Oct 102012
 

Una vuelta al Circuito de Corea (Yeongam)

La vuelta lanzada comienza en el circuito de Yeongam como en el resto, con la línea de meta. En este caso con la peculiaridad de que se corre en el sentido opuesto a las agujas del reloj. Esta zona es una de las más importantes de cara al adelantamiento, ya que se llega a ella a gran velocidad y los pilotos aprovechan la primera frenada para ponerse por delante de quien les precede. Así pues, de más de 300 km/h los monoplazas pasan, previa frenada brusca, a los 85 km/h en segunda velocidad para el primer giro, a izquierdas cerrado. Una vez enfilado el coche en la trazada, se acelera a fondo ya que la curva 2 es muy abierta y se hace acelerando al máximo, a unos 200 km/h en cuarta velocidad.

Esa curva nos lleva a la recta más larga del circuito, y una de las más largas del Mundial, de más de un kilómetro donde se sitúa el punto de mayor velocidad, que supera los 310 km/h. Es la otra parte más clara para el adelantamiento, ya que nuevamente aparece una frenada brusca para la curva 3, un ángulo muy cerrado a derechas. Los pilotos descienden hasta los 80 km/h en segunda marcha, y atacan el vértice interior dejándose ir hacia fuera de la trazada. Durante la frenada llegan a sufrir hasta 5 g de fuerza lateral, siendo dicha cantidad en la curva de entre 2'5 y 3 g.

Al pasar esa curva 3 aparece una nueva recta, la más corta de las tres primeras, y en la que termina el sector 1 y comienza el 2. Se hace a fondo, superando los 300 km/h y se frena fuerte para la curva 4, lenta y cerrada, a izquierdas. Se pasa a unos 85 km/h también en segunda velocidad. Muy poco después está la curva 5 y luego la 6, en un zig-zag que pone a prueba la habilidad del piloto y la eficiencia del monoplaza en curvas lentas. Hay pequeños acelerones en las breves partes rectas y frenadas en las curvas en torno a los 85 km/h en segunda marcha.

 

circuito yeongam gp coreaLo que viene después es una recta que se abre en forma de leve curva, antes del giro número 7. Se hace a fondo, a derechas, y está muy seguido del 8, en forma serpenteante, sin dejar de acelerar, alcanzándose los 290 km/h en quinta o sexta. En estos virajes, así como en la anterior zona de curvas sucesivas, el piloto sufre una importante fuerza lateral, de más de 4 g. Se suelta el acelerador y se frena durante un instante para la curva 9, abierta a izquierdas y bastante más para la 10, a derechas y más cerrada.

 

Los pilotos aceleran y llevan el coche a la derecha, para trazar la curva 11, a izquierdas, una curva prolongada que además empalma con la curva 12, a derechas. Aquí también se sufren una fuerza g alta. Antes de la curva 11 se frena y a través de ella se acelera muy poco, para acelerar en el tramo que junta las dos curvas y frenar antes de la 12. Tras pasar este giro se encuentra el punto intermedio 2 que da inicio al tercer y último sector.

 

Comienza una zona lenta y en la que hay bastante frecuencia de muros delimitando el trazado. La curva 13 es rápida, de hecho se suelta el acelerador pero no se toca el freno, pasándola a unos 235 km/h en quinta. Se acelera llevando el coche a la izquierda para frenar y encarar la última zona de Yeongam. Aparece un conjunto de curvas sucesivas. Primero la 14, rápida, a derechas, luego se frena para la 15, cerrada a izquierdas, que se completa con la 16, también a izquierdas y para la que no hay que frenar tanto, ya que el coche viene lento del anterior viraje (va a unos 150 km/h en cuarta).

 

Se encara el final de la vuelta, con la curva 17 muy abierta a derechas, que se realiza a fondo, así como la última curva, la 18, que es un pequeño vértice que también se ataca con el acelerador al máximo y sin frenar para llegar veloces a la recta principal y comenzar de nuevo la vuelta.

Vía Arpem.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)