Jun 272015
 

El complejo aúna la mayor muestra de coches y objetos de un piloto de F1 en el mundo y un circuito de karts de talla internacional

alonso3_0[1]El Museo y Circuito Fernando Alonso en La Morgal (Asturias) ha abierto sus puertas hoy para su inauguración oficial, con presencia del propio bicampeón español, su familia más cercana y personajes importantes en su vida deportiva como Flavio Briatore, Éric Boullier y Pedro de la Rosa. El complejo está integrado por un circuito de karts construido a medida de la homologación internacional de la FIA y una muestra de 270 coches y objetos. La actividad del museo para el público empezará esta misma tarde.

El objetivo de asistencia en el primer año de actividad del complejo es de 70.000 personas, una ambición razonable para la magnitud de unas instalaciones que se inscriben en terrenos propiedad del Principado de Asturias, y bordean un aeródromo al servicio de guardias forestales y servicios de extinción de incendios, entre otros. La cercanía de una autovía en los accesos, el inminente hospital Universitario de Oviedo a cuatro minutos y medio del circuito y la abundante capacidad hotelera de la zona son algunos de los factores que convierten al circuito en idóneo para la organización de pruebas de karting internacionales. En este sentido, el próximo 6 de julio recibirá con casi total seguridad la homologación de la  Comisión Internacional de Karting de la FIA y, desde entonces, el circuito podrá candidarse para albergar competiciones desde la temporada 2016

El circuito de karting, de 1.800 metros de longitud y nada menos que 10 metros de anchura en la recta de meta, no se utilizará para alquileres breves, pero sí podrá cerrarse por días para su utilización como pista de entrenamiento. Además, existe un edificio de abonados, donde se guardarán karts que podrán rodar libremente durante la mayor parte del año.

"Es un día especial para mí, sin duda alguna, el poder compartir con todos vosotros hoy la inauguración del museo después de varios años de trabajo y, como bien decía Luis ahora, por muchos más de previsión por parte de mi padre, de casualidades que se han dado para encontrar todas las cosas originales con las que he competido a lo largo de mi carrera y estoy feliz de ver tantas caras y tantos amigos en el día de hoy que me han sorprendido gratamente. Quería agradecer al Principado y a todas las autoridades, que se han involucrado desde el primer día con el proyecto, sé que para la región es importante tener estas instalaciones aquí pero para mí también lo era. El tener un circuito de karts en el que los niños puedan cumplir el sueño que yo tuve, tienes que buscarte un poco la vida, yendo a Madrid, en Barcelona, corriendo en Italia desde los 13 años. Si alguien tiene el mismo sueño que yo en el futuro y la misma pasión que tuve yo por los karts, si pueden tener las instalaciones que, a mi modo de ver, son las mejores del mundo. Cuando yo corría en kart, no he competido nunca en un circuito como el que van a tener aquí en exposición, por tanto, no me tiembla la voz al decir que es el mejor circuito de karts del mundo y estoy convencido de ello cuando lo digo. Si pueden tener a su disposición esto, yo creo que me hace enormemente feliz y con el museo, lo mismo. Tuvimos la oportunidad de tener la colección Fernando Alonso en Madrid unos meses y después del éxito que tuvo y de la acogida que tuvo, el por fin tenerla en mi casa, en Asturias, donde pertenezco, es un orgullo máximo, por tanto, que tanto el circuito como el museo estén aquí y que lo podamos compartir hoy con vosotros es muy grande. Es un día muy bonito para mí", destaca el propio Fernando Alonso.

Este sitio busca ser una prolongación de lo expuesto en la capital española, ya que, según comenta el piloto de McLaren, le queda "cuerda para rato". Así, espera que pueda seguir aumentando su colección muy pronto, retomando un proyecto que tiene raíces en su propia niñez.

"Con la Fundación, con el circuito, con el campus, que vamos a inaugurar a finales de julio, pensamos en dar la oportunidad a muchísimos niños de crecer, de enseñarles todo lo que podamos, lo que esté en nuestras manos, con el mejor equipo y es lógicamente un proyecto muy ilusionante para mí. El museo, como decía Luis, es un punto y seguido porque todavía me queda cuerda para rato, espero. Cuando abres un museo parece que vas a exponer las cosas que has conseguido y tengo esa sensación rara de que sí, podéis ver esto, pero espero que esto no sea nada comparado con lo que va a llegar a partir de ahora. Hay espacio para coches, para trofeos sobre todo y estoy seguro de que van a llegar y los voy a traer yo personalmente, cada uno que logre a la puerta y los voy a poner en la vitrina y los podréis ver todos. Me va a hacer especial ilusión no llevarlo en una caja a casa sino llevarlo a una vitrina al museo para compartirlo por todo lo que recibo. Desde el 2003, que es, seguramente, el primer Renault que se ve en un museo, después de esa primera victoria he recibido el cariño de todo un país, de toda una región. No hay carrera a la que vaya que no encuentre una bandera de Asturias, una bandera de España. El poder mostrar a todo el mundo lo que ha sido mi carrera deportiva, los coches que he podido conducir, los trofeos que he levantado en los podios. Que lo pueda ver todo el mundo y prácticamente tocarlo me parece que es la mejor manera de darles algo a cambio por todo lo que he recibido", continúa el asturiano.

Una de las ideas a partir de la que aparece esta colección es del pensamiento de que los triunfos profesionales que ha ido cosechando Fernando a lo largo de su trayectoria profesional , no sólo le pertecen a él, sino también a los aficionados, por su apoyo incondicional.

"Desde el primer día he cedido con mucha ilusión todo lo que tengo, todos los coches, trofeos, monos, guantes porque no es parte mía, es parte de todo un país, de toda Asturias y por fin, creo que lo puedo compartir con todo el mundo. Estoy contento", agrega.

Es por eso que agradece a su actual escudería por haberle prestado el coche de la leyenda de Ayrton Senna, que luce los mismos colores que el pequeño kart que ideó su padre. Años después, sólo espera poder rellenar los huecos de este museo con nuevos trofeos y coches ganadores, fruto del proyecto que le ocupa en estos momentos.

"Quería agradecer a McLaren por prestarme el coche de Ayrton y lo digo un poco por todos los que amamos el deporte del motor. Un coche que ha dominado la F1, un coche que ha inspirado a muchos de los pilotos que hoy estamos en Fórmula 1 a querer ser pilotos, cuando veíamos a Ayrton Senna y a Alain Prost correr y dominar de esa manera. Ese coche inspiró a mi padre para hacer un kart, pintarlo con los mismos colores, un McLaren-Honda réplica, ahí me subí yo por primera vez a una cosa con ruedas y volante y ahora pues mira, corro con un McLaren-Honda de verdad y en ese hueco creo que quedaría bien un coche que pudiera luchar por el título. Espero que vengan trofeos, si no puede ser este año, el año que viene. Estamos aprendiendo muchísimas cosas, es un gran aprendizaje para nosotros, para mí personalmente es una motivación inmensa de un proyecto súper ilusionante, y sé que ahora los resultados no son los que uno quiere. En el deporte profesional siempre se quiere ganar, acabar segundo ya no vale, eso lo comprendo. Pero aunque ahora no entendamos o la gente no entienda lo que está pasando, lo entenderemos en el futuroMi ilusión es este proyecto, intentar ganar con McLaren-Honda, el coche de Ayrton Senna seguramente me inspiró a ser piloto o a querer serlo. Mi padre había construido, por casualidad, un McLaren-Honda réplica, al que me subí con tres años y empecé a correr en karts y tengo la ilusión, con un McLaren-Honda, de luchar por un campeonato del mundo en un F1 de verdad. Esa la tenía en septiembre, en octubre, cuando fiché por McLaren y ahora la tengo exactamente igual, ni tengo más ni tengo menos por cómo esté yendo el Campeonato. Hay que disfrutar del museo, a nivel profesional hay que mejorar los resultados que tenemos a día de hoy y trabajar para ello, para nada va a llegar regalado y es lo que estamos haciendo en este periodo de aprendizaje, intentar pasar lo más rápido posible. Era importante acumular vueltas para seguir conociendo o descubriendo cosas del coche y conseguimos dar bastantes giros estos días, así que contentos en ese sentido", puntualiza, recordando su labor en los test de esta semana, en Austria.

"Sé que en unos tiempos en los que los resultados no vienen en ocho carreras, parece que no vienen desde hace muchos años. Hace ocho carreras que no estoy luchando por un podio. En la F1 es bonito recordar a todo el mundo lo que se ha conseguido, incluso los cinco años de 'calvario' de Ferrari. Soy el piloto de la historia de Ferrari con más puntos. Que sea asturiano, un chaval de Oviedo y que esté aquí en el museo, pues seguramente cambia la opinión del 'calvario' de mucha gente", expone.

Por otro lado, Alonso ha destacado lo importante que ha sido, en esta inauguración, la presencia de personalidades como Eric Boullier, Flavio Briatore y Pedro de la Rosa. Especialmente, le dedica muy bonitas palabras al italiano.

"Ha sido bonito ver a Flavio, a Eric, a Pedro, a Juan Palacios, a Kiko, José Luis, todos los amigos que he compartido los últimos años de F1 y no tanto en los últimos años de F1. Hay gente que he corrido con ellos desde que tenía 14 ó 15 años, los últimos 20 hemos compartido muchísimas cosas así que bueno, estar aquí, con ellos, gracias a ellos, he llegado a donde he llegado, cuando más lo necesitaba siempre han estado ahí. La gente que está fuera aunque sea un día que es una inauguración oficial y ellos no puedan disfrutarlo hasta esta tarde, independientemente de eso están ahí siempre, en el aeropuerto, en los hoteles, no hay un sitio al que vaya en el que no recibas el cariño así que significa mucho. Flavio, Eric, todo el mundo que está aquí me hace muchísima ilusión. Flavio, en particular, llegué a la F1 gracias a él, después de conseguir el título con la Fórmula Nissan con el Minardi, luego hice la Fórmula 3000, Minardi quería que corriese con ellos. Tuve una reunión con Flavio en Londres en el 2000 y me ofreció la posibilidad de correr con Renault a largo plazo sin definir muy bien qué puesto iba a tener en el equipo, si probador, si piloto oficial, si cederme a otro equipo como al final pasó, ya que fui cedido a Minardi en 2001. Por tanto, si no tienes esas ayudas, ese empujón, cuando tienes 18 ó 19 años, no llegas a la F1. No es que por tu victoria en la Fórmula 3000 o por tu título en no sé qué categoría inferior llegas a la F1, es mucho más complicado que eso. La ayuda de Flavio fue fundamental, no sólo en mi carrera sino en el museo. Cuando gané el campeonato del mundo en 2005, Flavio quería regalarme el coche campeón del mundo y claro que lo acepté, con mucho gusto, de repente, te encuentras en el garaje de casa con un F1 y no sabes muy bien qué hacer ni cómo moverlo, si taparlo o no. No tienes los cuidados necesarios para tener un aparato así en el garaje así que empezamos a pensar en esta idea, con todos los karts que tenía mi padre, más o menos, controlados, todos los cascos, monos, botas que teníamos, la licencia, los guantes…Si conseguimos algún monoplaza más, igual hacemos una colección, primera privada, para nosotros, para tener un recuerdo, luego vimos que iba a ser mucho más bonito si lo podíamos compartir con todo el mundo, así que es fundamental, tanto en mi carrera como en el museo Flavio", apunta.


Briatore también ha aprovechado esta ocasión para deshacerse en halagos hacia su pupilo, destacando sus principales cualidades y animándole. "Nunca se da por vencido, es muy constante, tenga catorce o treinta años, es impresionante. Fernando es un chico duro", le dedica Flavio al ovetense.

Respecto a la parte de campus, que servirá para forjar nuevas promesas, este piloto está contento de poder brindar a los niños, que muestren esa pasión por el automovilismo, las mejores instalaciones para que desarrollen su talento.

"Siempre tienes que darle lo mejor a los mejores para que puedan desarrollar su talento, si no consigues darlo, el camino es más difícil y tienes más obstáculos. Si en las próximas generaciones hay un talento mayor de lo habitual y un piloto que pueda despuntar sobre todos los demás, vamos a intentar no ponerle obstáculos, vamos a intentar allanarle el camino todo lo posible para que pueda disfrutar de este deporte y con estas instalaciones, yo creo que vamos a conseguir eso en cuanto a resultados o a una futura promesa, pero yo creo que va más allá de eso. Con instalaciones así haces a la gente feliz. Yo cuando era niño, no pensaba correr en Fórmula 1, no pensaba que se podía llegar a correr en F1, pero los fines de semana, cuando no tenía colegio, era feliz subiéndome en un kart y si era feliz subiéndome un kart en el karting de un supermercado o de un concesionario, cuánto feliz serán los niños en un circuito así, así que esa es la razón principal. El museo a mí me hacía ilusión. Cuando era un niño, cuando tenía 12 ó 13 años, iba a un centro comercial y veía un F1, me quedaba ahí cuatro o cinco horas mirando el coche, si alguien tiene esa ilusión, esas ganas y esa pasión por el deporte, pues que vengan aquí y que lo disfruten todos, porque si yo los he conseguido y los he traído aquí conmigo es gracias al apoyo que me dieron siempre. No sé cuánto exactamente tardará en llegar un piloto asturiano, no hay ningún nombre ahora mismo que esté cerca, a corto plazo es complicado porque, como digo, no hay ninguno en categorías inferiores listo para llegar pero no creo que esto sea una cosa forzada. En el deporte profesional, las cosas llegan cuando tienen que llegar y no hay una solución mágica, una ecuación matemática para crear un piloto, un futbolista o un tenista, llegarán cuando tengan que llegar y como dije antes, si allanas el camino lo máximo posible, tienes más posibilidades", recuerda.

