Dic 172021
 

Carlos Sainz sabía bien lo que hacía: cómo logró sorprender a Charles Leclerc y a Ferrari

ImagenSin pretemporada, en un equipo nuevo y con la referencia de un extraordinario piloto bien asentado en Ferrari, Sainz fue fiel a su estilo y método para explotar su talento y versatilidad.

“¡Qué temporada Carlos! ¡Bravo, bravo, bravo bravo!” le felicitaba por la radio Mattia Binotto justo al pasar bajo la bandera a cuadros del GP de Abu Dabi. “Estoy muy orgulloso de ti”. “Gracias Mattia, gracias por tu confianza el pasado año, te lo agradezco”.

“El hombre puede creer lo imposible, pero nunca lo improbable”. Cuando Carlos Sainz rodaba en el día y medio de pretemporada en Abu Dabi la frase de Napoleón aplicaba perfectamente al español. Era opinión generalizada en la Fórmula 1 que Sainz ejercería como segundo piloto a la estela de Charles Leclerc. Había lógica en ello. El monegasco creció en Ferrari, derrotó a Sebastian Vettel y llevaba dos años a bordo del monoplaza italiano. Pero Carlos Sainz creyó en lo improbable para conseguir lo que parecía imposible.

Sainz ha terminado quinto en 2021, primer piloto por detrás de Red Bull y Mercedes. Completó todas las carreras del campeonato, el único de la parrilla. Todas dentro de los puntos salvo Portugal y Francia, donde puntuaba hasta que sus neumáticos se fundían. Ha subido al podio cuatro veces. Y ha superado a Charles Leclerc en la clasificación final. Era lo improbable.

Recientemente, Mattia Binotto realizaba unas comentadas declaraciones ensalzando el rol del monegasco como líder para devolver a Ferrari al título. Qué mejor contexto entonces para encuadrar la primera temporada de Sainz en Maranello. ‘Smooth Operator’ hizo honor en 2021 a su sobrenombre como nunca.

“No era tan obvio”

Cuando un piloto es protagonista sobre su compañero, capitaliza la mayor parte de las cuestiones. En la última rueda de prensa de Ferrari Sainz recibió la primera, con la que el periodista británico dibujaba el sorprendente balance del español en 2021, con Leclerc al otro lado. Sus relaciones son magníficas, pero resultaba inevitable sentir cierta empatía hacia el monegasco. Sainz se mostraba contenido, aunque sin poder ocultar su satisfacción. Quien empezaba como escudero terminó como caballero. Binotto intentó arropar a Leclerc mientras el español contestaba.

Sainz superó a Leclerc en los puntos, pero la dinámica del campeonato fue otra. Como era previsible, rodó a la estela de su rival durante buena parte del campeonato, pero pegado a su rueda. “Cuando firmamos con Carlos el objetivo era tener dos buenos pilotos, dos buenos ‘racers’ que lograran buenos puntos para el equipo. Y es lo que han hecho”, explicaba Binotto el domingo, intentando mantener el equilibrio entre sus pupilos. “Estoy muy orgulloso de ellos, creo que tenemos la mejor alineación de la parrilla. Estoy muy contento con lo que Carlos y el equipo ha hecho esta temporada, en su primera temporada, que no era tan obvio. Le firmamos porque es un racer, consistente, capaz de lograr muchos puntos, pero también es alguien que aprende muy bien. Ha mejorado y al final de temporada ha estado en su mejor forma”. Imposible resumirlo mejor.

“Esas últimas dos décimas”

GP de Emilia Romagna. Carlos Sainz volaba en los primeros compases de la carrera con el asfalto mojado. Nunca antes había probado en tales condiciones al SF21. De repente, casi dos salidas de pista seguidas. El madrileño no tenía idea de cómo gestionar el reparto de frenada para tales condiciones. Aprendía sobre la marcha. Así, en numerosas facetas durante la primera parte del campeonato.

A diferencia de los pilotos que cambiaron de equipo en 2021, Sainz cogió pronto el pulso a su monoplaza. Pero con un techo que Leclerc si sabía romper. Le fallaban las salidas, o esa última la vuelta final del Q3. También, otras muchas facetas. “Para extraer esas dos últimas décimas, una vez que te dan cinco juegos de neumáticos de clasificación, sabes cómo extraer la última décima de cada juego nuevo, y cómo el coche reacciona ante el viento, cómo reacciona a los cambios del alerón delantero, qué haces con todos los botones, el diferencial, el freno motor, con el reparto de frenada en cada curva… Ahí están esas dos últimas décimas, la diferencia entre entrar en el Q3 y ser quinto, o undécimo en el Q2, y tener una clasificación decepcionante. Y estas son las dos décimas más difíciles de lograr, no sabes dónde están”. A todo ello se dedicó Sainz en la primera parte de la temporada. Llegó la pausa veraniega, y Sainz empezó a hacer ‘click’.

