las actividades del McLaren Group, en el que se inscribe también McLaren Racing, ambos dirigidos hasta el momento por Martin Whitmarsh. Sobre el futuro de éste, aunque no se adelantó nada al respecto ayer, doblan las campanas.

“Durante febrero, articularé una nueva estrategia para el grupo e implementaré la estructura organizativa más adecuada para lograrlo (los resultados dentro y fuera de la pista)”. O lo que es lo mismo, habrá cambios en el equipo de Fórmula 1, un mensaje que también trasladó Dennis ayer a la plantilla de McLaren con la que se reunió para anunciar las novedades.

Dennis llevaba tiempo moviendo sus tentáculos

Profundamente descontento con la situación del equipo y su gestión, desde hace meses se rumoreaba que Dennis desplegaba sus tentáculos para aumentar su participación en el capital en McLaren Group, en el que cuenta con un 25% del capital, al igual que el empresario saudí Mansour Ojjeh, mientras que el 50% restante está en manos del fondo Mumtalakat, propiedad de la familia real de Bahrein. Ojjeh ha sufrido una dura intervención quirúrgica y ha dejado a su hermano la gestión de sus derechos. Si se ha producido el cambio accionarial  se ignora por el momento pero también cabe la posibilidad en un giro del consejo de McLaren Group, que habría otorgado a Dennis la reconducción del mismo bajo su mando. De una manera u otra, ha conseguido su objetivo, porque desde hace tiempo venía manifestando su disconformidad con la gestión de McLaren.

Todo indica que los días de Martin Whitmarsh están contados al frente del equipo, al margen de otras responsabilidades que pueda seguir manteniendo dentro del grupo. Obviamente, con Ross Brawn en el mercado, su experiencia pasada con Honda, y con la llegada del fabricante japonés en 2015 al equipo británico, resulta demasiado fácil vincular a ambas partes en el futuro. Se produzca o no la entrada de Brawn, lo cierto es que el balance de Whitmarsh desde que se hiciera cargo del equipo en 2009 no ha sido precisamente brillante.

Dennis junto a Lewis Hamilton (Reuters).Dennis junto a Lewis Hamilton (Reuters).

¿Se cerrará o no una posible puerta para Alonso?

Por un lado, McLaren ha sufrido una consideraba pérdida de talento con la marcha de figuras destacadas en los últimos años. La temporada pasada se tocó fondo al igualar la de 1980, la última en la que el equipo británico no logró ningún podio. Paralelamente, el propio Whitmarsh ha sido cuestionado desde dentro. Por ejemplo, uno de los últimos desencuentros internos tuvo lugar cuando apoyó la continuidad de Sergio Pérez para 2014. Al parecer, una parte del equipo técnico se movilizó a favor de Kevin Magnussen argumentando que el mexicano no tenía suficiente calidad para McLaren. Al final perdió Whitmarsh.

¿Ha querido también frenar Ron Dennis una posible llegada de Fernando Alonso, que públicamente ha deseado el propio Whitmarsh? ¿O está dispuesto Dennis a reconstruir su relación sobre la tierra quemada de 2007? Esta misma temporada, el piloto español volvió a reconocer que sus problemas con el equipo no fueron con Hamilton, sino con “una persona en concreto”. Es de suponer que Dennis afronta retos mayores que la llegada del español, pero con su retorno al frente de McLaren, ¿se evapora una posible colaboración futura de no funcionar la relación de Alonso con Ferrari en 2014?

¿Pidió Max Mosley su cabeza en 2009?

Ron Dennis se hizo cargo de McLaren en 1981. Desde entonces, hasta 2009, el equipo logró 138 victorias (de un total de 182 en su historia) en los 458 grandes premios celebrados desde aquel primer año. Pero también vivió durísimos enfrentamientos con la FIA y Max Mosley, que alcanzaron su cenit en 2007 con el asunto del ‘Spygate’, que terminó con una durísima sanción económica para el equipo (cien millones de dólares) y la pérdida de los puntos aquella temporada.

En 2009 llegó otro episodio, el ‘Trulligate’, cuando Hamilton y uno de los miembros del equipo, Dave Ryan, mintieron a los comisarios del Gran Premio de Australia por un incidente en pista con el piloto italiano. Antes de la reunión de la FIA para juzgar a McLaren, Dennis convocó repentinamente una rueda de prensa donde anunció su retirada total  de cualquier responsabilidad relacionada con la Fórmula 1, una apresurada despedida para quien fue el ‘alma mater’ de McLaren durante veintiocho años. Se rumoreó entonces que Moxley pidió su cabeza bajo la amenaza de expulsar McLaren del Campeonato. “Es mi decisión, es mi decisión…” .

“En el pasado, como ahora, el atributo más importante (del máximo dirigente de un equipo de Fórmula 1) es su capacidad para mostrar un liderazgo con autoridad, unido a una astucia comercial y una determinación total hacia el equipo”, explicaba recientemente con motivo del cincuenta aniversario de McLaren en 2013, temporada en la que, sin embargo, el equipo británico se vio obligado a volar con el perfil más bajo posible ante las circunstancias. Algo que malamente hubo de soportar el orgullo del ultracompetitivo Ron Dennis. Ahora, volverá para ejercer ese duro liderazgo para sacar la brújula en un equipo desnortado.

Vía Elconfidencial.com

Advertisement
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *