Abr 012016
 


Ron Dennis personalmente está muy molesto e insistiendo a la FIA y los médicos para que dejen correr a Fernando

Fernando Alonso todavía intenta correr el Gran Premio de Bahréin. Ayer, antes de acabar los segundos entrenamientos libres, el asturiano, acompañado por Ron Dennis, fue a buscar a la torre de control del circuito a Bernie Ecclestone, patrón de la F1.

Fueron varias idas y venidas durante la tarde noche. Se supo poco más tarde que Alonso, con el apoyo total de su equipo, pretende subirse hoy al coche. "Aún no está descartado que no lo haga", confesó el piloto a este diario ayer por la noche.

La resolución quedó pendiente ayer de madrugada y se resolverá a lo largo de esta mañana, aunque fuentes consultadas por MARCA consideran muy complicado que se eche para atrás una prescripción médica como la que se produjo el jueves, tras verificar que los escáneres del pecho de Fernando no son del todo satisfactorios para obtener el alta médica y poder disputar la carrera.

Ron Dennis en persona ha sido el primero en apoyar la petición del español. No entiende el inglés que se le dejara ir a casa tras unas pruebas mínimas en el Gran Premio de Australia tras el accidente y ahora haya tanto celo cuando el piloto dice estar en condiciones de participar. El británico cree que no hay un motivo de verdadero peso para no permitírselo.

El tercer puesto de Button

La progresión del coche y el tercer puesto de Button también han podido influir, pues Alonso y Dennis vieron desde el muro el gran crono del inglés y allí hablaron de la posibilidad de que Fernando tomase el volante que ayer tuvo Soffel Vandoorne en su debut en la F1.

Fueron varias visitas a la torre, donde además de con Bernie, se vieron con el jefe de los servicios médicos, Jean Charles Piette y con Cherlie Whitihng, director de carrera y delegado de seguridad de la FIA. Más tarde Dennis regresó con el mánager de McLaren Dave Redding, para insistir en el alta de Fernando.

En un vuelco inesperado, por segundo día consecutivo en Bahréin, Alonso podría aún subirse al coche que pinta bastante bien para esta carrera. De fondo siguen las quejas por la posible negligencia de la FIA en el protocolo que se siguió en Australia y por el asunto de los seguros de McLaren, que deberán pagar la baja de Fernando si no se demuestra que la responsabilidad final de todo lo que ha sucedido no es sólo suya. La deportiva no es la única razón que mueve los hilos de toda esta historia.

Vía Marca.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)