‘El Plan’, pero de Carlos Sainz

“Mi filosofía es que, sea lo que el coche es capaz de hacer, lo que mi compañero de equipo esté haciendo muy, muy bien, necesito encontrar una manera de conducirlo como él lo está conduciendo. Una vez que esté en ese nivel, voy a dirigir el equilibrio del coche y la dirección hacia las cosas que prefiero”. En agosto, Sainz hacía una declaración de intenciones estratégicas que, ahora puede comprobarse, ejecutó implacablemente. “Primero, necesito demostrar que soy rápido y que puedo conducir un coche con este equilibrio, y ahí es donde confías en tu proceso de adaptación y en el talento para sentir el coche y cambiar tu estilo de conducción. Y vuelves a la fábrica, hurgas en los datos, dedicas las horas necesarias, te desafías a ti mismo en el simulador para intentar cambiar tu estilo de conducción y conducir de una manera completamente diferente a la que estás acostumbrado. Y de repente, comienza a suceder de forma más inconsciente, porque practicas y practicas, lo intentas y lo intentas. Por eso digo que también es muy divertido, porque hay un proceso muy largo detrás”.

El mejor exponente del éxito de esa fórmula alquímica que aplicó fría e impecablemente: Leclerc es de los mejores clasificadores de la Fórmula 1. En los últimos cinco grandes premios de 2021, Sainz le batió el sábado en cuatro de ellos. Cuando hizo el trompo de Jeddah también le ganaba en el Q2. El Gp de Abu Dabi salió redondo tras “uno de los peores viernes en mucho tiempo”. Sainz ya sabía cómo exprimir por sí mismo su monoplaza y equipo de ingenieros.

Aprender uno de otro

Pero semejante proceso ha sido posible también, gracias al propio Charles Leclerc. El Confidencial preguntaba a ambos pilotos el pasado domingo qué habían aprendido uno del otro en su primer año juntos. “¿Qué puedo decir? Muchas cosas, muchas cosas. Tendría que elegir muchas de Charles, porque este año, desde el momento en que llegué a los entrenamientos de temporada en Bahrein tenía muchas cosas que aprender de él, cómo gestionar el Ferrari de una forma muy particular para ser tan rápido como él todo el año” contestaba el español, “Tuve que adaptarme, copiar cosas, viendo los datos era imposible de creer que Charles pudiera hacer algunas cosas, porque es una locura lo que puede hacer, a veces era alucinante. Intento aprender de él, y creo que conseguí llegar a un buen nivel. Creo que esta pelea tan intensa es lo que puede llevarnos a un nivel superior la próxima temporada a Ferrari y a nosotros, así que es una magnífica competición y una gran pelea la que tenemos”.

En su respuesta, Leclerc parecía genuinamente sorprendido por algunas facetas que ha descubierto en su compañero.” He aprendido en la forma en la que Carlos afronta los fines de semana, cómo trabaja, su velocidad pura, cómo toma las curvas… Ha tenido un año fantástico. Obviamente, me ha empujado a elevar mi nivel en las carreras y ha sido extremadamente interesante. Si tuviera que elegir una cosa, creo que quizás uno de los puntos más fuertes de Carlos es su gestión de la carrera y de los neumáticos. Fue un problema que yo tenía como piloto en 2019, que mejoré mucho como piloto en 2020, y este año también, y en parte ha sido por Carlos”.

Justo al terminar el GP de Abu Dabi, Leclerc abrazó de forma genuina al español para felicitarle. Mattia Binotto ha reconocido por activa y pasiva que cuenta con la mejor pareja de la parrilla. También recibió otra pregunta sobre Sainz. “¿Podría ser un buen momento para renovarle?”. “Carlos ha hecho un gran año, y cuando firmamos hace un año nos dijimos que en invierno sería el momento para sentarnos, revisar la temporada y decidir. Así que ciertamente, nos sentaremos todos y empezaremos a discutir qué se puede hacer en el futuro”. Imposible que Carlos Sainz no renueve con Ferrari. Improbable que tarde demasiado.

Vía Elconfidencial.com

Share

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)