Jun 102019
 

El alemán se salvó de una quema considerable en la que muchos creen que era el justo ganador, pero todo habría seguido su curso si no hubiese cometido el error

Vettel durante el GP de Canadá. (EFE)La polémica sanción de cinco segundos dejó a Sabastian Vettel sin victoria yLewis Hamilton cargó con el cartel de villano para los espectadores del Gran Premio de Canadá de Fórmula 1. El alemán se salvó de una quema considerable en la que muchos creen que era el justo ganador, pero la realidad es que todo habría seguido su curso si el bueno de Seb no hubiese cometido uno de esos errores que le dejan un escalón por debajo de los grandes de este deporte a pesar de sus cuatro mundiales.

A partir de la vuelta 40, Vettel se dejó caer en la pista y vio como Hamilton se acercaba a un segundo. El de Heppenheim tendría que aguantar la presión del W10 durante 30 vueltas, pero no duró ni ocho. En la vuelta 48 perdió el control de su monoplaza en la curva tres y se fue a la hierba. Salió descontrolado del problema y encerró contra el muro a un Hamilton que no quiso jugarse el tipo. Un movimiento que le costó la carrera al alemán.

No puede con la presión

Un año más, una temporada más, un gran premio más, Vettel volvía a cometer un error que no se debe pasar por alto ya que ha costado a Ferrari la primera victoria. Valoraciones de la sanción aparte, el piloto alemán creó esta circunstancia cuando, a pesar de la escasa distancia con el inglés, tenía la carrera controlada.

El último sector contiene la larga recta. El lugar más apropiado para adelantar, pero Hamilton no podía ni con DRS con la potencia del motor del SF90. En clasificación este sector mató a Mercedes y pudo arruinarlos también en carrera. El propio Hamilton reconocía por radio a su ingeniero que era incapaz ni siquiera de intentarlo. Lo que tendría que ser un mensaje de tranquilidad para el alemán parece que no le afectó positivamente. Solo con ver a la flecha plateada tan cerca le entraron los sudores fríos hasta cometer un error que puede ser clave en el mundial, como ya lo fueron los muchos de los que acumuló en 2018 para servir en bandeja el título a los de Brackley. “Por lo que recuerdo, era más rápido en ese momento y quería presionar a ‘Seb’ para forzar un error, pocas veces puedes hacer eso contra un varias veces campeón, pero llegó”, confesó Hamilton.

Diez vueltas más tarde del incidente se dio a conocer la decisión de Dirección de Carrera. Cinco segundos de sanción. Una sanción que encendió completamente a un Vettel que se olvidó prácticamente de pilotar y empezó a echar sapos y culebras por la boca en los doce giros finales. Totalmente descentrado, los nervios se apoderaron de Vettel en las últimas vueltas. El tetracampeón no entendía el motivo de la penalización. El alemán creía que irse por la hierba era la única opción que tenía en esa circunstancia. “Nos están robando la carrera”, dijo. Lewis aprovechó ese momento de incertidumbre para volver a meterse en su DRS y añadir más presión. Además, por detrás, Charles Leclerc volaba en la pista y ponía en peligro la segunda plaza. Pero el equipo volvía a barrer para casa de Vettel cuando el de 21 años confesaba al final de la carrera que no le comunicaron la sanción del alemán.

Visto desde otro punto de vista sin acudir a esta pataleta de niño chico impropia de un campeón, bien podría haber optado por otras soluciones, que haber las había. Por un lado, está el hecho de contemplar que si había tomado alguna ventaja bien podría haber dejado pasar a Hamilton y con ello se ahorraba la sanción. En este supuesto caso, se podría haber pegado al Mercedes y con el rebufo y la ventaja en velocidad que tenía el Ferrari en la siguiente recta le hubiera adelantado y final de la historia. Por otro lado, está el simple hecho que después de bajarse del coche luchase en los despachos y se cogiera el cabreo correspondiente, pero como todo un campeón bien podía haber luchado en la pista hasta sacar esa ventaja a Hamilton en vez de dedicarse las últimas vueltas a protestar.

Con todo ello Vettel salvó el honor y la imagen de un gran fallo, otro más, cruzando la línea de meta en la primera plaza para demostrar que era el merecedor de la victoria. Afortunadamente para el alemán pudo salvar la segunda plaza de milagro. El numerito tras la carrera tapó un error imperdonable, pero del que puede acordarse en el futuro él, su equipo y hasta los tifosi.

Vía Elconfidencial.com

Share

  3 Responses to “La realidad es que el error impropio de Vettel queda tapado por la polémica sanción”

  1. Cada día se ve mejor que Vettel es un campeón de chichinabo, que le cayeron los titulos sin saber ni como, salvo porque el coche era el mejor de la parrilla, pero que el piloto no estaba, no está, ni estará a la altura de sus titulos nunca.

    • Así es amigo, entre esto que esta pasando con Vettel, demostrando que hoy en día gana más un coche que las manos de un piloto y rematando con que eso mismo ha sido justo lo que ha llevado al mejor de la parrilla a abandonar la Fórmula 1…Ya más claro el agua. Pero todavía siguen dando palos de ciego intentando mejorar la formula 1 sin darse cuenta o no querer verlo que por ahí no vamos bien.

      • Dicen que menos es mas y aqui reluce esta frase. Si le quitaran tanta aerodinamica, tanta electronica y dejaran que entraran otro tipo de motores, no solo los de explosion, o combustibles, no solo gasolina, puede que mejorara algo, sino muchisimo, la competicion.
        Alguien dirá “es que no se puede comparar entonces un coche con otro” pero esto no va de comparar, sino de competir, en 1950 había todo motores de 1.1, 1.5 y hasta de 4.5 litros, con potencias de hasta 1:50 el que menos al que mas tenía, pero no se pararon a decir que este no, aquel sí, etc. sino que compitieron y que ganase el mejor y el que mejor coche llevase, pero las manos del piloto valian entonces su peso en oro, no como ahora, que es mas lo que te diga un ordenador y, como dijo cierto pedante, “lo lleva hasta un mono”.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)