Oct 152013
 

Massa hizo caso omiso de la instrucción de dejarse pasar en la vuelta 8 pero Alonso no necesitaba las órdenes,  le adelantó en la vuelta 19 "en pista"

1381744714_extras_noticia_foton_7_1[1]Tras los primeros instantes Fernando Alonso se vio por detrás de Felipe Massa. El brasileño había mantenido la quinta del inicio y Alonso había ganado dos, gracias a que pudo pasar a Hülkenberg en la salida y Hamilton pinchó en un toque con Vettel. Se iniciaba así una caza que estuvo envuelta en polémica, por la intervención de Ferrari desde el muro.

En la vuelta 8, Robert Smedley, ingeniero de pista del paulista, le indicaba por radio: "Estrategia multifunción A [Multi function strategy A]". Todo el mundo pensó que se trataba de una orden de equipo, la de dejarse adelantar por Alonso para que pudiese progresar, adelantar a Nico Rosberg, si podía y buscar el podio.

Nadie estuvo seguro hasta después de la carrera, cuando Felipe lo reconocía: "Sí fue una orden. A nadie le gusta escucharla. Fue mucho antes del adelantamiento. Esta vez la lucha fue en la pista". Se desprende de sus palabras que hizo caso omiso de las instrucciones y que el español acabó pasándole por propia valía.

Pero en todo el asunto quedan cabos sueltos poco explicables. Si la orden llegó en la vuelta 8, ¿por qué dejaron parar primero a Massa en la 11 a cambiar sus ruedas? La ventaja es evidente, pues al salir con gomas frescas, la ventaja con tu perseguidor aumenta rápidamente.

Un doble perjuicio
Y otro asunto peor, ¿por qué Fernando se mantuvo dos vueltas y no sólo una hasta que se detuvo en la 13? Es un doble perjuicio para el único perseguidor con opciones matemáticas de disputar aún el título a Vettel. Si de verdad pretendían frenar a Massa, ¿por qué le dieron alas?

Según le llegó a MARCA después de la carrera, pudo haber algún problema en el garaje, lo que impidió realizar su detención. Eso provocó que ambos fueran adelantados por Hülkenberg en sus dos respectivas paradas y sólo el trabajo incansable de Fernando y su inteligencia, permitieron que todo quedase en una anécdota sin importancia.

Alonso pasó a Massa en la vuelta 19 "en la pista", como reconoce el adelantado, y realizó un trabajo de zapa y mina con el alemán, para derribarlo en la 45. "La estrategia no cambió nada del mejor puesto posible", dijo el asturiano, generoso con el equipo y contento con su trabajo. "Los tres primeros merecían estar delante y eran inalcanzables en ritmo hoy para nosotros", reconoció de forma deportiva.

En medio, Stefano Domenicali tiró balones fuera cuando se le preguntó por la orden a Felipe. ¿Cuán difícil es convencerle para que acate una orden sabiendo que el próximo año no estará?, se le preguntó. "Al final ha tenido poca incidencia en el resultado de la carrera. Todo lo que podíamos llevar a casa era exactamente la posición que hemos conseguido. El objetivo del equipo es conseguir todos los puntos posibles. No debemos hacer un gran lío o polémica de esto", respondió.

La polémica se hubiera esfumado si le hubieran dado la estrategia más beneficiosa al piloto que más puntos va a aportar de aquí al final de año en la lucha por la segunda plaza del Mundial de Constructores y el que va a quedarse en Ferrari en 2014 para intentar de nuevo quitarle el título de pilotos a Vettel. O mejor, dejar que el talento dirimiera el resultado de la pelea, como sucedió finalmente. Unos equipos lo tienen muy claro y otros no tanto.

Lo que se deduce resumiendo es:

Por un lado está Felipe Massa quien tenía que demostrar su valía, por lo que hizo caso omiso a las órdenes del que hasta ahora aún es su equipo y de lo cual no salió muy bien parado. Empezando por que demostró ser desobediente, mal compañero y además lento ya que finalmente Fernando le consiguió adelantar sin favoritismo alguno.

Por otro lado, está Fernando quien se ha portado como todo un campeón, adelantando a Massa por su propio merito. Además salvando una vez más los muebles, por la metedura de pata nuevamente en Ferrari ya que la estrategia volvió a ser errónea. Por último, se portó como todo un caballero ya que en sus declaraciones no dijo nada, ni de su compañero ni de su equipo. Hizo entre ver que todo hubiera sido igual, para intentar salvar lo mismo que hizo en la pista fuera de ella, a su equipo.

Para terminar tenemos a Ferrari, quien ha sido desobedecido por su piloto número dos, ha sido salvado por su piloto numero uno (en la pista y fuera de ella) y no solo de la desobediencia si no una vez más de un error de estrategia.

El resto, señores, saquen sus propias conclusiones y a ver si vuelven a pedir unión, humildad y respeto a Fernando, porque mejor lección que esta, pocas podrán ver.

Vía Marca.com, f1eep

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)