En la conferencia de prensa que dio durante la inauguración, se le preguntó qué cinco elementos destacaría de su colección. Nunca pasa por alto ni sus principios ni la etapa con Ferrari. "Cinco cosas representativas, la primera, la licencia, que es el primer sitio en el que me gusta pararme, la licencia de 1984, naciendo en el 81 es siempre una cosa curiosa, sobre todo si se trata del deporte motor, luego el kart nº 14, que fue campeón del mundo de karting en 1996, es algo que también me gusta resaltar, el R23 por conseguir la primera victoria y la primera pole, que eso cambió mi vida y cambió la percepción de todo un país por la F1, el R25 y el R26 por ser campeones del mundo y luego, seguramente, los cinco coches de Ferrari, por conducir para una marca que es una leyenda en el automovilismo, por los buenos ratos que tuve ahí, por la lucha constante por el campeonato del mundo que me ofrecía la posibilidad, al final, de los últimos diez campeonatos del mundo, he luchado por seis hasta la última carrera y eso ha sido gracias a los buenos equipos que pude tener", comparte.

Respecto a los cascos, el asturiano se queda especialmente con el de aunque espera traer muchos más pronto. "Tengo que ver el de Pedro porque llegó hace 20 minutos y todavía no lo he visto puesto. Tengo cariño al de Schumacher porque fue precisamente el gran rival que he tenido. Cuando llegué a la F1, él había ganado cinco títulos, me parece, ganó dos más cuando yo llegué y luego alguien tenía que ponerle freno y el haber sido yo durante dos años el que luchó con él representa mucho para mí, una leyenda como Michael, me hace ilusión tenerlo ahí. El de Kubica porque era un gran amigo mío también y por culpa de un accidente de rally dejó de competir en F1, pero le tengo ahí. El de Carletes, que también llegó esta semana y los planes que hay, este año, si todo va bien llegarán alrededor de 12 ó 13 cascos más. Lo voy a cambiar con bastante gente y es la misma filosofía del resto del museo, que la gente pueda ver más cosas. Cascos de otros pilotos, el compañerismo que hay, cosas que ven por la tele cada 15 días con ilusión, con ganas de disfrutar del deporte, pues que lo puedan disfrutar de cerquita, es la mejor recompensa", insiste.

Respecto al circuito de karting, Fernando ha intentado plasmar aquellas partes de los trazados del Mundial que más le gustan. La idea era disfrutar y hacer disfrutar a los futuros pilotos. "Tiene un poco de todo, he intentado en el circuito reunir las curvas que más me interesan del Mundial, en las que mejores sensaciones tengo. La primera curva es una réplica en miniatura de la primera curva del Jarama, las eses de Suzuka, la última curva de Valencia, la última curva de Parma, que es la última chicane que tenemos aquí también, con algún estudio del radio que tenían las curvas del coche original, el radio que tenían las curvas para un circuito de karts, adaptarlo y preparar un circuito en el que a mí me interesase rodar y entrenar y que si conseguíamos eso, que el público disfrutaría", opina.

Además, destaca la necesidad que había en Asturias de algo así, ya que en su época, se tenía que marchar a Italia a entrenar. "La carrera deportiva o los éxitos deportivos no sólo te pertenecen a ti, pertenecen a mucha gente. Las experiencias que has vivido, tienes que aprender de todas, para mí, en particular, cuando empecé a disfrutar en el kart o por ejemplo, cuando conseguí el campeonato del mundo de karts, no había ningún circuito en España en el que pudiese competir a ese nivel. Sólo en Cataluña teníamos los mejores circuitos y teníamos campeonatos de España en Cataluña pero a nivel internacional, había que salir a Italia y vamos a intentar allanar el camino para que si a alguien le entusiasma la F1 o el deporte del motor, pues que tenga unas instalaciones para competir al máximo nivel, igual que las tienen en Italia o en Francia", resume.

Vía Cdthef1.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)